ALIANZA MUNDIAL LANZA CAMPAÑA CONTRA LA FALSIFICACIÓN DE MEDICAMENTOS Y VACUNAS COVID JUNTO CON INTERPOL

Visto: 672

La alianza mundial Fight the Fakes integrada por la industria farmacéutica internacional, asociaciones científicas, de farmacéuticos, de pacientes y cadenas de proveedores, anunció su lanzamiento con la prioridad de combatir la falsificación de vacunas COVID, que en estos momentos es el mercado ilícito al que apuntan las organizaciones delictivas de medicamentos.

“La pandemia de coronavirus ha provocado un marcado aumento de productos médicos falsificados relacionados con COVID-19 que circulan en todo el mundo, lo que pone un enfoque renovado en los peligros para la seguridad del paciente de los medicamentos falsos”, señaló Fight the Fakes Alliance.

La Alianza se formó solo unos días después de que la Interpol, la organización internacional de policía criminal, emitiera una fuerte advertencia a las agencias de aplicación de la ley en sus 194 estados miembros de que las redes criminales estaban trazando planes para atacar las cadenas de suministro de la vacuna COVID-19, física y en línea, interrumpiendo distribución de productos legítimos y sembrando confusión.

Desde el inicio de la pandemia, tanto la Interpol como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) han informado de un aumento sin precedentes de productos médicos falsificados relacionados con COVID-19.

“Mientras los gobiernos se preparan para lanzar vacunas, las organizaciones criminales planean infiltrarse o interrumpir las cadenas de suministro”, advirtió Jürgen Stock, Secretario General de Interpol.

“Durante una crisis de salud pública como la actual pandemia de COVID-19, abordar este flagelo global (de la falsificación) se vuelve aún más agudo y urgente”, advirtió la OCDE a principios de este año.

Fight the Fakes Alliance que trabajará estrechamente con Interpol, “se encuentra en una posición única para abordar de manera integral la creciente carga de medicamentos falsificados”, señaló en el comunicado que acompañó su lanzamiento, el 7 de diciembre pasado.

La Alianza Fight the Fakes tendrá su sede central en Ginebra y cuenta con 16 organizaciones fundadoras que representan a la industria biofarmacéutica, los farmacéuticos, las cadenas mayoristas, universidades y pacientes.

Fight the Fakes Alliance reconoce como predecesora o núcleo fundacional a Fight the Fakes, que durante siete años fue una entidad de base enfocada en la lucha contra los medicamentos falsificados.

En esta nueva versión, ha sumado a otras organizaciones incluida la industria y los proveedores y aspira a combatir el delito con el auxilio de Interpol.

“La FTF Alliance tiene como objetivo ampliar sus esfuerzos de promoción y concienciación a través de campañas y eventos dedicados en las redes sociales, fortaleciendo la capacidad de las organizaciones que trabajan en el área de la calidad de los medicamentos y promoviendo iniciativas para combatir los medicamentos falsificados y deficientes”, resaltó en un comunicado.

“El objetivo final es crear un movimiento mundial de organizaciones con ideas afines para garantizar que este tema reciba la atención que merece en la agenda de políticas de salud mundial”, subrayó.

La alianza afirmó que si bien la falsificación de medicamentos es un problema global, “la carga sigue siendo desproporcionadamente mayor en los países de ingresos bajos y medianos, donde se cree que 1 de cada 10 medicamentos es de calidad inferior o fue falsificado”.

“Casi 170.000 niños mueren anualmente a causa de la falsificación de medicamentos contra la neumonía y los antimaláricos falsificados y de calidad inferior pueden causar hasta 116.000 muertes por malaria al año en África subsahariana. Los limitados datos disponibles sobre este tema significan que las cifras conocidas representan casi con certeza solo una fracción de la verdadera carga de medicamentos falsificados en todo el mundo”, reforzó.

La pandemia de COVID-19 ha concentrado la atención en los peligros de los medicamentos falsificados y ha subrayado el impacto devastador que tienen en los países de ingresos altos y bajos por igual.

Los productos falsos relacionados con COVID-19 reportados en lo que va de año incluyen equipos de protección personal, como mascarillas quirúrgicas, desinfectantes para manos y guantes, así como pruebas de diagnóstico, posibles tratamientos e incluso “curas”.

