OMS RECONOCE DESIGUALDAD EN LA DISTRIBUCIÓN DE LAS VACUNAS, QUE YA PARECE IRREMEDIABLE

Visto: 587

"La escalada de los acuerdos bilaterales" entre las compañías farmacéuticas y los estados miembros de la OMS, ha relegado y desfondado la plataforma COVAX que fue pensada para la distribución equitativa de vacunas COVID, reconocieron funcionarios de la organización, durante la reciente 148 reunión de su Junta Directiva.

Durante las deliberaciones de la Junta Directiva se produjeron dos noticias que se interpretaron como de respaldo a la actual conducción de la OMS: Estados Unidos, que nunca se fue del todo con el presidente Trump, se incorporó a COVAX apenas asumió Joe Biden, y Pfizer anunció que proveerá a la plataforma de 40 millones de dosis.

Se insta a los países con acuerdos bilaterales a ser transparentes con COVAX para que sepamos qué vacunas van a dónde y podamos estar seguros de que se atiende a los que no reciben servicio en lugar de que a algunos países se les atienda doble”, reclamó Bruce Aylward, asesor especial del Director General de la organización.

Aylward aseguró que COVAX podría comenzar en lo inmediato a distribuir vacunas, pero necesita alrededor de 8 mil millones de dólares para la logística y además que se aceleren los tiempos de regulaciones locales.

"La demanda insatisfecha ahora de vacunas, la evolución de las mutaciones virales y la escalada de acuerdos bilaterales, todos requieren que ajustemos nuestra estrategia y necesidades para 2021", enfatizó Aylward.

No hay duda de que podemos lograr la visión del Director General de la OMS de que todos los países vacunen a sus poblaciones de mayor riesgo antes del Día Mundial de la Salud [7 de abril], que está a solo un par de meses de distancia, pero para lograr esa ambición se requerirá un nuevo nivel de cooperación y coordinación a medida que avanzamos”, pidió Aylward.

La plataforma COVAX -a que se incorporó Estados Unidos apenas asumió Joe Biden la presidencia- fue cuestionada sobre su capacidad para entregar vacunas a los Estados miembros que no acudieron a acuerdos bilaterales con los laboratorios proveedores.

Uno de los que se quejó fue el médico austriaco y representante regional de la OMS, Clemens Martin Auer: “COVAX es lento. No ha cerrado una cantidad crucial de contratos y, por lo tanto, una cantidad sustancial de vacunas no se está entregando a tiempo a los estados miembros”.

El austriaco Auer, quien también es copresidente de la junta del grupo de adquisición de vacunas de la UE, aseguró que los países comunitarios se habían estado reuniendo hasta tres veces por semana desde junio para armar una amplia cartera de vacunas, pero la gestión de COVAX carecía de transparencia sobre su programa de adquisiciones.

“Cualquier sugerencia de que COVAX no está en funcionamiento debe ser examinada, ya que la instalación está operativa", respondió Aylward.

Auer también preguntó por qué la dirección de COVAX había decidido inicialmente excluir las vacunas de ARNm producidas por Pfizer y Moderna, que han sido las primeras en recibir aprobaciones regulatorias europeas y estadounidenses; “¿Cuáles eran los planes de entrega de COVAX y cuántas dosis de vacunas podían esperar los estados miembros?”, interrogó.

Aylward respondió a las críticas de Auer que Moderna “ni siquiera ha presentado un expediente completo sobre su producto para la revisión de la OMS, a pesar de que ha sido aprobado en Europa, Reino Unido, Estados Unidos y Suiza”.

También aseguró que la alianza mundial GAVI -copatrocinante de COVAX- tiene "145 millones de dosis contratadas para su liberación durante el primer trimestre de este año".

Las críticas a COVAX fueron abonadas por un informe del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta a la Pandemia que durante la reunión de la Junta Directiva presentó una serie de observaciones mordaces sobre el manejo global de la pandemia por parte la OMS, incluyendo que su respuesta ha "profundizado las desigualdades", el sistema mundial de alerta ante una pandemia “no es adecuado para su propósito”, y que la organización ha tenido “poca capacidad para hacer el trabajo que se espera de ella”.

El informe del panel de once expertos internacionales también observó que “las desigualdades tanto dentro como entre las naciones han empeorado a medida que las personas vulnerables y marginadas en varios países se han quedado sin acceso a la atención médica, no solo para tratar el contagio por COVID, sino también porque los sistemas de salud se han visto desbordados, dejando a muchos fuera de la atención y los servicios básicos”.

El Panel Independiente para la Preparación y Respuesta a la Pandemia informó que desde el 17 de enero, 50 países han comenzado a administrar vacunas. 40 de ellos eran países de ingresos altos, y el 95% de los 40 millones de dosis de vacunas que se estima que se han dispensado hasta ahora se hicieron en solo 10 países.

