OMC MANDÓ PATENTES A MARZO: DOS MIRADAS SOBRE PEQUEÑOS AVANCES Y EL VASO MEDIO VACÍO

Visto: 476

La decisión del Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC, de archivar hasta marzo una nueva discusión de la propuesta de India/Sudáfrica de declarar la exención de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) mientras dure la pandemia, ofrece interpretaciones asimétricas, pues algunas rescatan pequeños avances y otras exponen con crudeza la hegemonía de los países desarrollados en el organismo multilateral.

Para la delegación sudafricana, pese a esta nueva postergación (la segunda desde octubre cuando presentó la propuesta), el Consejo de los ADPIC ha ingresado en una dinámica de debates sobre los DPI que impondrá cambios en el futuro, aunque por ahora no fructifiquen en acciones concretas.

Mustaqeem De Gama, consejero de la Misión Permanente de Sudáfrica en la OMC, aseguró al sitio especializado Geneva Health Files, que al margen del resultado inmediato “la idea era realmente abrir un debate sobre aquellos Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) de los que no se habla a menudo, pero que podrían tener una influencia significativa en cómo entendemos el papel y la función de los DPI en la sociedad en general”.

La propuesta de India/Sudáfrica fue co-patrocinada por Eswatini (antiguamente conocida como Suazilandia) y por Kenia, y respaldada por la comunidad de países africanos representados por Tanzania, el grupo de los países menos adelantados representados por Chad, y por Argentina, Bangladesh, Egipto, Honduras, Indonesia, Mali, Mauricio, Mozambique, Nepal, Nicaragua, Pakistán, Sri Lanka y Venezuela.

También recibió un respaldo “condicionado” a consultas con sus respectivos gobiernos por parte de Chile, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Jamaica, Nigeria, Filipinas, Tailandia y Turquía.

“En un acto de prepotencia, de arrogancia y de total falta de solidaridad, los países ricos se negaron”, a discutir la propuesta de Sudáfrica, “porque la propiedad intelectual sigue siendo instrumento de dominación del Norte sobre el Sur, aún en tiempos de pandemia”, denunció, Francisco Rossi de la Fundación Ifarma de Colombia.

Rossi analizó que el rechazo se originó en los países desarrollados, “con la notable excepción de Brasil, que se apartó de los países en desarrollo y respaldó la negativa, en ese esfuerzo de privilegiar las solidaridades ideológicas y políticas sobre las necesidades de su propio país y su propia gente que ya ha hecho tristemente célebre a su gobierno, antiguamente tan combativo en estos temas”.

Misión Salud (Colombia) coincidió que “en las recientes reuniones del Consejo de los ADPIC ha quedado manifiesto que grandes potencias, tanto Estados como multinacionales, posicionan con cada vez más fuerza sus intereses comerciales”.

"Tal vez si tuviéramos un momento multilateral diferente, este tipo de propuestas tendría una mayor posibilidad de implementación; grandes retos son los que nos trae este momento global”, lamentó y al mismo tiempo evaluó como desafío, Misión Colombia.

“Los países hoy dieron una patada en el camino, por así decirlo, incluso cuando el mundo está perdiendo un tiempo crucial en su lucha contra la pandemia con las muertes por COVID-19 aumentando a nivel mundial. Estados Unidos, Canadá y la UE, entre otros, reiteraron su oposición a la propuesta en la reunión formal de hoy, bloqueando cualquier consenso sobre la propuesta”, fue la síntesis del sitio especializado Geneva Health Files que publicó un exhaustivo informe del debate que recién se reanudará en marzo, aunque habrá reuniones “informales” entre enero y febrero en un intento por acercar posiciones.

“Queda abierta la posibilidad de nuevas conversaciones en enero de 2021, aunque los negociadores comerciales les conceden escasas posibilidades de éxito”, escribió Gustavo Capdevilla, corresponsal de la agencia IPS en Ginebra.

Capdevilla, periodista argentino radicado en Europa desde la década del 70, mencionó que “en un acto de franqueza, el representante comercial adjunto de Estados Unidos y jefe de la misión de su país ante la OMC, Dennis Shea, admitió que ´puede ser que las normas de la organización (sobre propiedad intelectual) no hayan sido redactadas con la idea de la pandemia en la mente´, en lo que representó su despedida del cargo por el cambio de gobierno en Washington”.

El periodista recordó que el Tratado de los Aspectos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) fue aprobado en 1994 y entró en vigor junto a los demás acuerdos que dieron nacimiento a la OMC, el 1 de enero de 1995.

“Y a su vez, la primera advertencia formal de la amenaza (de una pandemia) solamente apareció el 28 de septiembre de 2019, en el documento denominado ´Un mundo en peligro´ redactado por la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación de la OMS”, que reúne a científicos internacionales y es copresidida por Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra de Noruega y ex directora general de ese organismo, y por Elhadj As Sy, secretario general de la Cruz Roja Internacional, recordó.

“Los redactores del Tratado ADPIC no pudieron imaginarse lo que sobrevendría tres meses después de la aparición del documento, como presumió Shea. Sin embargo, el embajador saliente insistió en que los acuerdos de la OMC se adecuan a los propósitos de los Estados miembros”, completó Capdevilla.

“Con la mayoría del mundo sin acceso a vacunas para combatir la pandemia, no es de extrañar que las últimas semanas de 2020 hayan sido testigos de una actividad frenética en Ginebra con diplomáticos internacionales, funcionarios de políticas comerciales y de salud, zares de las vacunas luchando para abordar preguntas sobre la demanda insatisfecha”, escribió la periodista Priti Patnaik (@filesgeneva & @pretpat). Mejor conclusión para el año COVID, imposible.