“Dado que las vacunas COVID-19 ingresarán al mercado en las próximas semanas y meses, el riesgo de que se anuncien versiones falsificadas de dichas vacunas es inminente, lo que enfatiza la naturaleza urgente del trabajo que FTF Alliance se propone emprender”, alertó la Alianza.

Adam Aspinall, director sénior de acceso y gestión de productos de Medicines for Malaria Venture (MMV) y presidente recién elegido de la FTF Alliance, declaró: “Con la pandemia de COVID-19 en curso y el aumento de medicamentos falsificados ahora y en el futuro, nuestros esfuerzos combinados para mitigar, controlar y, en última instancia, erradicar el daño que causan a la salud y la vida de los pacientes, son más cruciales que nunca”, subrayó.

La membresía de FTF Alliance está abierta a organizaciones comerciales y sin fines de lucro, así como a instituciones académicas y grupos de jóvenes.

 Las empresas del sector privado podrán unirse a la Alianza como socios corporativos a través de un esquema de membresía separado.

Entre los miembros fundadores figuran la International Federation of Pharmaceutical Manufacturers & Associations (IFPMA), Medicamentos para la malaria Venture, la Federación Mundial del Corazón, la Farmacopea de Estados Unidos, la International Federation of Pharmaceutical Wholesalers (IFPW), la empresa de servicios y normas de calidad para suministros GS1, la European Medicines Verification Organisation (EMVO), el King's College de Londres, la University College de Londres, la National Association of Boards of Pharmacy (NABP), la International Pharmaceutical Students' Federation  (IPSF), la Alianza Internacional de Organizaciones de Pacientes (IAPO) y el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE).

“En el entorno actual de desinformación, la llamada 'infodemia' por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es particularmente importante prevenir la fabricación y el comercio de vacunas COVID-19 falsificadas, ya que tienen el potencial de socavar la confianza en medicina, profesionales de la salud y sistemas de atención médica en su conjunto ”, reseñó a Health Policy Watch la nueva vicepresidenta y directora de asociaciones y programas de la Alianza en la Federación Mundial del Corazón, Andrea Vassalotti.

"La amenaza de los medicamentos falsos no conoce fronteras", dijo Miriam Holm, codirectora de la Secretaría para la Lucha contra las Falsificaciones, en un podcast presentado por la profesora del King's College de Londres, Bahijja Raimi-Abraham. "Creo que es sólo cuestión de unas pocas semanas hasta que tengamos en circulación vacunas COVID falsas".

“Hemos unido fuerzas con la Campaña Fight the Fakes para crear conciencia sobre los peligros de los medicamentos falsificados”, afirmó el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), miembro de la nueva alianza, en un comunicado.

"El CIE apoya las iniciativas internacionales para combatir la falsificación e insta a las enfermeras y las asociaciones nacionales de enfermeras a colaborar con farmacéuticos, médicos y otros para difundir información precisa sobre la detección y eliminación de medicamentos falsificados", reforzó en un comunicado.

Si bien los países de ingresos bajos y medianos con sistemas regulatorios más débiles han sido los objetivos más habituales del comercio de medicamentos falsificados, los países de ingresos altos tampoco son inmunes.

Eso fue evidente cuando surgieron noticias sobre ciberataques dirigidos a las redes de distribución de vacunas en los Estados Unidos, luego de la aprobación esperada de la vacuna COVID de Pfizer.

Según la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad, que opera bajo el Departamento de Seguridad Nacional, los actores cibernéticos se hacían pasar por una empresa biomédica en correos electrónicos de phishing, cuyo objetivo era robar credenciales de inicio de sesión de ejecutivos y funcionarios de empresas y organizaciones gubernamentales involucradas en la distribución de las vacunas.

Uno de los objetivos de los piratas informáticos era la interrupción de los procesos sensibles de la cadena de frío de las vacunas de Pfizer.

El proceso de cadena de frío es el sistema de refrigeración crítico para el almacenamiento, transporte y distribución de las vacunas y especialmente de las vacunas de ARNm, como las desarrolladas por Pfizer y Moderna, que requieren de temperaturas bajo cero.