COSTA RICA Y LA OMS LANZAN BANCO MUNDIAL PARA EL INTERCAMBIO DE PROPIEDAD INTELECTUAL DE MEDICAMENTOS Y VACUNAS COVID 19

Visto: 886

Costa Rica lanzará el próximo viernes con el apoyo de la OMS su propuesta de crear un banco mundial de patentes liberadas para los medicamentos, las vacunas y la tecnología sanitaria COVID 19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) al acompañar la convocatoria de Costa Rica que copatrocina Chile, anunció la creación de una plataforma virtual para el intercambio de conocimientos, datos y propiedad intelectual para combatir la pandemia.

Los datos reunidos en esta plataforma virtual serán de libre acceso y consistirán en tecnologías sanitarias para vacunas, medicamentos, diagnósticos y otros instrumentos que puedan funcionar en la lucha contra el COVID-19.

La iniciativa conjunta de Costa Rica y la OMS pretenden dar un paso más firme que la invocación de la reciente a Asamblea Mundial de la Salud al uso voluntario de cada país de las flexibilidades concedidas por los acuerdos ADPIC de la OMC.

La iniciativa es del presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, quien presentó la propuesta al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al inicio de la pandemia en América Latina.

“Ahí encontraremos datos, conocimientos, diseños de lo que nos servirá para luchar contra la COVID-19”, explicó el presidente de Costa Rica mediante una conferencia de prensa virtual.

Durante la conferencia organizada por la OMS que fue transmitida por la plataforma Zoom, el presidente Alvarado ofreció los detalles de este banco mundial de propiedad intelectual.

“La idea es poner a disposición de todo el mundo, de todo el planeta, los distintos avances, las distintas innovaciones, para que estos se puedan adquirir a menor costo, sin ningún tipo de obstáculo, con el objetivo de proteger a la población”, explicó el mandatario costarricense.

Alvarado expuso que ese repositorio de propiedad intelectual debe ser creado de forma voluntaria, “atendiendo a un llamado de solidaridad”.

“La idea pues es un llamamiento de solidaridad, de acción, para que se cree este repositorio. Es un banco mundial de derechos sobre datos, tecnologías, para que todas estas nuevas técnicas, tecnologías, vacunas, tratamientos, estén a disposición de todos, para que todo el planeta pueda vencer a la COVID-19”, puntualizó Alvarado.

El presidente especificó que “este llamado va dirigido a los Estados miembros, a la OMS, a los círculos académicos, al sector privado, a las empresas, a los sectores de investigación y agencias de cooperación, para que incluyan sus aportes de manera voluntaria”.

Mariangela Simao, Subdirectora General de Acceso a Medicamentos y Productos de Salud de la OMS también se unió a la invitación del presidente Alvarado y aseveró que “COVID es la oportunidad de hacer un repositorio para licencias abiertas, propiedad intelectual y licencias voluntarias”.

Simao aseguró que “hay una expectativa de que habrá un aumento en las ofertas de licencia voluntaria a través del Fondo de Patentes de Medicamentos y otros mecanismos de licencia”.

La funcionaria sugirió que “muchos de los temas que forman parte del llamado a la acción de Costa Rica se abordan en la resolución” de la reciente Asamblea Mundial de la Salud, “incluida la garantía de acceso equitativo, el apoyo a los conocimientos relacionados con COVID y el intercambio de mejores prácticas”.

Un representante del presidente Sebastián Piñera de Chile también participó de la conferencia virtual para expresar el apoyo del gobierno chileno a la iniciativa y destacó que “la pandemia afecta a todas las personas sin tener en cuenta su edad, género o raza” y que los países en desarrollo se ven particularmente afectados, por lo que todos los países deben trabajar juntos para abordar la lucha contra el COVID-19.

 Un periodista preguntó sobre la diferencia entre la propuesta costarricense y el Acelerador de Acceso a Herramientas COVID-19 (ACT) que se lanzó unas semanas antes impulsado por la Fundación Bill y Melinda Gates, la CEPI, la Alianza Gavi para las Vacunas, el Banco Mundial, el UNITAID, Wellcome Trust y la OMS.

Mariangela Simao explicó que la iniciativa costarricense es complementaria al Acelerador de ACT porque proporciona “un marco operativo para compartir conocimientos y datos relacionados con las tecnologías COVID y la oportunidad de hacer un repositorio para licencias abiertas, la propiedad intelectual y la licencias voluntaria”.

También mencionó que el Fondo de Patentes de Medicamentos ha ampliado su mandato para incluir productos COVID y que UNITAID, el principal financiador del Fondo de Patentes, también ha aprobado la expansión del mandato.

Simao sugirió que durante el evento de lanzamiento el 29 de mayo, “los Estados miembros de la OMS de todas las regiones deberían unirse a la convocatoria”.

RESOLUCIÓN DE LA ASAMBLEA MUNDIAL DÉBIL Y AGUADA

La Resolución votada por la reciente Asamblea Mundial de la Salud sobre los derechos de propiedad intelectual de los medicamentos y vacunas COVID 19 “es débil y aguada”, analizó la OnG estadounidense Knowledge Ecology International (KEI).

La resolución “no es terrible. Pero es más débil de lo necesario después de tortuosas negociaciones. Es débil en comparación con las propuestas de Canadá y otros para pedir licencias universales, no exclusivas y abiertas", analizó sobre el texto que aprobó la reciente Asamblea Mundial de la Salud (WHA).

En términos más generales, está muy lejos de lo que era necesario decir. El público, incluso el Financial Times, quiere financiadores de I + D y titulares y derechos de propiedad intelectual (incluidas patentes, exclusividad regulatoria, know-how, etc.) para eliminar los monopolios legales de los productos y compartir los conocimientos prácticos necesarios para expandir la producción global de medicamentos, vacunas y otras tecnologías”, señaló en una editorial.

KEI, es una de las asociaciones globales no estatales acreditadas ante la OMS e incluyó una declaración durante los debates virtuales de la WHA.

la WHA dejó caer la pelota dándonos la típica ambigüedad aguada y legal que significará poco para la mayoría de los lectores”, recriminó.

“Lo sorprendente aquí es que uno de los actores centrales en el Acelerador de Acceso a Herramientas COVID-19 (ACT), CEPI, (Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias), ya ha indicado que se oponen a la licencia abierta de propiedad intelectual y know-how para las vacunas”, se sorprendió KEI.

“Qué tema masivamente importante pasó por alto” la WHA. “Particularmente porque el dinero real para el desarrollo de vacunas proviene de gobiernos y organizaciones benéficas, y se entrega a entidades no transparentes que afirman que incluso los centros de investigación académica financiados por el gobierno no están dispuestos a compartir los derechos de propiedad intelectual, y la industria puede estar libre para reclamar monopolios sobre los resultados de I + D que los gobiernos están financiando”, denunció KEI.

Esta resolución fue presentada inicialmente por la Unión Europea, y sumó el copatrocinio de Mónaco, Montenegro, Nueva Zelanda, Macedonia del Norte, San Marino, Reino Unido, Zambia, Albania y Australia.