FONDO DE MIL MILLONES DE DÓLARES EN LA BÚSQUEDA DE NUEVOS ANTIBIÓTICOS

Visto: 589

Un nuevo Fondo de Acción de Resistencia a los Antimicrobianos (AMR, por sus siglas en inglés) inyectará casi 1 mil millones de dólares con el objetivo de llevar de dos a cuatro nuevos antibióticos a los pacientes para 2030.

La inversión, organizada por la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) y 23 compañías farmacéuticas diferentes, es la mayor inversión individual en investigación de antibióticos en cuatro años.

Su objetivo es abordar la creciente ola de infecciones potencialmente mortales causadas por agentes patógenos que han desarrollado resistencia a los antibióticos.

"Debemos actuar juntos para asegurar que los antibióticos más prometedores e innovadores lleguen del laboratorio a los pacientes", dijo el Director General de la IFPMA, Thomas Cueni.

"El Fondo de Acción AMR es una de las iniciativas de colaboración más grandes y ambiciosas jamás emprendidas por la industria farmacéutica para responder a una amenaza de salud pública global", agregó el director de la federación internacional de multinacionales farmacéuticas.

El Fondo también "complementa muchas otras iniciativas a nivel europeo", agregó Nathalie Moll, Directora General de la Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas, al referirse a doce proyectos en curso para impulsar la I + D relacionada con AMR en Europa.

Las infecciones por AMR matan a más de 700.000 personas cada año, una cifra de muertes más alta que COVID-19 hasta ahora, agregó Cueni.

Y el número de infecciones se extiende más allá de la salud física: pues AMR podría llevar a 28 millones de personas más a la pobreza a un costo asombroso de 60-100 billones de dólares, según la IFPMA.

Los nuevos antibióticos están estrechamente racionados para evitar el desarrollo de resistencia contra ellos, por lo que es difícil obtener ganancias con los antimicrobianos que acaban de llegar al mercado. Varias pequeñas empresas de biotecnología en la investigación de antibióticos se han arruinado en los últimos años por tales razones.

La inversión proporciona "un salvavidas urgentemente necesario para los innovadores", prometió Jeremy Farrar, director de la fundación de investigación Wellcome Trust.

Incluso antes de COVID-19, aproximadamente la mitad de los antibióticos fueron recetados de manera inapropiada por los médicos generales, que prescribieron el antibiótico incorrecto o lo recetaron innecesariamente, según un estudio de la OCDE.

La Organización Mundial de la Salud advirtió que la pandemia de COVID-19 incluso puede acelerar la amenaza inminente de resistencia a los antimicrobianos, a medida que aumentan las hospitalizaciones debido a la enfermedad.

Los profesionales de la salud tienen cada vez más probabilidades de recetar a los pacientes afectados con antibióticos para evitar "coinfecciones" bacterianas o fúngicas secundarias en entornos hospitalarios, que sirven como caldo de cultivo para la resistencia a los antimicrobianos.

En una revisión de 18 estudios, más de 1.450 de 2.010 pacientes con COVID-19, o el 72% de los pacientes, recibieron tratamiento antimicrobiano, aunque solo el 10% tenían coinfecciones bacterianas o fúngicas, advirtieron los investigadores del Imperial College London y del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido a principios de mayo.

La prescripción excesiva de antibióticos puede deberse a que algunos pacientes con COVID-19 presentan síntomas similares a sepsis severa, una infección bacteriana sistémica potencialmente mortal, explicó Priya Nori, directora médica del Programa de Administración Antimicrobiana (ASP) en el Centro Médico Montefiore de Nueva York.

Un apetito creciente por los tratamientos contra COVID-19 también puede exacerbar la AMR, advirtió Rita Mangione-Smith de Kaiser Permanente, un proveedor de seguros de salud y salud en el Estado de Washington.

En los últimos meses, los líderes políticos de Estados Unidos y Brasil, Donald J. Trump y Jair Bolsonaro, promocionaron repetidamente el uso de un antibiótico, azitromicina, en combinación con hidroxicloroquina antipalúdica, pero sin aportar evidencia sustancial para respaldar sus afirmaciones.

Y a medida que COVID-19 interrumpe los servicios de salud esenciales en todo el mundo, los programas de administración de antimicrobianos, que tienen como objetivo frenar el uso innecesario de antimicrobianos a través del monitoreo de rutina, también pueden verse afectados, advirtió Priya Nori, lo que aumenta aún más el riesgo de AMR.

"AMR es un tsunami lento que amenaza un siglo de progreso médico", afirmó el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un mensaje de video en el lanzamiento del Fondo de Acción de AMR. "Por lo tanto, ahora se requieren inversiones innovadoras en las compañías de biotecnología de todo el mundo".