LA ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD ABORDARÁ ACCESO A LOS MEDICAMENTOS Y TECNOLOGÍAS COVID19

Visto: 324

La Asamblea Mundial de la Salud, que sesionará entre el 18 y 19 de mayo, concentrará su agenda en las propuestas de acceso a los medicamentos y tecnologías COVID 19, con especial abordaje en los derechos de propiedad intelectual.

La Asamblea Mundial de la Salud de este año será la primera virtual en la historia de la OMS y abordará una breve agenda, para que los debates no se extiendan más de dos días.

El tema principal que se debatirá en la Asamblea Mundial de la Salud de este año es una resolución de la Unión Europea sobre el acceso a las tecnologías COVID-19, que en realidad a su vez se origina en una petición previa de Costa Rica para que la OMS genere bajo su patrocinio un grupo de derechos de patentes COVID 19. O sea, patentes “abiertas”.

Centenares de OnGs y expertos en propiedad intelectual apoyaron la moción de Costa Rica que era más explícita sobre las patentes “abiertas” que la versión que presentó UE con el patrocinio, además, de Mónaco, Macedonia del Norte, San Marino y Zambia.

El último borrador del texto presentado por la UE enfatiza la importancia del "acceso equitativo" a los tratamientos COVID-19, equipos de protección y futuras vacunas y "distribución justa a todos los países, incluso mediante el uso completo de las disposiciones de los tratados internacionales".

Sin embargo, la resolución de la UE no menciona explícitamente las flexibilidades del Acuerdo de la Organización Mundial del Comercio sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), que permiten a los países anular las patentes en casos de intereses vitales vinculados a la salud pública. De modo elíptico menciona los “tratados internacionales” cuando hay uno en especial con identificación concreta.

Los delegados europeos al presentar la resolución el 4 de mayo para que fuese incluida en la agenda insistieron en que el texto menciona en dos oportunidades la “agrupación voluntaria de patentes de productos”, tal como pidió Costa Rica.

Esa “ventana” podría interpretarse como la respuesta a la demanda de los países de ingresos bajos y medianos para acceder más fácilmente a las nuevas tecnologías y eventuales vacunas contra la pandemia.

También está incluido al final del documento de cuatro páginas un llamamiento sorprendente para una revisión general de toda la respuesta a la pandemia dirigida por la OMS, incluida la revisión del Reglamento Sanitario Internacional, los plazos de la OMS y la contribución de la agencia a las Naciones Unidas.

Por su parte, Ursula von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, anunció que países de todo el mundo comprometieron 7.36 mil millones de euros para financiar la respuesta mundial a la pandemia, casi alcanzado el objetivo de 7,5 mil millones de euros que se había fijado como meta en conferencia de prensa.

La cifra anunciada por Der Leyen fue el resultado de la jornada global de recaudación de fondos organizada el 4 de mayo por la CE. Los líderes del grupo G20 de los países más industrializados del mundo hicieron donaciones, incluida China, cuyo embajador permanente ante la Unión Europea anunció un compromiso de más de 20 millones de euros para la respuesta mundial al coronavirus.

Estados Unidos, el mayor donante de salud mundial y el país con la mayor cantidad de casos y muertes de COVID-19, estuvo notablemente ausente en esta muestra de multilateralismo, organizado por la Comisión Europea.

Noruega, uno de los auspiciantes del evento, lideró el movimiento con una donación adicional de 50 millones de coronas.

“Noruega apoya el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud. Sin la OMS, una respuesta efectiva y coordinada a la pandemia no será posible", dijo la primera ministra noruega, Erna Solberg. "La cooperación es más importante que nunca", remarcó.

El evento de compromiso fue codirigido por los líderes de Francia, Alemania, Japón, Noruega, Canadá, Italia, España, Reino Unido y Arabia Saudita.

El paquete de nuevas subvenciones, préstamos y financiación global reutilizada de donantes bilaterales, fundaciones filantrópicas y el Banco Europeo de Inversiones, se dirigirá a acelerar el desarrollo de herramientas COVID-19 y a apoyar a los países más vulnerables a la pandemia.

Reino Unido ha comprometido hasta 744 millones de libras a la respuesta global COVID-19, de los cuales al menos £ 388 millones se destinarán a la investigación y el desarrollo de terapias y vacunas COVID-19.

Representantes de la industria farmacéutica y de la sociedad civil se unieron para apoyar el evento de compromiso convocado por la CE.

“Nunca antes la industria biofarmacéutica se había movido tan rápida y decisivamente para canalizar nuestra innovación y movilizar nuestro conocimiento en respuesta a esta pandemia. Estamos impulsados por un profundo sentido de responsabilidad hacia los pacientes y la sociedad en general ", dijo Dave Ricks, director ejecutivo de Eli Lilly y presidente de la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA).

“La demanda global superará la capacidad de producción y suministro de algunas herramientas médicas esenciales, incluidos equipos de protección personal y terapias, diagnósticos y vacunas COVID-19. Por lo tanto, garantizar la asignación equitativa de estas herramientas debería ser fundamental para cualquier discusión sobre financiamiento y acceso”, remarcaron los representantes de Médicos Sin Fronteras (MSF).

Borrador resolución UE;
https://healthpolicy-watch.org/wp-content/uploads/2020/05/Chair-proposal-for-a-CONSOLIDATED-zero-draft-on-a-WHA73-22Covid-19-Response22-WHA73-18-May-2020-Agenda-item-XX-Draft-Resolution-Text-of-4-May-at-12.00.pdf