SE VIENE EL INVIERNO NUCLEAR, VATICINA PhRMA SOBRE EL CONTROL DE PRECIOS

Visto: 410

Los pronósticos apocalípticos según parece no son patrimonio exclusivo de una diputada argentina. PhRMA, la cámara de las multinacionales farmacéuticas estadounidenses, pronosticó que se viene “un invierno nuclear” a causa del proyecto de regulación de precios de los medicamentos en ese país, que avanza de la mano de los demócratas.

PhRMA pronosticó un “invierno nuclear para el desarrollo de nuevos medicamentos”, de aprobarse el proyecto de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, para regular el precio de los medicamentos en el mercado estadounidense y en especial los que financia el programa estatal de salud Medicare.

Los legisladores demócratas no se han dejado impresionar por el invierno nuclear de PhRMA y respondieron que un poco menos de innovación biomédica estará justificada si se consigue “una reducción dramática en los precios de los medicamentos”.

"Trescientos cuarenta y cinco mil millones de dólares en ahorros versus el costo de ocho a quince medicamentos menos en 10 años, francamente creo que vale la pena”, respondió el representa demócrata Darren Soto (Florida), durante una reciente audiencia ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, luego de escuchar el apocalíptico mensaje de los directivos de PhRMA.

Los comentarios de Soto estuvieron avalados por un reciente estudio de la Oficina de Presupuesto del Congreso que calculó que el proyecto de ley de Pelosi significará un ahorro de 345 mil millones de dólares entre 2019 y 2023 para el programa de salud MEDICARE.

Pero como el proyecto de Pelosi también obligaría a los laboratorios a ofrecer precios más bajos al sector privado, el ahorro total probablemente sería mayor.

A su vez PhRMA, ha calculado que el proyecto de Pelosi implicará entre 500 mil millones y un billón dólares menos en facturación durante una década y que en consecuencia se achicará el presupuesto destinado a investigación.

Según PhRMA, de sancionarse el proyecto de Pelosi, entre 8 y 15 medicamentos nuevos menos llegarán al mercado durante ese período de 10 años, de un grupo total de 300 nuevos lanzamientos previstos.

En términos aún más duros, el CEO de PhRMA, Stephen Ubl, respondió a los periodistas al término de la audiencia que el plan de Pelosi es un "asesino de la innovación”, un "asesino de empleo" y un "asesino de la esperanza".

En una amenaza dirigida a la base electoral de Pelosi, Ubl pronosticó que el proyecto de convertirse en ley eliminará 140 mil empleos solo en el Estado de California, de donde procede la representante demócrata y presidenta de la cámara.

El proyecto de Pelosi – que el presidente Donald Trump calificó de “genial” antes que la presidenta de la Cámara de Representantes diera luz verde al pedido de juicio político contra el mandatario- impone negociaciones gubernamentales de hasta 250 medicamentos, sanciones financieras para los laboratorios que no cooperen, medidas para revertir ciertos aumentos de precios y un índice de referencia que vincularía los precios en Estados Unidos a los de otros países, entre otras iniciativas resistidas por la industria.

El “invierno nuclear” parece un argumento convincente para asustar a los pacientes de enfermedades de alto costo o las denominadas “enfermedades raras” que siempre están a la espera de medicamentos innovadores, pero no tanto a los demócratas.

"Alrededor del 97% al 95% de los nuevos medicamentos seguirán llegando al mercado" según el plan de Pelosi, aseguró Anna Eshoo (demócrata de California), presidenta del Subcomité de Salud del Comité de Energía y Comercio que representa un distrito de Silicon Valley cargado de empresas de biotecnología.

“Desearía que fuera 100 por ciento, pero no hubiese sumado mi nombre al proyecto si pensara que mataríamos la innovación en nuestro país ", afirmó.

Stacie Dusetzina, profesora de política de salud en la Universidad de Vanderbilt, analizó que enfrentar la innovación contra la asequibilidad a menudo es una opción falsa, enfatizando que muchos medicamentos nuevos hacen poco para mejorar los estándares de atención.

La ley de Pelosi, dijo al sitio especializado STAT, “es poco probable que limite el precio de los nuevos medicamentos innovadores dirigidos a pequeñas poblaciones de pacientes”.

