LOS GOBIERNOS DEBEN ACTUAR RÁPIDAMENTE PARA IMPEDIR QUE LAS PATENTES SE CONVIERTAN EN UNA BARRERA CONTRA EL COVID 19, URGE EXPERTA DE SOUTH CENTRE

Visto: 725

Los gobiernos deben tomar rápidamente medidas políticas y legislativas para garantizar que las patentes y otros derechos de propiedad intelectual no se conviertan en barreras de acceso a medicamentos, vacunas y dispositivos médicos contra la pandemia.

La recomendación con la urgencia que impone el contexto figura en el estudio “La pandemia de COVID-19: Gestión de I + D y propiedad intelectual para acceder a diagnósticos, medicamentos y vacunas” de Viviana Muñoz Tellez, coordinadora del Programa de Salud, Propiedad Intelectual y Biodiversidad (HIPB) en la organización intergubernamental South Centre (Centro Sur).

Para responder a la crisis COVID, “los gobiernos deberían tener en cuenta” que, de conformidad con el Acuerdo sobre Propiedad Intelectual de la Organización Mundial del Comercio (OMC/ADPIC), “pueden tomar medidas para superar rápidamente las posibles barreras de patentes con el fin de aumentar el acceso a diagnósticos patentados, medicamentos, incluidos productos biológicos y vacunas”, recuerda la autora.

Algunos ejemplos que están ocurriendo en esa dirección: Recientemente, el Fiscal General de Israel autorizó la emisión de una licencia obligatoria para permitir la importación de versiones genéricas de la combinación de tratamiento contra el VIH lopinavir y ritonavir (Kaletra) que está protegida por patente en Israel para tratar el COVID-19.

“Aparentemente, en respuesta a este movimiento, el laboratorio AbbVie, notificó a Medicines Patent Pool (MPP) que no haría cumplir sus patentes con respecto a Kaletra en ningún territorio. Las patentes de Kaletra han expirado en muchos países en desarrollo”, explica la autora.

“Israel no está solo en tomar medidas rápidas sobre licencias obligatorias para garantizar el acceso a los tratamientos, vacunas o diagnósticos de COVID-19. Canadá también ha modificado recientemente su Ley de Patentes para establecer la obligación de licencias en caso de una emergencia de salud pública”, refuerza la experta en propiedad intelectual.

La flexibilidad a las que pueden acceder los países es sustancial cuando “se necesita un mecanismo global para impulsar la I + D abierta y colaborativa y mantener la producción y el suministro de diagnósticos, vacunas y terapias esenciales”, afirma Viviana Muñoz Tellez.

“La comunidad internacional de la salud, con el liderazgo de la OMS, debería reafirmar el derecho de los gobiernos a utilizar las flexibilidades de los ADPIC para proteger la salud pública” y “los gobiernos pueden tomar rápidamente medidas políticas y legislativas para garantizar que las patentes y otros derechos de propiedad intelectual no erijan barreras de acceso a medicamentos, diagnósticos, vacuna, suministros y dispositivos médicos”, analiza la autora.

Ante la amenaza que impone la pandemia “es necesario revisar las reglamentaciones nacionales y regionales para evaluar en qué medida proporcionan la flexibilidad de los ADPIC”, insiste.

En particular, “si permiten la concesión de licencias obligatorias o el uso gubernamental de productos protegidos por patentes. Si no, las reformas necesarias deben introducirse rápidamente en para agilizar los procedimientos y facilitar la implementación de tales medidas”, urge Muñoz Tellez.

Los gobiernos “deben tener en cuenta que disponen de marcos legislativos y de procedimiento que les permiten exceder cualquier barrera de patentes, de exclusividad de datos y de secretos comerciales, para adquirir y producir diagnósticos, vacunas, medicamentos y otros productos terapéuticos de COVID-19”, subraya.

En el estudio se sostiene que la rápida propagación continua de COVID-19 está desafiando la capacidad de los gobiernos y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para establecer oportunamente una respuesta coordinada global a la pandemia.

“Los países en desarrollo y los países menos adelantados en particular en África son especialmente vulnerables a los efectos de la crisis de salud pública. Un área prioritaria para la colaboración mundial es avanzar en la investigación y el desarrollo (I + D) de vacunas y medicamentos que estén disponibles, sean asequibles y accesibles en todo el mundo”, agrega la experta en PI de Centro Sur.

El enfoque de la gestión de los derechos de propiedad intelectual por parte de las instituciones de investigación, las compañías farmacéuticas y de biotecnología y los financiadores de I + D afectará decisivamente la disponibilidad y el acceso, así como la transferencia de tecnología y conocimientos.

Entonces, “los gobiernos deben asegurarse de contar con marcos legislativos y de procedimientos para permitirles superar cualquier barrera de patentes, exclusividad de datos y secretos comerciales para obtener y producir diagnósticos, vacunas, medicamentos y otras terapias COVID-19”.

Muñoz Tellez coincide en su ensayo que “Costa Rica adelantó una propuesta para que la OMS emprenda un esfuerzo para agrupar derechos a datos clínicos y de otro tipo, know how, patentes, secretos comerciales y toda información de propiedad de forma voluntaria, para proporcionar acceso gratuito o licencias en términos razonables y asequibles, a cada país miembro”.

“Es importante un amplio apoyo para esta propuesta para que los miembros de la OMS y los financiadores encuentren rápidamente un acuerdo sobre medidas para promover la apertura y evitar las barreras de propiedad intelectual”, enumera entre sus recomendaciones.

“Las licencias están expresamente permitidas por el Acuerdo sobre los ADPIC. Los Miembros de la OMC tienen libertad para determinar motivos para su concesión”, es otra de las recomendaciones del ensayo.

Versión completa:

http://southcentre.int/wp-content/uploads/2020/04/PB73_The-COVID-19-Pandemic-RD-and-Intellectual-Property-Management-for-Access-to-Diagnostics-Medicines-and-Vaccines_EN-1.pdf