SANOFI TUVO QUE DISCULPARSE DE LAS DECLARACIONES DE SU CEO QUE LAS PRIMERAS VACUNAS -DE DESCUBRIRSE- SERÁN PARA EEUU

Visto: 547

Olivier Bogillot, presidente de Sanofi de Francia, debió prometer que de descubrir una vacuna será accesible “a todos los países y en particular a Francia”, luego de que el CEO de la multinacional asegurara que la prioridad de mercado la tendrá Estados Unidos.

Ante el malestar que provocaron las declaraciones del CEO de Sanofi, el inglés Paul Hudson, el propio Bogillot le explicó a los medios que “cuando haya una vacuna eficaz será accesible a todos los países y en particular a Francia”.

“Es lógico también, que lo que se produzca en Estados Unidos sea para el mercado de ese país”, agregó el presidente de la multinacional justificando las declaraciones de su CEO, quien además de ser un extranjero en la dirección de una de las empresas insignias del capitalismo francés, asumió el cargo hace apenas un año.

Stefan de Keersmaecker, el portavoz de la Comisión Europea, fue también contundente al afirmar que “la vacuna contra el Covid-19 debe ser un bien de utilidad pública y su acceso debe ser equitativo y universal”.

Pero, lo que el presidente de Sanofi reprocha a Francia y a la UE “es la falta de rapidez y de ayuda en los aspectos reglamentarios” para la investigación de una vacuna (sin precisar detalles), además de subrayar que Europa es “menos organizada” en la investigación viral.

Si el laboratorio francés Sanofi descubre una vacuna eficaz contra el Covid 19, el primer beneficiado será Estados Unidos, había afirmado hace unos días el director general de la multinacional de origen francés.

En el momento que las investigaciones están a full para tratar de descubrir una vacuna a esta pandemia, el anuncio de Hudson suscitó vociferantes reacciones, en Francia pero también en el resto de la CE.

Lo que justifica sus declaraciones, se defendió Hudson, es que “El gobierno americano tiene derecho al más importante pre- encargo porque invirtió en un riesgo”.

Sanofi se lanzó en la carrera contra el virus a mediados de febrero, anunciando un acuerdo de cooperación con la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico de Estados Unidos (BARDA en sus siglas en inglés), que depende del Departamento de Salud de EE.UU.

BARDA participó en las investigaciones, desarrolladas por la rama de Sanofi-Pasteur, con 30 millones de dólares, y según Hudson construyó una relación de confianza con el laboratorio francés.

En diciembre el organismo estadounidense hizo una donación de 226 millones de dólares para que Sanofi aumente su capacidad de producción de la vacuna contra la gripe.

Tampoco hay que olvidar que cinco de las once usinas de investigación y desarrollo de Sanofi están en suelo de Estados Unidos.

El 24 de abril cuando presentó los resultados trimestrales de Sanofi, Hudson ya había tomado posición: “no sería sorprendente que Washington pida que se vacune a sus ciudadanos antes y luego seguramente seguirán los europeos”.

Esta decisión del laboratorio irritó hasta al más alto nivel del estado francés:  el presidente Emmanuel Macron declaró: “la vacuna debe ser un bien público mundial. Debe ser excluido de las leyes del mercado”. El Eliseo agendó una cita con los representantes de los grupos farmacéuticos franceses para la semana próxima.

"Para nosotros sería inaceptable que haya un acceso privilegiado a tal o cual país bajo un pretexto que sería monetario", dijo la secretaria de Estado francesa para Economía y Finanzas, Agnes Pannier-Runacher en declaraciones al periodismo.

Pannier-Runacher dijo que se puso en contacto con los directivos del laboratorio de origen francés, inmediatamente después de los comentarios de Hudson, un británico que asumió el cargo de director general de Sanofi el año pasado.

Cabe señalar que Sanofi se encuentra muy lejos del descubrimiento de una vacuna, entonces cuál sería su interés creando esta polémica, ¿presionar a la UE?, se preguntan analistas del mercado farmacéutico global.

Silvia Le Boennec desde Francia