EL PAPA FRANCISCO PIDIÓ VACUNAS PARA TODOS Y CRITICÓ LAS PATENTES

Visto: 644

El Papa Francisco pidió "vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables" y advirtió que el mercado y las leyes de patentes no deberían condicionar la lucha contra la pandemia.

“No podemos ponernos antes que los demás, anteponiendo las fuerzas del mercado y las leyes de patentes a las leyes del amor y la salud de la humanidad", sostuvo Francisco en su mensaje de Navidad.

"Hoy, en este tiempo de oscuridad e incertezas por la pandemia, aparecen diversas luces de esperanza como el descubrimiento de las vacunas, pero para que puedan iluminar al mundo entero deben estar a disposición de todos", afirmó el pontífice en el mensaje enmarcado en la pandemia que dirigió desde el Aula de las Bendiciones del Vaticano.

"No puedo meterme a mí mismo antes que los otros, metiendo a las leyes del mercado y de la invención sobre las leyes del salud y el amor de la humanidad", pidió el Papa en su mensaje de Navidad.

"Ruego a todos, jefes de Estado, empresas y organismos internacionales que promuevan la cooperación y no la competencia, para encontrar una solución para todos, vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados en todas las áreas del planeta", expresó el Papa Francisco.

El Papa argentino emitió el tradicional mensaje "Urbi et Orbi" desde un atril en el interior del Palacio del Vaticano y no lo hizo desde el balcón central de la Basílica de San Pedro ante una multitud de fieles, como es habitual.

"Los más vulnerables y necesitados deben ser los primeros", declaró Francisco en el Salón de las Bendiciones del Vaticano, con sólo 50 empleados del Vaticano que usaban tapabocas.

El Papa bregó porque "el Hijo de Dios renueve en los líderes políticos y de gobierno un espíritu de cooperación internacional, comenzando por la atención de la salud, para que todos tengan asegurado el acceso a las vacunas y al tratamiento".

"Ante un desafío que no conoce fronteras, no podemos levantar muros. Todos estamos en el mismo barco", subrayó Francisco.

"No podemos dejar que los nacionalismos cerrados nos impidan vivir como la verdadera familia humana que somos, ni dejar que el virus del individualismo radical venza y nos haga indiferentes al sufrimiento de hermanos y hermanos", convocó el Papa, que para evitar aglomeraciones de fieles en la plaza San Pedro dirigió el saludo desde el aula ubicada en el interior del Palacio Apostólico y no desde el tradicional balcón central de la Basílica vaticana.

"En este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y los graves desequilibrios económicos y sociales que se han agravado por la pandemia del coronavirus, es aún más importante que nos reconozcamos como hermanos y hermanas", agregó Francisco.

“Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados de todas las regiones del planeta", demandó, por último.