Numerosos estados miembros, incluidos Australia, Bangladesh, China y Nueva Zelanda, expresaron su preocupación por el acceso desigual a la vacuna.

En representación de la región africana, Botswana pidió "solidaridad mundial para priorizar la inversión en vacunas COVID-19 asequibles y seguras y una asignación equitativa, basada en el principio de equidad".

Lemogang Kwape, Ministro de Asuntos Internacionales y Cooperación de Botswana, describió la “gran desigualdad en la disponibilidad de la vacuna COVID-19” como un problema de salud pública y la situación de Africa durante la pandemia se ha visto afectada por la escasez de equipos de protección personal, ventiladores y otros artículos médicos esenciales, lamentó.

Brasil se sumó al pedido de “acciones para garantizar el acceso equitativo a los productos y tecnologías de COVID-19”.

“En esta coyuntura crítica, se debe hacer un fuerte llamado a los miembros, la OMS, a otras entidades internacionales y a las compañías farmacéuticas para que cumplan íntegramente y con urgencia sus promesas y compromisos con la distribución justa y equitativa de las vacunas COVID. en todas partes”, reclamó la Embajadora Maria Nazareth Farani Azevêdo, Representante Permanente de Brasil ante la ONU en Ginebra.

El mundo está “al borde de una catástrofe y un fracaso moral, y el precio de este fracaso se pagará con las vidas y los medios de subsistencia de los países más pobres del mundo”, fue el lapidario mensaje del Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la apertura de los debates de la Junta Directiva.

Durante su discurso en el día inaugural de los maratónicos debates que aguardaban a la Junta Directiva, el Director General de la OMS señaló que “se han administrado más de 79 millones de dosis de la vacuna en al menos 49 países de ingresos más altos, mientras que solo 25 dosis se han dado en un país de bajos ingresos ".

Algunos estados miembros de la OMS, incluido el ministro de Salud de la India, Harsh Vardhan, enmarcaron las campañas de vacunación en curso como el vaso "medio lleno", comentario que coincidió con el lanzamiento de la campaña de vacunación en su país la más grande del mundo con un objetivo inicial de 300 millones de trabajadores de la salud y grupos poblacionales en situación de riesgo, aunque solo la mitad de esos trabajadores indios accedieron a vacunarse en la primera etapa.

Tedros expresó los profundos rumores de insatisfacción que se hacen eco entre los altos funcionarios de la OMS por la forma en que la instalación COVAX copatrocinada por la OMS está siendo marginada por la prisa de los países, e incluso de los bloques de países, para organizar sus propios acuerdos de vacunas.

De hecho, esa fiebre, que comenzó con Estados Unidos, la Unión Europea y otros países ricos, ahora incluye a Sudáfrica, Brasil, India y, más recientemente, a la Unión Africana, que anunció la semana pasada que había obtenido pedidos anticipados por 270 millones de dosis de vacunas de los fabricantes por fuera del marco de COVAX.

A principios de este mes, Sudáfrica también anunció que había organizado sus propias compras de vacunas, siguiendo a India y Brasil.

“Algunos países y empresas continúan dando prioridad a los acuerdos bilaterales, evitando COVAX, aumentando los precios e intentando saltar al frente de la cola”, lamentó Tedros, y señaló que el año pasado se firmaron 44 acuerdos de este tipo.

“La situación se ve agravada por el hecho de que la mayoría de los fabricantes han priorizado la aprobación regulatoria en los países ricos donde las ganancias son más altas en lugar de presentar expedientes completos a la OMS”, agregó. 

La falta de comunicación de los productores farmacéuticos, advirtió, también podría retrasar la aprobación de la OMS de las vacunas que se implementarán a través de COVAX.

“Esto podría retrasar las entregas de COVAX y crear exactamente el escenario que COVAX fue diseñado para evitar al acaparar un mercado caótico, una respuesta descoordinada y perturbación continua, social y económica”, subrayó.

El Director General de la OMS pidió a los países y productores farmacéuticos que "cambien las reglas del juego de tres maneras", incluso informando de manera transparente a COVAX sobre la naturaleza de sus acuerdos bilaterales, "incluidos los volúmenes, los precios y las fechas de entrega".

También pidió a los países con voluminosos pedidos de vacunas que "compartan sus propias dosis con COVAX, especialmente una vez que hayan vacunado a sus propios trabajadores de la salud y poblaciones en riesgo, para que otros países puedan hacer lo mismo".

