VIAGRA, EL PELIGROSO MEDICAMENTO ESTRELLA DEL MERCADO

 

   

La pastilla azul del Viagra sigue siendo el medicamento estrella del mercado farmacéutico e incrementó sus ventas alrededor de 20 por ciento en siete años,  informó la Confederación Farmacéutica  Argentina (COFA). Pese a que se  impone su venta por receta archivada, se consigue por internet, kioscos y hoteles alojamiento, alertó la entidad. Los especialistas advierten sobre sus secuelas “muy peligrosas” para la salud.

   El viagra es el vigorizante favorito en la previa del acto sexual, aún para quienes no padecen ningún tipo de disfunción sexual. Por eso la COFA denunció “el crecimiento del mercado ilegal, el abuso y adicción por parte de los pacientes”.

   En los últimos siete años las ventas del Viagra crecieron en Argentina casi un 20 por ciento y según los últimos datos del Observatorio Salud, Medicamentos y Sociedad de la COFA.

   El Observatorio de la COFA precisó que en 2011 se dispensaron 3,5 millones de envases de la droga (de una y dos pastillas). En tanto, en 2012, fueron 3,6 millones las las unidades vendidas, lo que arrojó un crecimiento del 3 por ciento,  mientras que el mercado total (todo tipo de medicamentos) creció un 4% en unidades.

   El sildenafil, principio activo, fue patentado y popularizado con el nombre de Viagra en 1996 por el laboratorio Pfizer, y se vende sólo bajo receta médica archivada. Sin embargo, se comercializa por Internet, kioscos, y hoteles alojamiento.

   “Se estima que el mercado ilegal tendría un volumen igual o mayor al del mercado legal”, aseguró Ricardo Aizcorbe, presidente de la COFA.

   La provincia de Santa Fe anunció que distribuirá un millón de unidades de sildenafil a partir de abril a través de sus hospitales públicos, elaboradas por el laboratorio provincial LIF,  informó el ministro de Salud santafesino, Miguel Cappiello. El funcionario estimó que la producción podría incrementarse si hay pedidos desde otras provincias.

   El funcionario sostuvo que la entrega se realizará "con los controles necesarios para que se haga el uso que se necesita y no el abuso", exigiéndose de una prescripción médica.  

   Aproximadamente 1,8 millones del total de unidades vendidas en el país se expenden en la provincia de Buenos Aires a través de sus 4500 farmacias.

   “Debería existir un control más estricto por parte del farmacéutico. En muchos casos, los pacientes consiguen la droga en farmacias y sin receta”, alertó Pedro Lipszyc, director del departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UBA.

  Carlos Damín, jefe de toxicología del Hospital Fernández opinó que “en la Argentina el Sildenafil se utiliza mal todo el tiempo. Los hombres lo usan sin tener problemas de erección y los adolescentes se inician en la toma por temor a fallar. El consumo de Viagra se transformó en un uso recreativo de la droga”.

  El especialista también alertó que la mezcla con alcohol puede provocar una bajada de tensión (mareos, pérdida de equilibrio), con cuadro sincopal, y posibles arritmias cardíacas”.

  También es muy peligroso mezclarlo con drogas de diseño, como el éxtasis o la ketamina, ya que es muy difícil saber qué contienen y en qué cantidades. “Sólo con que alguna de estas drogas incluyera un vasodilatador para abaratar los costes, el cóctel sería letal. Por ejemplo, ocurre con la sustancia llamada “popper”, advirtió Damín.