DEPARTAMENTO DE JUSTICIA DE EE.UU PREPARA CARGO DE CONSPIRACIÓN CONTRA TEVA

Visto: 271

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentará una acusación contra la multinacional israelí Teva Pharmaceuticals bajo los cargos de conspirar con la competencia para aumentar los precios de los medicamentos genéricos, anticipó la agencia Bloomberg.

La acusación será presentada por el Departamento de Justicia después de que Teva rechazara un acuerdo que hubiera requerido pagar una indemnización penal y admitir las irregularidades.

Los cargos contra Teva surgen de la investigación del Departamento de Justicia sobre las acusaciones de que las varias empresas conspiraron entre sí para apuntalar los precios de ciertos medicamentos genéricos de uso generalizado.

Otras cinco compañías resolvieron los cargos y acordaron pagar un total de 426 millones de dólares en sanciones penales.

La división antimonopolio del Departamento de Justicia, que está llevando a cabo la investigación, supuestamente le ofreció a Teva un acuerdo conocido como “acuerdo de procesamiento diferido”. Tales resoluciones suspenden los cargos, pero requieren que una empresa admita las irregularidades y coopere en la investigación. Teva supuestamente le concedió al gobierno que solo aceptaría un acuerdo de no enjuiciamiento que no requiere que el fabricante de medicamentos admita las irregularidades.

La demanda contra TEVA y otros 19 laboratorios fue presentada a mediados del año pasado por cuarenta Estados federados que acusaron de conspiración a las compañías farmacéuticas para aumentar el precio de los medicamentos.

Es una de las conspiraciones más atroces y dañinas en la historia de Estados Unidos", aseveró en su momento el Fiscal General del Estado de Connecticut, William Tong.

"Tenemos pruebas de que la industria de los medicamentos genéricos perpetró un fraude de miles de millones contra el pueblo estadounidense", agregó Tong.

El laboratorio israelí Teva acordó en enero pasado pagar una indemnización de 54 millones de dólares en Estados Unidos para cerrar la denuncia sobre el pago de sobornos a los médicos de ese país, con la finalidad de aumentar la prescripción de sus medicamentos Copaxone y Azilect.

El acuerdo fue rubricado en un juzgado de la ciudad de Filadelfia y fue anunciado por el abogado Eric L. Young, representante legal de dos ex visitadores médicos del laboratorio que en Estados Unidos están encuadrados como “agentes de venta”.

Charles Arnstein y Hossam Senousy, quienes anteriormente trabajaron como representantes de ventas para TEVA, denunciaron ante la justicia que eran obligados a sobornar a los médicos mediante pagos encubiertos por servicios profesionales inexistentes.

La denuncia se inscribió en el procedimiento conocido como Qui Tam, que es una de las armas del sistema de justicia de Estados Unidos para combatir el comportamiento fraudulento de empresas o corporaciones que cometen fraude contra el gobierno.

Las acusaciones en el procedimiento Qui tam se centraron en un esquema para inducir a los médicos a prescribir recetas para los medicamentos Copaxone y Azilect, pagándoles honorarios como "oradores" o "consultores", cuando, en realidad, muchos de los contratos en cuestión eran para eventos falsos.

Como resultado de los pagos de TEVA, los médicos recetaron Copaxone, que trata la esclerosis múltiple recurrente-remitente, y Azilect, que trata los síntomas de la enfermedad de Parkinson, e influyeron en otros prescriptores para que hicieran lo mismo, explicó el abogado Eric L. Young.