LAS VACUNAS ESTARÁN DISPONIBLES ANTES DE FIN DE AÑO, PERO LOS GOBIERNOS DEBERÁN ADOPTAR LA DECISIÓN ÉTICA DE VACUNAR A SUS POBLACIONES, SIN ESPERAR LOS RESULTADOS DEFINITIVOS DE SEGURIDAD

Visto: 790

Una o mas vacunas estarán disponibles antes de fin de año, tal como indican los ensayos de Fase III. Será entonces que los gobiernos deberán asumir la decisión ética de vacunar a sus poblaciones, sin esperar los resultados finales sobre su seguridad, que pueden demorar dos años.

El dilema ético de los gobiernos que se encaminan a vacunar a sus poblaciones lo más pronto posible -no necesariamente en cuestión de semanas como agita el presidente Donald Trump- fue abordado durante la video conferencia “Mitos, verdades y mentiras (blancas y no tanto) sobre las vacunas contra Covid19”, organizado por la Red Argentina de Investigadoras e Investigadores de Salud, RAIIS.

“Cuando llegue noviembre o diciembre vamos a fabricar la vacuna con los datos que tenemos o vamos a esperar los datos definidos de seguridad que pueden demorar de dos o tres años?. Sin duda será una decisión muy difícil para todos los gobiernos”, analizó Ernesto Resnik, biólogo molecular especializado en anticuerpos nonoclonales que actualmente reside en Minnesota.

Resnik resaltó como “un hecho histórico” que las primeras vacunas hayan comenzado a ser probadas en humanos de setenta y cinco a cien días después de sus primeros ensayos en laboratorios.

El biólogo argentino al mismo tiempo consideró que “será muy beneficioso que tengamos tantas vacunas disponibles para el resto del mundo, que no querrán ser usadas por los países centrales que ya pagaron por anticipado el suministro” de miles de millones de dosis a Moderna, AstraZeneca, Janssen, Sanofi y Pfizer.

Florencia Cahn, presidenta argentina de la SAVE (Sociedad Argentina de Vacunologia y Epidemiologia) durante la video conferencia confirmó que la vacuna china Sinopharm será probada desde el miércoles próximo en el país, en conjunto por el laboratorio Elea y las fundaciones Huésped y Vacunar.

Cahn aseguró que los ensayos de las vacunas en Fase III “vienen bárbaros” y si se confirman esos resultados “la efectividad sería mejor que la de la vacuna de la gripe por el nivel alto de anticuerpos.”

Igualmente recomendó que mientras se esperan los resultados definitivos de la Fase III es conveniente poner “paños fríos”.

Precisamente, uno de los ejes del debate fue si las vacunas COVID 19 deberán demostrar un ciento por ciento de efectividad o podrán ser utilizadas con índices menores, pero suficientes para terminar con la pandemia.

“La FDA de Estados Unidos ya dijo que acepta el 50 por ciento de efectividad, pero son decisiones que deben adoptar los gobiernos”, comentó Resnik desde Minnesota.

“Si reduce el contagio y transforma el COVID en una enfermedad leve, la vacuna cumplirá su finalidad”, coincidió Cahn.

Alejandra Capozzo, investigadora del Conicet y miembro de RAISS y de la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria (AAIV), agregó que “no se necesita una vacuna esterilizante del virus, sino que evite una infección severa y que reduzca la sintomatología”.

Cierta protección parcial será un escenario saludable para volver a nuestras vidas como era antes”, analizó Capozzo, descartando al mismo tiempo que puedan ingresar al mercado vacunas sin demostración de efectividad.

“La Inmunidad de la vacuna estará muy bien estudiada ya que está siendo probada en miles de personas”. En consecuencia, “vamos a tener una vacuna efectiva y segura o no saldrá al mercado”, vislumbró.

Los expositores coincidieron que “la diferencia con otras vacunas es que la pandemia está activa y se puede probar en humanos, a diferencia de lo que ocurrió con el Ebola, que varias vacunas fueron descartadas porque no se pudieron probar”, al extinguirse la epidemia.

Sin embargo, la diferencia que apuntó Resnik es que “fabricar millones de vacunas como ocurre todos los años y tener que fabricar ahora miles de millones de dosis es un problema grande que comienza a discutirse en el mundo”. Incluso mencionó como problema de logística adicional que algunas deberán ser trasportadas a menos de ochenta grados.

Cahn a su vez explicó que todavía “no sabemos si habrá que aplicarla todos los años como la de la vacuna de la gripe o cada dos o cada cinco años, es una pregunta a la que no tenemos aún respuesta”.

Mientras tanto, “toda la población mundial esta expectante de la ciencia y del desarrollo de la vacuna, algo que no pasaba antes y ahora se valora lo importante que son los científicos”.

Pero, al mismo tiempo lamentó que los medios de comunicación están “veinte horas por día dedicados al COVID, porque vende mucho más hablar de este tema, aunque difundan noticias que no están chequeadas o son fake news”.