ONU PIDIÓ ACCESO EQUITATIVO A LAS VACUNAS COVID Y MÁS TRANSPARENCIA EN PRECIOS MEDICAMENTOS

Visto: 534

La Asamblea General de la ONU pidió la distribución equitativa de las vacunas COVID, mayor transparencia en el precio de los medicamentos y que se fortalezcan los mecanismos de la OMS para que los países más pobres tengan las mismas oportunidades de los países desarrollados de acceder a sistemas de salud sustentables y universales.

La resolución “Salud mundial y política exterior: fortalecimiento de la resiliencia del sistema de salud mediante una atención médica asequible para todos”, A / RES / 75/130 de la Asamblea General fue adoptada el 14 de diciembre con 181 votos a favor y solo uno en contra de Estados Unidos.

El proyecto fue presentado por Brasil, Guinea Ecuatorial, Fiji, Francia, Indonesia, Malí, Mongolia, Noruega, Senegal, Singapur, Sudáfrica, Tailandia y Vietnam.

La resolución reflejó “el consenso sobre la necesidad de liderazgo continuo, compromiso multilateral y colaboración para abordar la pandemia de COVID-19”, resumió la organización intergubernamental South Centre.

La resolución también pidió apoyo urgente para cerrar la brecha de financiamiento para el Acelerador de Herramientas de Acceso COVID-19 y sus mecanismos como la Instalación de Acceso Global a la Vacuna COVID-19 (COVAX) de la OMS y para respaldar la distribución equitativa de diagnósticos, terapias y vacunas.

“Como en años anteriores, la resolución destaca la necesidad de abordar las inequidades y desigualdades en salud, la importancia de la Agenda 2030 y la ampliación de los esfuerzos para lograr la Cobertura Universal de Salud (CSU), reconociendo que la atención primaria de salud es la piedra angular de un sistema de salud sostenible”, resaltó South Centre.

La resolución instó a los Estados Miembros a fortalecer los sistemas nacionales de salud garantizando una atención médica asequible para todos, con especial atención a la atención primaria de salud, así como la disponibilidad, accesibilidad y asequibilidad de servicios de salud de calidad y medicamentos esenciales, seguros, eficaces, asequibles y de calidad”.

La resolución también convocó a los Estados miembros a que “actúen para garantizar el acceso a los medicamentos como uno de los elementos fundamentales de un sistema de salud sólido basado en la cobertura sanitaria universal”.

En este sentido, South Centre destacó que la resolución reafirmó la Declaración de Doha de la Organización Mundial del Comercio de 2001 sobre el Acuerdo sobre los ADPIC y la salud pública, que “reconoce que los derechos de propiedad intelectual deben interpretarse e implementarse de manera que apoyen el derecho de los Estados miembros a proteger la salud pública y, en particular, promover el acceso a los medicamentos para todos”.

La resolución añadió, a petición de la UE, que las acciones no deben socavar los incentivos a la innovación, una posición sostenida al mismo tiempo en el Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC, que archivó hasta marzo la propuesta de India y Sudáfrica de suspender las patentes farmacéuticas mientras dure la pandemia.

“Es importante destacar que la resolución pide una mayor transparencia de los precios de los medicamentos, vacunas, dispositivos médicos, diagnósticos, productos de asistencia, terapias basadas en células y genes y otras tecnologías sanitarias en toda la cadena de valor, incluso mediante la mejora de las regulaciones, de conformidad con las normas nacionales y regionales, marcos legales y contextos, para abordar la preocupación mundial por los altos precios de algunos productos para la salud”, analizó South Centre.

En este sentido, la resolución alienta a la OMS a continuar convocando el Foro de Precios Justos para discutir la asequibilidad y transparencia de los precios y los costos relacionados con los productos de salud como una de las características fundamentales de un sistema de salud sólido basado en la cobertura universal de salud.

Entre las cuestiones que se impugnaron en la resolución, se encontraba hacer referencia al origen del brote de COVID-19 y a la evaluación independiente en curso de la respuesta sanitaria internacional al COVID-19, porque no estaban incluidas en la resolución.

Estados Unidos se desvinculó de las referencias a la OMS en el texto, en particular la referencia al reconocimiento del papel de liderazgo clave de la Organización Mundial de la Salud dentro de la respuesta más amplia de las Naciones Unidas, y señaló que ha presentado una notificación de retiro de la Organización Mundial de la Salud, que, según el comunicado de Estados Unidos, entrará en vigor el 6 de julio de 2021, completó South Centre.