CASI 100 MIL MILLONES DE EUROS DE FONDOS PÚBLICOS GASTADOS EN VACUNAS Y TERAPIAS COVID

Visto: 426

Los gobiernos han gastado al menos 93.000 millones de euros de fondos públicos en vacunas y terapias COVID-19 a nivel mundial desde el comienzo de la pandemia, calculó un estudio de la Fundación kENUP.

La mayoría de los fondos públicos destinados a los fabricantes de vacunas se originaron en países de altos ingresos, con un 32% invertido por Estados Unidos, 24% por la UE y 13% por Japón y Corea del Sur, precisó la Fundación kENUP, organización europea sin fines de lucro, que apoya la innovación basada en la investigación en las industrias de la salud.

Fundación kENUP, socio principal de EIT Health, la Comunidad de Conocimiento e Innovación del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología, detectó que en 11 meses, el sector público invirtió fuertemente en el desarrollo de vacunas, con un compromiso del 95% - 88,3 mil millones de euros- del gasto total, mientras que solo el 5% de los fondos se gastó en terapéutica.

Sorprendentemente, la mayoría de las inversiones realizadas por los gobiernos en vacunas se realizaron en pequeñas y medianas empresas (PYME) y corporaciones con un valor de mercado entre 2 mil millones y 10 mil millones dólares. Solo el 18% de los fondos públicos de COVID-19 se destinaron a grandes fabricantes de productos farmacéuticos.

“Para las vacunas, excepcionalmente, los gobiernos invirtieron el 71% o al menos 63.100 millones de euros en pequeñas y medianas empresas (pymes) y midcaps. Solo el 18% de los fondos se destinó a las grandes farmacéuticas, lo que subraya la importancia de las pymes para impulsar la innovación”, expuso el estudio de la fundación con sede central en Malta.

“Las inversiones públicas han sido fundamentales para apoyar la innovación en la lucha contra el coronavirus”, afirmó Holm Keller, presidente de la Fundación kENUP.

El nuevo mecanismo Advance Market Commitment (AMC), un acuerdo legalmente vinculante que adelanta fondos para subsidiar la compra de dosis de vacunas antes de su disponibilidad, fue ampliamente utilizado por los estados y apoyado por la instalación COVAX patrocinada por la OMS para acelerar la disponibilidad de vacunas, especialmente para países de ingresos bajos y medianos.

El 93% de la financiación (86.500 millones de euros) se comprometió a través de AMC y se llevó a cabo a través de varios esfuerzos nacionales, multilaterales y globales para acelerar el desarrollo, la fabricación y la distribución de vacunas COVID-19, como a través de la Operación Warp Speed ​​en Estados Unidos, la Comisión Europea y la instalación COVAX Facility.

Si bien la inversión en vacunas COVID-19 ha dado como resultado un progreso sin precedentes, con más de 40 países vacunando a sus poblaciones con cinco vacunas diferentes, apenas un año después del primer caso registrado de SARS-CoV2, el lanzamiento de vacunas en países de ingresos bajos y medios ha aún no ha comenzado y el logro mundial de la inmunidad colectiva es todavía un objetivo bastante distante, señaló el estudio.

“Para acortar el tiempo hasta el lanzamiento generalizado de vacunas, es especialmente importante una mayor inversión en terapéutica”, propuso Keller.

“Paralelamente, se necesita un plan público específico de preparación para una pandemia que permita que las vacunas y las terapias estén fácilmente disponibles a menores costos de desarrollo para cualquier tipo de patógeno pandémico", agregó el presidente de la Fundación kENUP.

La conclusión de Keller y la Fundación kENUP está respaldada por varios expertos. "Es muy importante mantener el flujo de nuevas terapias potenciales contra COVID19", dijo Connor Bamford, investigador del Centro de Medicina Experimental de la Queen's University de Belfast.

“El virus SARS-CoV2 se ha aprovechado de la susceptibilidad humana y simultáneamente ha evolucionado para evadir la inmunidad protectora”, agregó Sir Stephen Holgate, profesor de inmunofarmacología en la Universidad de Southampton, en un artículo de opinión publicado en The Independent.

"Es absolutamente esencial que demos prioridad a la investigación para ayudar a las personas enfermas a mejorar, así como para prevenir que se enfermen en primer lugar", completó Holgate.