"Creo que es realmente bueno este reconocimiento de que estarías sacrificando algo", agregó Stacie Dusetzina, Pero, "es difícil saber exactamente lo que estarías sacrificando", apuntó.

Otro representante demócrata, Ro Khanna, calificó de falaces los argumentos de PhRMA sobre la pérdida de empleos y el invierno nuclear en innovación, porque ocultan las recompensas excesivas que reciben sus directivos cuando aumentan las ganancias con nuevos medicamentos que ingresan al mercado con precios astronómicos.

"El análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso no consideró el papel de la recompra de acciones, el papel de una compensación ejecutiva excesiva", subrayó Khanna, procedente de un distrito californiano lindante con el Silicon Valley. Incluso, indicó que las empresas farmacéuticas deberían encarar “reformas corporativas”.

En su distrito también están radicadas numerosas compañías de biotecnología que por ahora no objetaron el proyecto de Pelosi, aseguró.

Los demócratas también han argumentado que las reducciones en las innovaciones del sector privado podrían compensarse con los miles de millones de dólares que el proyecto redirigiría a los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

El analista Lev Facher de STAT apuntó que cada uno de los 210 nuevos medicamentos aprobados en Estados Unidos entre 2010 y 2016 en alguna etapa de la investigación recibió apoyo de los NIH.

Los republicanos, mientras tanto, han calificado de “socialista” el proyecto de Pelosi y cuando se debatió el proyecto en comisión lo apodaron con ironía como “Ley de Menos Curas para Pacientes”.

PhRMA se ha movilizado también auspiciando apoyos externos como American Action Network (AAN), un lobby que se presenta como “grupo de defensa de ideas conservadoras” que en 2017 recibió 1.5 millones de dólares en donaciones de la industria farmacéutica.

AAN lanzó una campaña de spot televisivos en 22 Estados advirtiendo que faltarán los medicamentos que “salvan vidas” por culpa de los demócratas.

Además, reprodujo una catarata de twiter sumamente agraviantes e inquietantes: “@AAN Las matemáticas del plan de drogas socialista de @ SpeakerPelosi, como era de esperar, no cuadran. Https://www.foxnews.com/opinion/jason-chaffetz-pelosis-drug-pricing-plan-doesnt-add-up-past-health -care-cost-Estimates-Wildly-Iccurate ...” fue uno de los mensajes en las redes.

La campaña también apuntó contra otros legisladores demócratas que acompañan el proyecto; “@AAN Cuando los socialistas se hacen cargo de la atención médica, las personas mayores pierden. Evite que @RepFinkenauer ponga al gobierno a cargo de sus beneficios de medicamentos recetados.@AAN En países con atención socialista de la salud, los pacientes se ven obligados a esperar meses o incluso años para recibir tratamientos vitales. Evite que @RepCindyAxne traiga asistencia social socialista a Estados Unidos. Dígale que se enfrente al plan de drogas imprudente de @ SpeakerPelosi. # IA03 #iapolítica #Iowa”.

Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses parece aprobar las iniciativas para reducir el costo de los medicamentos pagados por Medicare y aprueba que el gobierno Federal negocie con los laboratorios precios menores, según una encuesta de la prestigiosa Kaiser Family Foundation.

El 88% de los encuestados aprobó las negociaciones para reducir los costos de los medicamentos bajo receta de Medicare y el 85 por ciento acordó que este enfoque también debe aplicarse a las aseguradoras privadas.

Además, el 72 por ciento apoya el aumento de impuestos a los fabricantes de medicamentos que se nieguen a negociar con el gobierno, como propone Pelosi.

En la encuesta respondieron demócratas, republicanos e independientes, según se definieron políticamente. El 69% de los autodefinidos como republicanos estuvo de acuerdo con la intervención del gobierno federal para regular los precios.

La encuesta de Kaiser Family Foundation también indicó “que aproximadamente tres de cada diez adultos (29 por ciento) informaron que no tomaron sus medicamentos según lo prescrito en algún momento del año pasado debido al costo”.

Mientras se debatía en la comisión parlamentaria, el senador y precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders difundió en Twitter que una empresa pequeña, Puma Biotechnology, había incrementado en 20 por ciento su medicamento Nerlynx para el cáncer de mama mediante dos alzas en lo que va del año. Las acciones de la empresa cayeron 6 por ciento al otro día.