GINÉS GONZÁLEZ GARCÍA ANTICIPÓ CAMBIOS EN SISTEMA DE OBRAS SOCIALES Y EN LA POLÍTICA DE MEDICAMENTOS

Visto: 1091

El ministro de Salud, Ginés González García, anticipó que estudia con la CGT un incremento de los aportes de los trabajadores para las obras sociales y también cambios para las empresas de medicina privada. Sus proyectos para después de la pandemia incluyen otra política de medicamentos, especialmente para los de alto precio.

También lamentó que “metieron la grieta dentro de la estrategia de la pandemia y es lo que está pasando desde hace un mes y medio”, durante una video conferencia organizada por Consenso Salud.

El ministro también aseguró que de no haber sido por la pandemia, a esta altura de su gestión “tendríamos una política de medicamentos más clara, con precios de referencia y compras centralizadas”.

González García admitió que “felizmente la luz de futuro para salir de la pandemia está a corto plazo como son las vacunas” y aseveró que el gobierno argentino mantiene contactos directos con tres de los seis principales laboratorios que ensayan en fase tres sus candidatos COVID 19.

“Mi fantasma era que no llegáramos al mismo tiempo que el resto del mundo en esa primera línea de acceso a la vacuna, pero ese miedo se ha desvanecido y Argentina no estará ni entre los últimos ni entre los del medio” en acceder a las vacunas, aseguró.

González García detalló que las obras sociales han recibido desde comienzos de año entre 25 mil a 30 mil millones de pesos, “pero no es una solución definitiva, porque los aportes los hace el Tesoro o el contribuyente”.

En tal sentido reveló que “estamos conversando con la CGT un aumento de aportes de los trabajadores”.

También afirmó que “muchas obras sociales no deberían existir” supuestamente por su inviabilidad financiera, aunque no brindó más detalles.

“También queremos cambiar el sector privado que tiene una ayuda impresionante del Estado para el pago de las nóminas salariales aunque esto no será para siempre”, agregó el ministro.

Sobre el sector privado mencionó que “existe una cantidad de intereses cruzados y un gasto en medicamentos y tecnología desmesurado que existe en el mundo, pero acá está más agudizado”.

Ginés González García al mencionar las “medidas de corto plazo” que se estudian para las obras sociales incluyó “el descreme que también vamos a revisar para que vuelva a ser un sistema solidario” y la integración de las obras sociales provinciales con las nacionales.

“Necesitamos una política distinta también en medicamentos”, enfatizó González García, asegurando que a esta altura de su gestión ya hubiese avanzado con decisiones de fondo sobre el mercado de los medicamentos en general y de los medicamentos de alto precio en particular, que han quedado en suspenso por la pandemia.

“Nadie me explica bien porque es tan prolongado el epicentro de la pandemia en América”, mencionó el ministro durante su exposición y comentó que “en países que dejaron que ocurriera libremente como Brasil y Estados Unidos, el epicentro sigue”.

“La incidencia de la pandemia creció en América aunque Argentina tiene resultados mejores que el resto porque la mortalidad en nuestro país es una de las tres menores del continente”, comparó.

“Hemos gestionado bien la pandemia y evitamos que nos pasara el escenario aterrorizado que vimos al comienzo en Europa entre quienes atendían y a quienes no atendían”, aseguró durante la video conferencia de Consenso Salud.

González García precisó que “Argentina tiene 50 por ciento más de camas de terapia intensiva que en marzo y doce hospitales modulares” inaugurados desde entonces.

“Trabajamos con una estrategia de integración con las provincias y también con el sector privado” destacó el ministro y recordó que lo criticaron cundo dijo que todos recursos disponibles debían estar al servicio del orden público “como si hubiese bajado de Sierra Maestra”.

“Esto que hemos logrado en funcionamiento es un avance enorme para la tan deseada integración publica y privada del sistema de salud”, resaltó González García.

Al mismo tiempo, deslizó una crítica al asegurar que “donde no logramos una coordinación más eficiente ha sido en la Capital Federal porque no he podido conseguir información sobre las camas disponibles”.

El ministro aseveró que los resultados de los ensayos con el suero equino “son muy fuertes” y estimó que de 45 a 60 días podría a comenzar a utilizarse en los tratamientos y “sería anterior a la vacuna”.

Finalmente, el ministro vislumbró que “tengo la esperanza de que la salud pasará a tener un protagonismo importante en la agenda política” y mencionó como ejemplo, que “algunos países están hablando del costo de haber desatendido la salud pública, como en Francia o Italia”.