FUNDACIÓN GEP IMPUGNÓ LAS PATENTES DE REMDESIVIR SOLICITADAS POR GILEAD EN EL INPI

Visto: 775

La Fundación GEP presentó una oposición a las solicitudes de patentes que el laboratorio Gilead presentó en Argentina para su medicamento Remdesivir, hasta ahora el mas utilizado para los tratamientos de COVID  19.

El anuncio fue realizado por Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de Fundación GEP durante una conferencia virtual organizada por el centro de profesionales farmacéuticos CEPROFAR, sobre los medicamentos y tratamientos contra la pandemia y el costo de esos medicamentos.

La oposición fue presenta ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) donde el laboratorio Gilead tramita cinco solicitudes de patentes para su medicamento Remdesivir con finalidad de “blindarlo” a la eventual competencia de laboratorios nacionales.

Di Giano recordó que en Argentina la multinacional estadounidense obtuvo una patente para Remdesivir en 2017 pero “todavía tramita otras cinco solicitudes de patentes que se encuentran pendientes de resolución”.

“Vamos a persistir por vía de las Guías de Patentabilidad o de las oposiciones para impedir el patentamiento de Remdesivir que tiene 70 patentes en todo el mundo y pretende sumar otras cinco en Argentina”, prometió la panelista.

Gilead anunció que compartirá licencias voluntarias de su medicamento con cinco laboratorios de India y Pakistán, pero a condición de que comercialicen sus versiones genéricas en 127 países de bajos recursos, esencialmente de África y Asia.

“La única posibilidad que le queda a Argentina, como al resto de los países latinoamericanos excluidos del ámbito geográfico de la licencia para asegurar un precio asequible para esta droga, es la emisión de licencias obligatorias que autoricen la producción local o la importación de versiones genéricas de Remdesivir”, sostuvo Lorena Di Giano.

La Directora Ejecutiva de la Fundación GEP recordó que en virtud de las oposiciones presentadas en 2015 contra la patente del sofosbuvir (Sovaldi) también de Gilead, impidieron un monopolio de mercado “y muchos laboratorios nacionales luego se animaron a competir” con sus versiones genéricas de este medicamento para la hepatitis C.

Di Giano también puso en duda la efectividad del fondo común, público y abierto para compartir las patentes COVID 19 que el viernes lanzaron Costa Rica, la OMS y 37 países, entre los que figuró Argentina, por tratarse de un mecanismo “voluntario” para la industria.

La iniciativa de Costa Rica y la OMS “es muy buena y promisoria, pero los laboratorios tienen que depositar voluntariamente sus patentes en un fondo común pero ya dijeron que no lo harán”, alertó Di Giano, abogada especialista en propiedad intelectual.

En cuanto a la actitud de compartir licencias voluntarias en algunos países, Di Giano alertó que “nuestro seguimiento de casos similares demostró que es un mecanismo que impone abusos y discriminación porque deja afuera a los países de renta media como Argentina”.

“Esta estrategia de Gilead, totalmente similar a la que aplicó para sofosbuvir hace unos años, nos hace reflexionar sobre lo poco efectivas que son las licencias voluntarias que hacen aparecer a las empresas como altruistas cuando en realidad son un mecanismo para regular el mercado global”, subrayó.

Di Giano recordó que otra combinación de drogas utilizada contra el COVID 19, ritonavir-lopinavir (Kaletra marca comercial), podría disfrutar de un monopolio de mercado hasta 2028 en virtud de la “familia de patentes” que el laboratorio AbbVie ha instalado como barrera en torno a su medicamento. Ritonavir fue patentado por vez primera en 1985, o sea que ya lleva mas 35 años en el mercado.

También Novartis está aprovechando que la hidroxicloroquina ha sido recomendada hasta por el presidente Donald Trump, para pedir “patentes de segundo uso”, completó Di Giano. 

La OMS acaba de suspender los ensayos clínicos con este medicamento que también ha sido descartado en Francia, Bélgica e Italia, pero no así en España y Reino Unido, explicó el farmacéutico Leonardo Verna, ex subadministrador de  la ANMAT, profesor farmacología de la UBA y miembro de Soberanía Sanitaria, durante la video conferencia organizada por CEPROFAR.

Verna agregó que “las acciones de Gilead duplicaron su valor desde enero cuando comenzó a utilizarse Remdesivir” en los tratamientos contra el COVID 19.

Ese frenético ascenso de las acciones pareció frenarse cuando recientemente la OMS publicó por error y durante algunos minutos un informe confidencial con resultados negativos del ensayo con Remdesivir iniciado en China y que luego fue abandonado sin conclusiones finales.

Verna recordó que uno de los tratamientos contra el COVID 19 utiliza plasma de convaleciente y que actualmente se están realizando los primeros ensayos en hospitales de la Provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, parece existir escaso interés de los laboratorios por experimentar por este camino: “como no hay posibilidad de patentar el plasma no tiene impulso de la industria”, apuntó.

Verna explicó que también se trata de un tratamiento experimental con un único reporte de eficacia remitido desde Hong Kong donde se ensayó con ochenta pacientes.