PROYECTO PIONERO EN MISIONES PARA LA RECOLECCIÓN Y ELIMINACIÓN DE MEDICAMENTOS DOMICILIARIOS EN DESUSO

Visto: 521

Un Proyecto de Ley presentado en la Legislatura de Misiones por la dirigente farmacéutica y diputada provincial Natalia Rodríguez (Frente Renovador) propone un Programa de Recolección y Eliminación de Medicamentos Domiciliarios en desuso, que es acompañado por FEFARA desde el ámbito nacional.

De ser aprobado convertirá a Misiones en una provincia pionera en la recolección y eliminación de medicamentos bajo estrictas pautas sanitarias, aunque desde FEFARA existe una experiencia previa a nivel comunal.

Esa única experiencia vigente hasta ahora es el programa que encaró en el municipio santafesino de El Trébol, “donde un sistema similar al que proyectamos para Misiones funciona desde 2015, gracias a un convenio entre la comuna y la Asociación de Farmacéuticos de esa localidad”, precisó Rodríguez.

La legisladora fundamentó en su presentación que el Programa de Recolección y Eliminación de Medicamentos Domiciliarios en desuso, “tiene como objeto la recolección y eliminación controlada y segura de medicamentos pos consumo que se almacenan en domicilios particulares, a través de la logística inversa de la cadena legal de comercialización de medicamentos; con la finalidad de proteger la salud de la población, preservar el medio ambiente y prevenir las consecuencias negativas de la automedicación”.

La vicepresidenta de FEFARA argumentó también en la iniciativa su preocupación por la detección “de residuos de varios tipos de medicamentos en diferentes compartimentos ambientales (principalmente en aguas residuales, superficiales y profundas; pero también en suelo, aire y biota)”.

La presencia de productos farmacéuticos residuales en el ambiente “pueden causar efectos nocivos en los organismos acuáticos y terrestres con influencia en todos los niveles de la jerarquía biológica: célula-órgano-cuerpo-ecosistema”, subrayó.

Por eso pidió que la Legislatura de Misiones declare “como residuos peligrosos a los medicamentos pos consumo que se almacenan en domicilios particulares y que son eliminados sin un tratamiento adecuado; contaminando el suelo, el agua o el ambiente y causando daño a los seres vivos en general”.

La diputada misionera destacó la sólida imagen positiva de los farmacéuticos entre los profesionales de la salud que se consolidó durante la pandemia. “Pero ese vínculo, lamentablemente, ha sido una herramienta poco utilizada para las campañas vinculadas con la salud pública en general”, lamentó.

En ese sentido, pidió que se aproveche la experiencia que tiene el farmacéutico en campañas que se realizan desde la FEFARA.

Rodríguez recordó que la Federación trabaja en capacitación, concientización y otras iniciativas puntuales a lo largo y a lo ancho del país, con excelentes resultados.

El proyecto que ya está en estudio en la Cámara de Representantes de Misiones, propone que las farmacias deberán:

1) Disponer los contenedores en lugares visibles y de fácil acceso para el depósito de los medicamentos por parte de la población; y tendrá una división para colocar los medicamentos

2) Proporcionar y difundir información a la población, relativa a la contaminación ambiental y daño a la salud, y a la implementación del Programa de Recolección y Eliminación de Medicamentos Domiciliarios.

3) Descartar los residuos peligrosos según legislación vigente.

4) Conservar los manifiestos correspondientes.

La legisladora explicó asimismo cuál es la modalidad que se emplea en todos los lugares para la eliminación de los medicamentos pos consumo de origen domiciliario: “logística inversa”.

El Decreto N° 1299/97 (comercio de los medicamentos) reglamentó el procedimiento de devolución de medicamentos vencidos, por parte de los establecimientos intervinientes en la cadena de comercialización, al respectivo laboratorio. En nuestra cadena de comercialización del medicamento ya existe está modalidad, solo que parte desde las farmacias y no desde el consumidor final. Es decir, el camino ya estaría siendo implementado, faltaría agregarle los medicamentos pos consumo de origen domiciliario que se recogerían en las farmacias. De todas formas, como en nuestra provincia a la fecha no contamos con laboratorios privados productores de medicamentos, es necesario plantear la todas las etapas hasta la disposición del destino final según legislación vigente desde las farmacias”, precisó Rodríguez.

El proyecto de la diputada Rodríguez contempla que “el Programa de Recolección y Eliminación de Medicamentos Domiciliarios, será implementado en las farmacias habilitadas de la provincia de Misiones; teniendo en cuenta las condiciones de protección del ambiente y de la salud humana, conforme lo dispuesto por la Ley XVI – N° 63”.

La legisladora precisó que, de aplicarse, el Programa se articulará en 2 etapas:

“Etapa I: Recolección y centro de almacenamiento inicial en farmacias, de conformidad con lo que establezca la Autoridad de aplicación. En aquellos supuestos en que los residuos tengan como destino un centro de almacenamiento secundario, deberán ser acondicionados según los requerimientos que imponga la Autoridad de Aplicación.

Etapa II: Transporte, tratamiento y/o disposición final del residuo de conformidad con lo establecido en la Ley XVI – N° 63 y lo que establezca la Autoridad de Aplicación”.

La autoridad de aplicación del Programa será el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables en conjunto con el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Misiones”, indicó.

Rodríguez sostuvo entre sus argumentos que “los científicos de todo el mundo están alarmados” por el nivel de contaminación del ambiente con medicamentos desechados.

“En la situación actual respecto a la eliminación de medicamentos acopiados en domicilios, es común observar que en algún sitio de nuestros hogares tengamos almacenados diferentes tipos de medicamentos (comprimidos, jarabes, pomadas, etc.) productos de tratamientos inconclusos o sobrantes de tratamientos médicos o porque algún pariente o amigo nos lo proporcionó”, relató.

Dichos medicamentos, “en el mejor de los casos se encuentran ordenados dentro de un cajón de algún mueble, o en una caja llamada ´botiquín´ o ‘caja de remedios´, con la intención de ser utilizados en una próxima oportunidad. Otras veces vemos que los restos de medicamentos se encuentran sueltos en un sin número de lugares de nuestros hogares: como la puerta de la heladera, arriba o dentro de una vitrina, en las mesas de luz o placard del dormitorio, alacenas de cocina, etc”, detalló la diputada.

En consecuencia, “el tiempo pasa y cuando recurrimos a ellos por una nueva necesidad nos podemos encontrar con la siguiente situación: su fecha de vencimiento a caducado o ya no tiene el mismo color, sabor u oportunidades que antes o que sus envases se rompieron”.

“En ese momento nos damos cuenta que ya no nos sirven y decidimos descartarlos inmediatamente o los dejamos para hacerlo en otra oportunidad. El común de las personas los elimina tirándolos junto con la basura domiciliaria o por el inodoro de su baño”, básicamente porque desconocen de otros medios para desprenderse de esos fármacos y por falta de información de su efecto contaminador cuando se liberan al medio ambiente.

La legisladora recordó que la ONU en su informe “Fronteras 2017”, presentó “la resistencia a los antimicrobianos como uno de los seis nuevos temas de interés ambiental con consecuencias de alcance mundial. Las principales vías de contaminación, están relacionadas con el consumo y la excreción de fármacos y metabolitos en orina y heces, pero también con la eliminación inadecuada o insuficiente de los medicamentos caducados o no consumidos. Las bacterias multirresistentes causan 25.000 muertes al año en Europa”.