ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD, BUENAS INTENCIONES Y NADA EN CONCRETO, SOUTH CENTRE

Visto: 517

La 73 ª Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Resolución WHA73.1 sobre "Respuesta de COVID-19" que “reafirma el papel de la OMS como autoridad directora y coordinadora en el trabajo de salud internacional”, pero al mismo tiempo eludió acciones concretas sobre la adopción de licencias globales, analizó South Centre.

“Aunque la Resolución se compromete a garantizar el acceso a productos médicos, vacunas y equipos para todos los países de manera oportuna, no hay acciones concretas definidas para garantizar el acceso equitativo global”, alertó la organización intergubernamental que preside el argentino Carlos Correa.

La Resolución de la Asamblea Mundial “se refiere vagamente a la patente voluntaria, agrupación y licencias sin especificar cómo estas podría apoyar el acceso global equitativo y sin obstáculos”.

“Es esencial para lograr esto que los miembros de la OMS hagan pleno uso de las flexibilidades del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) y mejoren la transparencia de los costos de investigación y desarrollo (I + D), promover la consulta y el intercambio de datos, herramientas y tecnologías, y participar en el desarrollo de capacidades a través de la transferencia de tecnología”, propuso el documento.

Los Miembros de la OMS, deberán “identificar el acceso equitativo en todo el mundo” y promover “la apertura y el intercambio de datos, herramientas y tecnologías, y crear más capacidad por medio de la transferencia de tecnología”, reforzó.

La creación de un grupo abierto de propiedad intelectual de tecnologías, como acordaron 37 países -encabezados por Costa Rica y la adhesión de Argentina- “podría ser una bienvenida medida adicional para facilitar el intercambio y la coordinación entre países, institutos de investigación y todos aquellos que trabajan para el desarrollo y acceso posterior de vacunas, tratamientos y otros productos de salud para luchar contra COVID-19”, recomendó South Centre.

Además de los mecanismos voluntarios como agrupar tecnologías, para South Centre “los Estados miembros de la OMS también deberían aprovechar al máximo las flexibilidades del Acuerdo sobre los ADPIC, como señalaron las delegaciones de Camerún (en nombre del Grupo Africano de Embajadores en Ginebra), la República del Congo (en nombre de la Región de África) y Zambia, incluidas medidas tales como las licencias obligatorias y el uso gubernamental, cuando sea necesario y aplicable”.

Para avanzar en esta iniciativa, “se debe prestar más atención a la exclusividad de datos y a las medidas regulatorias que también podrían reducir la accesibilidad en diferentes países”, alertó.

Otros elementos que los países podrían considerar para garantizar un acceso equitativo global, es aumentando la transparencia de los costos de I + D, la apertura e intercambio de datos, herramientas y tecnologías, y creando más capacidad a través de la transferencia de tecnología.

Todos estos elementos “son legítimos” y constituyen “herramientas políticas” en manos de los Estados, afirmó el documento.

La resolución de la Asamblea Mundial “reconoce la posibilidad del uso de las flexibilidades de los ADPIC para apoyar el acceso a diagnóstico, terapéutica, medicamentos y vacunas”.

Pero, a largo plazo, y “como parte de la revisión de las experiencias y lecciones aprendidas, la consideración completa debe ser dada a explorar la posibilidad de iniciar negociaciones para un tratado vinculante de I + D, como se recomienda por el Grupo de Trabajo Consultivo de Expertos de la OMS sobre Investigación y desarrollo: Financiación y Coordinación (CEWG)”.

“Todas estas medidas deben tomarse para garantizar que, con solidaridad global, el mundo podrá, justamente, combatir oportuna y equitativamente la pandemia de COVID-19”, concluyó el documento.

Documento completo: https://www.southcentre.int/wp-content/uploads/2020/05/PB-78.pdf