MATERIAS PRIMAS ENCARECIDAS O FALTANTES, CON GOBIERNOS QUE BLOQUEAN IMPORTACIONES

Visto: 822

La industria farmacéutica argentina prosigue con su actividad productiva en niveles “casi” normales. Casi, porque solo se experimentan faltantes puntuales en virtud de la paralización de las manufacturas chinas e indias durante la cuarentena. Pero muchos gobiernos comienzan a bloquear sus importaciones de medicamentos, como acontece en la UE donde la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró decepcionada con sus colegas comunitarios.

“No hay faltantes de medicamentos, lo que sigue faltando es el alcohol líquido que no entregan desde hace un mes”, denunció Rubén Sajem, director del centro de profesionales farmacéuticos CEPROFAR.

Las materias primas provenientes de India y China no han sufrido interrupciones que paralicen la producción nacional, señalaron voceros de los laboratorios nacionales, los únicos que producen en el país.

Las multinacionales también tienen complicaciones, en la importación de productos terminados que importan desde las manufacturas asiáticas, en especial de India, aunque las casas matrices estén en Ginebra o Múnich.

Pero los precios han volado por las nubes. Por ejemplo, la hidroxicloroquina incrementó su precio de 150 a 1.200 dólares el kilo, mientras que otras drogas antivirales se venden desde esos mercados con aumentos del 100 por ciento.

En el caso de la hidroxicloroquina, recomendada por el presidente Donald Trump, cuando aseguró que Estados Unidos tenía un medicamento para el coronavirus, ha sido desaconsejada en Argentina por el protocolo terapéutico difundido por el Ministerio de Salud de la Nación.

Si esta droga está faltando en algunos mercados europeos no es el caso de Argentina donde el laboratorio TRB Pharma está distribuyendo este fármaco recomendado para combatir la malaria pero sin evidencias terapéuticas convincentes para el COVID y que debe suministrarse con sumo cuidado a quienes sufran enfermedades cardiacas.

Con el avance de la epidemia se profundiza la tendencia a cerrar los mercados para preservar las existencias de medicamentos tal como ocurrió en India y en la UE. A veces sin necesidad, simplemente por un reflejo condicionado por presiones económicas y sociales.

Ursula von der Leyen, médica alemana y presidenta de la Comisión Europea, instó en los últimos días a los Estados miembros a que levanten las prohibiciones a las exportaciones de drogas y dejen de acumular medicamentos críticos que podrían escasear en la región.

Según los informes difundidos desde Bruselas, aproximadamente la mitad de los países de la UE, incluidos Francia, Polonia y Bélgica, han promulgado prohibiciones a la exportación de medicamentos críticos y ahora, otros países de la UE informan sobre la escasez de antibióticos, relajantes musculares, analgésicos e hidroxicloroquina.

La Comisión Europea emitió la semana pasada una nueva guía sobre el manejo de los suministros de drogas, pero el documento no es vinculante y se carece de información actualizada si está siendo aplicado.

“Necesitamos grandes cantidades de medicinas para tratar a los pacientes de coronavirus en los hospitales. Pedimos a los gobiernos nacionales que eliminen cualquier restricción a la exportación de medicinas (a países europeos). Esas restricciones llevan a que falten medicamentos en otros países. Europa buscará a largo plazo aumentar su producción de medicamentos y de algunos alimentos y reducir su dependencia exterior”, pidió Der Leyen.

La disputa sobre medicamentos es solo el último tema para poner a prueba la solidaridad de los estados de la UE en medio de la pandemia viral.

Los ministros de finanzas de la UE mantuvieron una reunión de 16 horas la semana pasada para elaborar un plan de ayuda económica entre los estados miembros, pero no llegaron a un acuerdo.

Por ahora, continúa el debate sobre cuánto deben compartir los 27 estados miembros de la UE las cargas sanitarias y económicas del brote de coronavirus, o en qué medida cada país está solo.

Angela Merkel, la canciller alemana, calificó a COVID-19 como "la mejor prueba para la Unión Europea desde su creación" al cuestionar la actitud de muchos estados miembros de aislarse del resto y buscar soluciones individuales.

Francia propuso a Bruselas crear un fondo que financie “la reubicación en Europa de las cadenas estratégicas de suministros” en un paso atrás de la globalización que ha llevado a las multinacionales europeas a instalar sus manufacturas en Asia.

A su vez, India rectificó el veto a sus exportaciones de hidroxicloroquina, un día después de que Donald Trump amenazara veladamente con represalias comerciales.

India había bloqueado la exportación de 25 principios activos incluyendo la hidroxicloroquina y el paracetamol, pero en los últimos días reabrió su mercado por las presiones de Trump.

El presidente estadounidense se ha convertido en el gran propagandista del uso terapéutico de la hidroxicloroquina y aseguró tener en stock “29 millones de dosis”.

En India, primer productor de hidroxicloroquina, su Consejo de Investigación Médica recomienda su uso solo al personal médico que trate a pacientes de coronavirus.