OXFAM DENUNCIÓ QUE PAÍSES RICOS YA CONCENTRARON MÁS DE LA MITAD DE LAS VACUNAS DISPONIBLES PARA 2021

Visto: 525

La organización no gubernamental Oxfam calculó que apenas un puñado de países donde reside el 13 por ciento de la población mundial, ya adquirió por anticipado el 51 por ciento de las vacunas COVID disponibles durante el 2021.

La OnG estimó que, de no haber cambios esenciales en la distribución global y en la concentración de mercado de las vacunas COVID como se perfila hasta hora, dos tercios de la población mundial (un 61%) no tendrá acceso a la vacuna antes del 2022.

Oxfam precisó que para septiembre pasado ya se habían firmado contratos de adquisición anticipada de 5.300 millones de dosis de las futuras vacunas COVID, de las cuales 2.700 millones (51%) “han sido encargadas por países, territorios y regiones que representan el 13 % de la población mundial”.

La lista de compradores nominados por Oxfam incluye en el tope a Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea, Hong Kong y Macao, Japón, Suiza e Israel.

Pero la lista de principales compradores también incluye a países en desarrollo como India, Bangladesh, Brasil y México.

Un grupo concentrado de naciones ricas ya había comprado en septiembre más de la mitad de las dosis en preparación de las vacunas contra el COVID-19”, informó Oxfam, precisando que se firmaron acuerdos de venta anticipados con AstraZeneca, Gamaleya/Sputnik, Moderna, Pfizer y Sinovac.

Estados Unidos, con 330 millones de habitantes, ya habían reservado en septiembre 800 millones de dosis de seis diferentes fabricantes.

La Unión Europea, con 450 millones de habitantes, había encargado 1.500 millones de dosis y al día siguiente de conocerse el comunicado del 9 de noviembre de Pfizer anunciando que su vacuna había demostrado eficacia en los ensayos de la fase III, “se abalanzó para asegurarse 300 millones de dosis suplementarias”.

Al lanzar su campaña internacional “Exigimos que la vacuna sea gratuita para todo el mundo” (https://actions.oxfam.org/international/covid-19-vaccine/petition/es/), Oxfam analizó el mal ejemplo de la empresa Moderna, que aun cuando había recibido pedidos de diferentes gobiernos en torno a los 2.500 millones de dólares, optó por “vender a naciones ricas las opciones de compra de toda su producción”.

Según la ONG, el costo de vacunar a toda la población mundial será minúsculo pues estimó que costaría menos del 1% del impacto previsto de la pandemia en la economía mundial.

Pero, “la mitad de la población mundial carece de acceso a los servicios de salud más esenciales, así como a fuentes seguras de agua potable. Millones de personas viven en villas miseria o campos de refugiados superpoblados”, alertó.

Para Oxfam, pese a ese escenario “muchas veces los medicamentos se venden a precios excesivos e inaccesibles” y “los derechos ligados a la propiedad intelectual son utilizados por la gran industria farmacéutica para aumentar enormemente el valor de los mismos en el mercado. Los ejemplos sobran”.

La OnG precisó que la neumonía es la principal causa de mortalidad de niñas y niños menores de 5 años –cerca de 2.000 por día– y existen dos laboratorios que poseen los fármacos apropiados -entre las cuales se encuentra Pfizer- que “se repartieron los derechos de patente y exigieron precios exorbitantes, lo cual causó la muerte de millones de niñas y niñas”.

“Durante toda esta etapa, esas dos multinacionales obtuvieron beneficios de aproximadamente 50 mil millones de dólares por la venta de vacunas contra la neumonía, como lo denunció en diciembre de 2019 la organización Médicos sin Fronteras. Pequeño anticipo de lo que podría suceder en el futuro con la vacuna contra el COVID-19”, fustigó la OnG.

El futuro mercado de la vacuna contra el coronavirus podría valer más de 10.000 millones de dólares al año (unos 8.400 euros), según un análisis de Morgan Stanley y Credit Suisse que publicó el diario Financial Times.

La estimación de los analistas está basada en la posibilidad de que las personas no queden inmunizadas para siempre con una sola dosis de la vacuna, sino que necesiten una o dos dosis de refuerzo cada año, como ocurre habitualmente con la vacuna de la gripe.

"Mi suposición básica en este momento es que se necesitarán vacunas anuales", aseguró Matthew Harrison, analista de Morgan Stanley.

“Si solo las personas que se vacunan contra la gripe también fuesen las que se vacunen contra el COVID-19, el mercado valdría 10.000 millones de dólares en los países desarrollados”, calculó Harrison.