SECRETARIO GENERAL DE LA ONU PIDE 35 MIL MILLONES DE DÓLARES PARA ACELERAR LAS VACUNAS COVID 19, MIENTRAS AFLORA LA DESCONFIANZA DE ONGs

Visto: 558

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres solicitó a los líderes mundiales que contribuyan con 35 mil millones de dólares para distribuir dos mil millones de dosis de vacunas COVID 19 durante 2021.

En coincidencia con el pedido de Guterres, exponentes de la sociedad civil alertaron que todavía no está asegurado el acceso equitativo a las vacunas COVID, porque no existen compromisos por escrito de garantizar la equidad, al margen de las declaraciones y promesas de gobiernos y fabricantes.

El pedido del portugués Antonio Guterres de un fondo global de 35 mil millones de dólares fue efectuado en el marco de la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas que, por primera vez en la historia, delibera de modo virtual.

Guterres destacó que "el covid-19 no respeta las fronteras", por lo que un potencial medicamento contra la enfermedad "debe verse como un bien público global" y, además, tiene que ser "asequible" y estar "disponible para todos".

“El brote de coronavirus "sigue estando fuera de control", afirmó el secretario general de la ONU, resaltando que “la crisis de la pandemia es diferente a cualquier otra [crisis] de nuestra vida y, por lo tanto, este año la Asamblea General también será diferente a cualquier otra”.

El llamamiento de Guterres se produjo inmediatamente después de que la Asamblea General votara una resolución COVID que pide a los Estados miembros y a la ONU que combatan la pandemia a través de un enfoque cooperativo, asignando recursos en función de las necesidades de salud pública y asociándose para acelerar el desarrollo de medicamentos, diagnósticos y vacunas COVID-19.

La resolución contó con 169 votos a favor, dos en contra de Estados Unidos e Israel, y dos abstenciones de Ucrania y Hungría.

Sin embargo, la OMS enfatizó que los países “deben poner su dinero sobre la mesa para cumplir con esos compromisos”.

“Al agrupar las inversiones a nivel mundial en la iniciativa ACT-Accelerator se brinda una oportunidad para que todos los países accedan a un mayor número de herramientas más rápidamente, compartiendo los riesgos y los costos juntos”, explicaron.

ACT-Accelerator necesita 35.000 millones de dólares para acelerar el desarrollo, la adquisición y la distribución de 2.000 millones de dosis de vacunas, 245 millones de tratamientos y 500 millones de pruebas durante el próximo año”, detalló una declaración de la OMS, emitida durante la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Según la declaración de la OMS, "la inversión necesaria en una solución global dirigida a un acceso equitativo palidece en comparación con los impactos económicos de COVID-19 y los paquetes de estímulo nacionales diseñados para mantener a flote las economías".

Las incertidumbres sobre el acceso equitativo fueron explicitadas por Angela Acosta, directiva de Misión Salud de Colombia, doctorada en farmacia y bioquímica por la Universidad de Buenos Aires e investigadora de ISAGS - Instituto Suramericano de Gobierno en Salud de UNASUR.

“Existe preocupaciones de las OnGs sobre las vías de financiación que no llega a la fecha al diez por ciento de las metas propuestas por la OMS”, explicó Acosta, durante la video conferencia organizada por Asinfar, la cámara de laboratorios nacionales de Colombia.

Acosta explicó que la iniciativa COVAX de la OMS para la adquisición mundial de vacunas COVIAD 19 es un porfolio “amplio de muchas vacunas que incluye negociaciones de precios a la baja, pero hasta ahora no hay parámetros legales precisos para la firma de acuerdos y compromisos”.

COVAX todavía “no cumple el principal propósito que es ofertar vacunas accesibles y equitativas para los países y no está claro como va a cumplir con estos propósitos”, insistió Acosta.

“No existe un acuerdo firmado y por lo tanto el escenario es incierto. Nosotros hicimos un seguimiento de COVAX y del ACT-Accelerator y la conclusión es de más preocupaciones que alivios porque no tenemos respuesta a como serán accesibles y equitativas las vacunas. Es un interrogante aún confuso”, subrayó.

Tampoco tenemos en claro cómo vamos a lograr consenso social global para garantizar acceso equitativo a las vacunas”, expuso como interrogante durante la video conferencia.

El brasileño Jarbas Barbosa Da Silva, vicedirector de la OPS, recordó a modo crítico que durante la epidemia de influenza de 2009  “los dos países más ricos de la región consiguieron las vacunas seis o siete meses antes que el resto” del continente.

En esta oportunidad, todos los países de las Américas, excepto Estados Unidos – pero incluido Canadá – forman parte de COVAX a la que definió como “una iniciativa novedosa y global de la OMS para repartir en forma equitativa” las futuras vacunas COVID 19.

En total, son 160 países los que comparten la iniciativa y la defección de Estados Unidos “es un caso aislado”, mencionó.

Jarbas Barbosa Da Silva admitió que hasta ahora COVAX recaudó apenas el 15 por ciento del financiamiento necesario en donaciones.

COVAX es una canasta de vacunas y “quince productores de vacunas aceptaron trabajar con el mecanismo COVAX”, resaltó como positivo.

Por el contrario, “los acuerdos bilaterales son más difíciles porque hay que hacerlos con cinco o seis productores (de vacunas) y son acuerdos de cientos de millones de dólares”.

En tal sentido, mencionó que “algunos países como Estados Unidos y Reino Unido tienen que tener mucho dinero para hacer adelantos de pagos” de las futuras vacunas.

En cuanto al precio futuro de las vacunas, calculó desde cinco dólares las dos dosis de la vacuna de AstraZeneca a mas de 30 dólares de la única dosis de la vacuna de Moderna.

COVAX “ha estimado un costo promedio de 11 dólares por dosis y los países tienen que aportar solo el 15 por ciento del precio para reservar dosis para el veinte por ciento de sus poblaciones”, detalló en vicedirector de la OMS.

Jarbas Barbosa Da Silva anticipó que COVAX apoyará a 92 países catalogados de más pobres en una escala global para recibir la vacuna, entre los que se encuentran algunos de la región del Caribe.

La OPS también tiene un Fondo Rotatorio de vacunas que “será uno de los mecanismos de adquisición de vacunas cuando estén aprobadas”, explicó Barbosa Da Silva.

Al mismo tiempo, avisó que “la vacuna no será la bala de plata” y muchas necesitarán suministrarse en dos dosis, mientras que la primera dosis solo será para el 20 por ciento de la población de riesgo y trabajadores de la salud”.

Uno de los interrogantes que surgió durante la video conferencia fue si las vacunas llegarán cuando ya se haya aplacado las curvas de contagio o sea, quizás tarde.

“No se puede afirmar que la transmisión se podrá controlar de manera definitiva y no hay evidencias de la inmunidad del rebaño”, afirmó el funcionario de la OPS, aunque admitió que salvo en Argentina y Perú en el resto del continente americano la curva de contagios tiende a aplacarse.

Barbosa Da Silva recordó que al inicio de la pandemia los países de América Latina “tuvieron que pelear para acceder a respiradores y otros insumos médicos y esa fue una enseñanza que no debería repetirse con las vacunas”.

El vicedirector de la OPS insistió en que hay que “garantizar el acceso equitativo o no vamos a terminar la lucha contra el COVID y tampoco con la próxima pandemia, que no sabemos cuándo será, pero sabemos que va a ocurrir”.