PROTESTAS EN EUROPA POR EL COSTO DE LAS PRUEBAS DE COVID-19

Visto: 660

Los costos elevados que demandan en Europa las pruebas COVID-19 están limitando la amplitud y la capacidad de los controles de la epidemia, denunció una asociación civil francesa. Suiza, uno de los países más infectados del continente, admitió que solo aplica la prueba de detección a los “grupos de riesgo”.

En Francia, la prueba para detectar el virus cuesta 135 euros, aunque los costos de producción ascienden a solo unos 12 euros, según el Observatoire Médicaments Transparences, el Observatorio Francés para la Transparencia de Medicamentos, que publicó un mensaje abierto denunciando el presunto abuso de precios de los kits de detección.

La OnG francesa denunció que “el costo de la prueba de diagnóstico puede estar limitando el número de personas que se están examinando en Europa”, el nuevo epicentro mundial de la pandemia COVID-19.

El Observatoire Médicaments Transparences es una entidad de la sociedad civil que se moviliza contra el alto costo de los medicamentos con creciente protagonismo europeo.

Dorit Nitzan, Coordinadora Europea de Emergencias Sanitarias de la OMS, dijo a los periodistas el martes que el costo de la prueba de detección depende del país, pero varía de 30 a 60 euros.

"Algunos países tienen que ser económicos y eficientes en su uso", afirmó Nitzan. "No es barato, pero es más costoso estar enfermo", enfatizó.

En una entrevista con Health Policy Watch, Paline Londeix, fundadora del Observatorio Francés para la Transparencia de Medicamentos, dijo que no estaba claro por qué el precio era tan alto ya que los 48 laboratorios en Francia que realizan la prueba COVID-19 son todos públicos, y las pruebas se realizan en "plataformas abiertas" utilizando herramientas moleculares (PCR) cuyas patentes han expirado y, por lo tanto, son de dominio público.

"Estos 48 laboratorios son laboratorios públicos, por lo que podría ser un precio establecido artificialmente por el sector público", reclamó.

La OnG envió una nota al Ministerio de Salud solicitando mayores detalles sobre los costos de las pruebas.

“La OMS está trabajando muy duro para asegurarse de que las personas sean evaluadas e informadas rápidamente. Este es un elemento clave de la respuesta de salud pública. Estamos trabajando con los Estados miembros en Europa para asesorarlos”, afirmó Richard Pebody, Jefe de Emergencias de la OMS en Europa.

Pero a medida que más países ven una transmisión comunitaria intensiva del virus y aumenta el número de casos, "puede haber desafíos en términos de acceso a suficientes pruebas para satisfacer la demanda local", reconoció Pebody. "Eso ha sucedido en algunos países de Europa", reconoció.

"Algunos países han tomado la decisión de enfocar las pruebas para casos más graves", admitió Pebody.

Ya sea por necesidad o por diseño, incluso algunos de los países más ricos de Europa, como Suiza, actualmente están limitando las pruebas a personas que están gravemente enfermas o sintomáticas y en alto riesgo debido a su edad o condiciones preexistentes.

Eso contrasta fuertemente con las experiencias en otras naciones, que han buscado agresivamente medidas de prueba.

Los ejemplos incluyen Italia e Israel en la Región Europea de la OMS, así como la República de Corea y Singapur en el bloque regional del Pacífico Occidental de la OMS. 

Si bien las pruebas deben ser parte de un enfoque integrado, los países deben acelerar sus esfuerzos tanto como sea posible para evaluar no solo los casos gravemente enfermos y sintomáticos, sino también sus contactos, subrayó Hans Kluge, Director Regional de la OMS para Europa en la sesión informativa.

“Cuando un país tiene capacidad, necesitamos aumentar las pruebas. Necesitamos probar contactos de casos probables y confirmados. En entornos de atención médica, puede haber razones para priorizar, particularmente en entornos cerrados. Abordar el coronavirus en las cárceles es importante”, enfatizó.

En la conferencia de prensa, los funcionarios de la OMS también dijeron que las estrategias deliberadas que permiten que el virus se extienda a la población para generar "inmunidad colectiva", carecen de evidencia científica suficiente y no son recomendadas por la OMS en este momento.  

Tal enfoque está siendo adoptado por el Reino Unido, seguido por los Países Bajos, cuyo primer ministro Mark Rutte pronunció un discurso televisado -algo inusual en ese país- para advertir a los ciudadanos holandeses de que el país se enfrentaba a una amenaza de paz sin precedentes.

Pero los Países Bajos no seguirán a Francia, España, Suiza e Italia en los cierres de comercios a nivel nacional, anticipó Rutte, y señaló que junto con el Reino Unido, los holandeses intentarían construir una "inmunidad colectiva" entre las partes sanas de la población, para proteger a los mayores y los más vulnerables.

La OMS ha recomendado contra el uso del enfoque de inmunidad colectiva, diciendo que no ha sido probado en el caso de este nuevo coronavirus.

"No tenemos suficiente evidencia sobre el enfoque de inmunidad colectiva. No es el momento adecuado para recomendar esto”, afirmó Nitzan, de la Oficina Regional Europea de la OMS, en la conferencia de prensa sobre la pandemia de COVID-19 en Europa, que se transmitió en vivo en la página de Facebook de la Región Europea.

La OMS continúa recomendando las mismas estrategias a Europa "que sabemos que funcionan para cambiar el rumbo de la epidemia", confirmó Hans Kluge.

"Número 1, contener el brote, hacer una búsqueda agresiva de casos, lo que significa diagnosticar / evaluar, poner en cuarentena ..... Número 2 fortalecer la capacidad del sistema de salud para la afluencia de pacientes. Número 3: la movilización de toda la comunidad con distanciamiento social ", reseño.

El número total de casos de COVID-19 en Europa ahora ascendía a más de 66,000 casos activos y 2,740 muertes, según las dos fuentes principales de datos de seguimiento, incluida la Universidad Johns Hopkins y el Ministerio de Salud de China.

China sumó un total acumulativo de 81.058 casos, pero no informó ningún caso nuevo desde el martes.

 

Italia, el epicentro del brote europeo, ahora tiene los casos más activos del mundo, con un total acumulado de 27.980 infecciones confirmadas y 2.158 muertes, seguido de España con 11.309 casos y 509 muertes; Francia con 6.664 casos y 148 muertes; y Alemania con 8.082 casos y solo 20 muertes. Suiza ha reportado 2.650 casos y 19 muertes, según la Oficina Federal Suiza de Salud Pública.

Foto: Primer ministro holandés Mark Rutte