LA ECONOMIA PIERDE COMPETITIVIDAD

LA UIA Y CONSULTORAS ADVIERTEN SOBRE LA DIFICULTAD DE SOSTENER LOS MERCADOS EXTERNOS

La economía argentina ha perdido competitividad a partir de 2012 por el incremento de las tarifas de los servicios públicos que crecieron por encima del nivel general y por la depreciación del tipo de cambio que ha alcanzado la mayor diferencia entre el oficial y el paralelo desde 2002. En ese contexto, resulta poco creible que el gobierno pueda imponer un tope salarial del 20 por ciento durante las negociaciones paritarias de este año.

La junta Directiva de la UIA, advirtió al término de su reunión del 26 de febrero que “diferentes representantes de los sectores industriales manifestaron su preocupación por la dinámica de la actividad durante el 2013 y la dificultad de mantener los mercados externos con productos argentinos de alto valor agregado".
La UIA además manifestó “la necesidad de abordar las negociaciones paritarias en un marco coordinado y previsible que tome en cuenta la inversión, el empleo, la productividad y la mejora del poder adquisitivo del salario”.
“Las tarifas y el tipo de cambio dejaron de contener los precios en 2012”, señaló a su vez la consultora Ecolatina en un reciente informe. Por eso, contener los salarios en 2013 no “es una tarea sencilla dado que el año pasado no fue satisfactorio para el conjunto de los trabajadores” agregó la consultora, pues en 2012 los salarios crecieron 24,5 por ciento, lo que implica “un estancamiento en el poder de compra, si se considera una inflación en torno al 25 por ciento”.
Ecolatina resaltó que tarifas y paridad cambiaria han sido “las dos anclas nominales que evitaron una mayor aceleración de la inflación desde 2007”. Ese modelo parece agotado y la opción es contener los salarios para limitar el incremento de los precios. Pero, dificilmente el gobierno pueda imponer “un techo” durante la discusión paritaria, vaticinó la consultora creada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.
Los incrementos del gas, la electricidad durante 2012 crecieron a más del doble que el promedio anual del período 2007-2011 y alcanzaron la máximo suba desde 2002, comparó el informe.
Mediante el ajuste del 20 por ciento en el piso de Ganancias, el gobierno pretendió disuadir a los gremios de realizar reclamos salariales que superen dicho porcentaje. “Sin embargo, el incremento fue percibido como insuficiente tras un año sin actualizaciones , por lo que no logró acotar las pretensiones salariales”, afirmó Ecolatina.
El impuesto a las ganancias no es sólo un componente nocivo en el salario de los empleados y trabajadores, sino que afecta especialmente a los gerentes y directivos, pues la retención puede representar del 20 al 35 por ciento de la remuneración de un gerente, advirtió la consultora Mercer.
Precisamente, la consultora elaboró un informe sobre los sueldos gerenciales que indica que el sector farmacéutico está en el décimo lugar con un promedio mensual de 25,9 mil pesos durante 2012. En el tope se encuentran las remuneraciones de las empresas de energía y servicios que abonaron a sus directivos un promedio de 34,9 mil pesos mensuales.
Al mismo tiempo, el atraso cambiario que evidencia de la economía argentina ha profundizado la brecha entre el Dólar oficial y el paralelo, que promedió 34 por ciento en diciembre pasado. El tiempo de cambio nominal se depreció 14,3 por ciento, practicamente el doble que el promedio de los cinco año previos (+ 7 por ciento) y constituyó el máximo aumento desde 2002.
El diario La Nación en su sección “Economía&Negocios” del domingo 24 de febrero coincidió que los salarios tuvieron un crecimiento nominal por encima de la inflación hasta 2012, pero “esa ventaja se desdibujó el año pasado, cuando la variación del 24,5 por ciento para los asalariados formales del sector privado estuvo cerca con la de precios-de 23,9 por ciento de acuerdo con mediciones privadas-y hubo sectores que terminaron perdedores”.
Pablo Etcheberry, asesor de la Cámara Argentina de Comercio, advirtió que un incremento nominal del 25 por ciento a través de las negociaciones paritarias, puede disminuir en la practica entre dos y cuatro puntos cuando el ingreso es impactado por una mayor carga impositiva.
Para Ricardo Delgado de la consultora Analytica, el gobierno ha tomado nota de que la inflación afecta la competitividad de la industria y en especial de las pymes. “Por eso (el gobierno) además de tratar de poner paños fríos a las demandas, quiere que los principales acuerdos cierren en el segundo trimestre”, señaló el consultor a “Economía&Negocios”.
Analytica advirtió en su informe semanal que en 2012 “la cantidad de dinero en la economía, medida por la base monetaria, se expandió 35%, con un importante incremento mensual en diciembre (+7,4%)”.

“Algunos economistas creen que eso explica en gran medida la elevada inflación argentina. Casi como axioma imperante, emitir, siempre, generaría inflación”, aseveró la consultora de la calle Guatemala al 5800.

Sin embargo, “hay contraejemplos para todas las apuestas. Varios países de la región también han expandido fuertemente su oferta de dinero el año pasado y no por ello han evidenciado un aumento considerable en sus precios”, comparó Analytica.

“ Algunos podrían argumentar que la inflación de Uruguay (7,5%) o de Brasil (5,8%) se ubicó en esos niveles debido a “significativos” aumentos en la base monetaria, de 22% y 8% , respectivamente. No es el caso. Pero incluso en el admirado Chile, que tuvo una inflación de sólo 1.5% en 2012, la oferta de dinero aumentó un 15%”, completó Analytica.