PROGRAMA AUSPICIADO POR OMS LANZA CAMPAÑA DE RECAUDACIÓN DE FONDOS PARA MEDICAMENTOS COVID

Visto: 450

El programa ACT Accelerator (ACT-A) copatrocinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con otras agencias de la ONU y organizaciones filantrópicas como la Fundación Gates, lanzó una campaña global con el objetivo de recaudar al menos 4.500 millones de dólares destinados a la adquisición de medicamentos y terapias COVID durante el año próximo.

El ACT Accelerator lanzó la propuesta de constituir una canasta de medicamentos COVID 19 y en especial tratamientos con monoclonales, para distribuir equitativamente durante 2021 entre los países de menores ingresos, que difícilmente puedan acceder individualmente a esos tratamientos de vanguardia.

Los voceros del ACT Accelerator explicaron que la iniciativa apunta a garantizar que los países de ingresos altos no adquieran todas las terapias nuevas disponibles cuando lleguen al mercado.

“El objetivo es asegurar que los países de ingresos bajos y medianos tengan acceso a estos medicamentos, evitando que los países ricos bloqueen los pedidos anticipados de suministros”, comentaron voceros del ACT-A.

Para concretar su propuesta, ACT Accelerator requiere de alrededor de 4.500 millones de dólares como piso y de esa suma 750 millones de dólares deberían estar disponibles para febrero, explicó su Consejo de Facilitación compartido por Noruega y Sudáfrica.

En el Foro de la Paz de París, Melinda Gates anunció una nueva contribución de 70 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates para la investigación de vacunas y las instalaciones COVAX de ACT Accelerator.

La donación de la Fundación Bill y Melinda Gates se difundió poco después de que la OMS publicara un llamamiento urgente por 4.579 millones de dólares en financiamiento inmediato para las diversas ramas de apoyo del ACT-A, mientras que se necesitarán unos 28.000 millones de dólares en el transcurso de 2021, advirtió la OMS, pocas horas antes que comenzara el Foro de Paz de París.

El ACT Accelerator, copatrocinado por la OMS, tiene como objetivo garantizar la distribución mundial de las próximas vacunas COVID, junto con medicamentos y tratamientos, destinados especialmente a los países que menos pueden permitirse comprarlas.

ACT Accelerator es una iniciativa lanzada a fines de abril por la OMS, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, la médica alemana Ursula von der Leyen, en la que participan Unitaid, la Alianza Mundial de Vacunas GAVI, la Coalición para Innovaciones de Preparación para Epidemias CEPI, el Banco Mundial, The Wellcome Trust, Fundación Gates, FIND y TheGlobalFund.

“En esta pandemia, no hay diferencia entre ayudarse a sí mismo y ayudar a los demás”, afirmó Melinda Gates. “Pero no es suficiente tener los valores correctos, tenemos que poner suficiente dinero detrás de nuestros valores”, reforzó.

Gates participó en el evento de alto nivel del Foro de la Paz de París junto con el presidente francés Emmanuel Macron, la primera ministra noruega Erna Solberg, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud.

El presidente francés y la alemana Von der Leyen también se comprometieron a aportar otros 100 millones de euros cada uno a la iniciativa de vacunas, pruebas y tratamientos Act Accelerator.

Macron también pidió a los líderes mundiales que adopten una "Carta ACT-A" para garantizar que "las normativas y las políticas que hacen que los productos COVID-19 estén disponibles para todas las personas” porque “si parte del planeta no es segura, todo el planeta seguirá bajo amenaza".

La primera ministra noruega Solberg- país que comparte con Sudáfrica la dirección del ACT-A- agradeció las donaciones, pero enfatizó que "el dinero habla" y que se necesitan 4.500 millones de dólares de inmediato, así como 28.000 millones de dólares en el transcurso de 2021 para financiar por completo los cuatro pilares de las actividades de Act Accelerator.

Solberg y otros panelistas señalaron que el dinero, aunque significativo, es pequeño en comparación con los costos económicos de una pandemia que no se cede y se eterniza en algunas regiones.

La solicitud de 28.300 millones de dólares de ACT Accelerator incluye 5.300 millones de dólares para pruebas COVID; 6,1 mil millones de dólares para medicamentos y otras terapias; 7.800 millones para vacunas; y 9.100 millones de dólares para mejorar los sistemas de salud.

Del financiamiento solicitado por ACT-A, una cifra sustancial se destinaría a la distribución de anticuerpos monoclonales, como parte de lo que se conoce como el pilar terapéutico, uno de los cuatro pilares del programa, junto con las vacunas, el diagnóstico y los sistemas de salud.

Los anticuerpos monoclonales parecen ser un tratamiento prometedor y se sumaría al esteroide dexametasona, en la canasta de medicamentos.

Un portavoz de Unitaid, hablando en nombre de ACT-A, explicó a Health Policy Watch que “lo que estamos haciendo en este caso de inversión es preparar el terreno para que, cuando se demuestre que un determinado medicamento es eficaz y obtenga el visto bueno de la OMS, estemos listos para empezar".

El portavoz agregó que “El ACT-Accelerator analizó la línea de tratamiento para identificar tratamientos prometedores con sólidos datos de eficacia y seguridad clínica que podrían ampliarse”.

Después de este análisis, los anticuerpos monoclonales (mAb) y las terapias reutilizadas comprobadas como los corticosteroides (dexametasona e hidrocortisona) son las opciones más prometedoras hasta ahora, detalló.

“El pilar es preparar diferentes vías para respaldar el acceso a mAbs, así como monitorear el proceso y mantener la flexibilidad para invertir y respaldar otras terapias prometedoras", completó.

Un portavoz del laboratorio Roche explicó a Health Policy Watch que “como parte de nuestro compromiso de abordar la pandemia, hemos tenido discusiones preliminares con socios de ACT-Accelerator sobre el plan de acceso para anticuerpos REGN-COV2”.

“Estas discusiones se realizaron en el contexto del desarrollo y producción de terapias COVID-19, que eventualmente podrían agregarse a la planificación de ACT-A”, completó el portavoz.

Mientras tanto, una alianza de los dieciocho fabricantes de medicamentos genéricos más grandes del mundo se comprometió a trabajar con la organización sin fines de lucro Medicines Patent Pool (MPP), con sede en Ginebra, para acelerar la entrega de medicamentos COVID 19, incluidos los anticuerpos monoclonales en países de ingresos bajos y medianos.

“Creemos firmemente que la colaboración es la única manera de superar esta pandemia” y prometieron aportar su experiencia “para la fabricación y distribución de medicamentos de calidad garantizada”, en la carta firmada por los principales fabricantes de genéricos como Adcock Ingram, Celltrion, Sun Pharma y Natco.

La declaración coincidió con la reanudación de la 73 Asamblea Mundial de la Salud, la semana pasada en Ginebra, en cuyo transcurso los países de menores recursos se sintieron frustrados porque no hubo acciones concretas para garantizar el acceso equitativo de las vacunas, excepto las buenas intenciones.

La alta retórica sobre los bienes públicos mundiales y la solidaridad en la respuesta al COVID 19 no ha sido acompañada de una acción concreta sobre el intercambio de conocimientos y derechos de propiedad intelectual para facilitar la transparencia profunda de tecnología”, lamentó Thiru Balasubramaniam, representante en Ginebra de la OnG global Knowledge Ecology International (KEI).

El representante de la afamada OnG de origen estadounidense reclamó que “los gobiernos y organizaciones filantrópicas deberían usar su influencia financiera para permitir el intercambio de conocimientos y derechos sobre datos y patentes, para tecnologías relacionadas con COVID 19”.