Y pidió a los productores de vacunas farmacéuticas que "proporcionen a la OMS datos completos para revisión regulatoria en tiempo real para acelerar la aprobación ... para priorizar el suministro de COVAX en lugar de nuevos acuerdos bilaterales", así como para permitir que los países compartan cualquier dosis adicional con COVAX.

“Mi desafío para todos los estados miembros es asegurar que para cuando llegue el Día Mundial de la Salud el 7 de abril, las vacunas COVID-19 se están administrando en todos los países, como un símbolo de esperanza por superar, tanto la pandemia y las desigualdades que están en la raíz de tantos desafíos de salud mundial”, pidió Tedros.

IFPMA - Preocupaciones sobre la velocidad del acceso "potencialmente engañosas"

Las preocupaciones de la OMS y las OnGs sobre la falta de acceso rápido a las vacunas en los países de ingresos bajos y medianos (PIBM) "son potencialmente engañosas y podrían obstaculizar, en lugar de ayudar, este esfuerzo sin precedentes de colaboración y solidaridad global", respondió el director de la Federación Internacional. de Asociaciones y Fabricantes de Productos Farmacéuticos (IFPMA), Thomas Cueni, en una extensa respuesta a las declaraciones del Director General de la OMS.

“Los gobiernos de todo el mundo, tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo, han pasado de la noche a la mañana de la preocupación por la vacilación de las vacunas a una gran ansiedad por implementar la distribución. La urgencia política es comprensible, es importante recordar que el lanzamiento de las vacunas COVID-19 aprobadas tiene solo unas semanas. En ese tiempo, los acontecimientos se han desarrollado rápidamente; con un par de otras vacunas obteniendo aprobación, y más por venir”, afirmó en su respuesta.

“Si bien no hay lugar para la complacencia, es importante señalar que esta es la primera emergencia de salud mundial en la que se están implementando nuevas vacunas en los países de ingresos bajos y medianos aproximadamente al mismo tiempo que en los más ricos”, aseguró Cueni, señalando en contraste con otras pandemias, “en las que los productos de salud vitales tardaron años en llegar a los países pobres”.

Según un informe de la OnGs global Oxfam, nueve de cada 10 personas en los países pobres no tendrán acceso a la vacuna contra la Covid 19 durante 2021.

Oxfam estimó que en 67 países solo podrán vacunarse una de cada 10 personas, “a menos que los gobiernos y la industria farmacéutica tomen medidas urgentes para asegurarse de que se produzcan suficientes dosis”.

Anna Marriott responsable de políticas de salud de Oxfam, afirmó “que nadie debería quedarse sin vacuna por culpa del país en el que vive o por la cantidad de dinero que tiene en el bolsillo”.

 “A menos que algo cambie dramáticamente, miles de millones de personas en todo el mundo no recibirán vacunas seguras y efectivas contra la Covid19 en los próximo años”, vislumbró.

Heidi Chow, de Global Justice Now añadió que “todas las empresas farmacéuticas y las instituciones de investigación que trabajan en una vacuna deben compartir la ciencia, los conocimientos tecnológicos y la propiedad intelectual que subyacen a su vacuna para que puedan producir dosis seguras y eficaces”.

“Los gobiernos también deben asegurarse de que la industria farmacéutica antepone la vida de las personas a sus propios beneficios”, completó.

PFIZER SE INCORPORA A COVAX CON 40 MILLONES DE DOSIS

Pfizer/BioNTech anunció durante la reunión ejecutiva de la OMS que había acordado la venta a la plataforma COVAX de 40 millones de dosis de su vacuna, a un precio diferencial y destinadas a países de medianos y bajos ingresos

El anuncio conjunto del director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, y Tedros Adhanom Ghebreyesus, constituye un gesto simbólico por la mínima cantidad de vacunas que compromete con COVAX, pero de impacto político rutilante para la actual condición de la OMS que ha tomado aire también con el regreso pleno de Estados Unidos a la organización.

“Pfizer y BioNTech han llegado a un acuerdo de compra anticipada con la instalación de COVAX por hasta 40 millones de dosis iniciales de nuestra vacuna”, declaró Bourla, al anunciar el acuerdo en la reunión informativa de la OMS. “Esperamos que las primeras dosis se entreguen en el primer trimestre de este año, una vez que finalicemos los acuerdos con UNICEF”, calculó.

UNICEF está montando el esfuerzo logístico de COVAX sobre la base de su enorme infraestructura mundial existente en transporte, logística y gestión de la cadena de frío, que distribuye y administra vacunas infantiles en todo el mundo cada año.

Otras vacunas en la cartera de COVAX incluyen las candidatas de Johnson & Johnson, Novavax y Sanofi, que aún se encuentran en ensayos de fase 3 y, por lo tanto, aún no han sido aprobadas por ninguna agencia reguladora.