EL COSTO ECONÓMICO DE LA PANDEMIA SERÍA AMORTIGUADO CON UNA VACUNACION GLOBAL

Visto: 516

El costo económico para los países desarrollados que practican el “nacionalismo de las vacunas” podría trepar hasta 5 billones de dólares, en comparación con los 38 mil millones que costaría financiar el ACT Accelerator de la OMS, que se propone como una herramienta eficaz para garantizar vacunas para todos.

La comparación de costos se desprende del estudio encargado por la Fundación de Investigación de la Cámara de Comercio Internacional (ICC Research Foundation) y difundido durante la reunión reciente del Consejo Ejecutivo de la OMS.

El estudio ha descubierto que la economía mundial puede perder hasta 9,2 billones de dólares si los gobiernos no garantizan el acceso de las economías en desarrollo a las vacunas COVID-19, y la mitad de esas pérdidas recaerían en las economías avanzadas.

Los países ricos que persiguen el “nacionalismo de las vacunas” cuando sus socios comerciales no tienen acceso a esas mismas vacunas COVID-19 “pagarán un precio económico mucho más alto que si invierten para garantizar que todos los países tengan acceso a las vacunas”, subrayó el estudio exhaustivo de la ICC.

En contraste, el costo total de financiar el Acelerador de acceso a las herramientas COVID-19 (ACT), la plataforma global liderada por la OMS para garantizar el acceso equitativo a las vacunas, pruebas y tratamientos COVID-19, es de 38 mil millones de dólares.

El estudio demuestra claramente el beneficio económico de invertir en el Acelerador de acceso a herramientas COVID-19 (ACT), la colaboración global para acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las pruebas, tratamientos y vacunas COVID-19.

El ICC en el resumen del estudio aseguró que “si bien otros análisis han destacado los costos económicos del nacionalismo de las vacunas, este nuevo estudio es el primero en incorporar choques de oferta y demanda, nacionales y extranjeros, a nivel sectorial, para una economía abierta que opera dentro de las cadenas de suministro globales”.

 El análisis integrado muestra todas las posibles ramificaciones del nacionalismo de las vacunas, que es significativamente más alto que en las mejores estimaciones anteriores.

El documento demuestra los costos económicos de la distribución subóptima de la vacuna al sistema de comercio internacional a escala global, mostrando que incluso si un país en particular tiene acceso a la vacuna, "experimenta una recuperación lenta con un lastre para su PIB si sus socios comerciales no tienen tal acceso”.

“Sorprendentemente, una inversión de 27.200 millones de dólares por parte de las economías avanzadas (el déficit de financiación actual para capitalizar completamente ACT Accelerator y su pilar de vacunas COVAX) es capaz de generar retornos de hasta 166 veces la inversión”, comparó.

El estudio también muestra que aquellas economías y sectores con un alto grado de exposición internacional serán los más afectados por las pérdidas económicas.

Por ejemplo, el costo estimado para la economía de Estados Unidos es de 45 mil millones a 1,38 billones de dólares.

El costo económico esperado para el Reino Unido es de 8.5 a 146 mil millones de dólares.

El costo esperado para Alemania es de 14 a 248 mil millones de dólares.

Entre las principales economías avanzadas más afectadas se encuentran muchos países europeos (incluidos Bélgica, Francia, Alemania, los Países Bajos), Noruega, Suiza, el Reino Unido y Estados Unidos que podrían perder hasta el 3,9 por ciento de su PIB en relación con un escenario en donde todos los países estuviesen vacunados.

Estos costos son de magnitud mayores que los estimados por estudios anteriores, que calcularon los costos de la inacción entre 119 mil y 153 mil millones en 2021 y hasta 466 mil millones para 2025 (Duke Health, Eurasia Group, RAND).

Esto se debe a que el nuevo estudio está calibrado para un gran conjunto de países y sectores, incorporando plenamente el comercio internacional y la red de producción”, explicaron los autores.

El estudio confirma además una clara relación positiva entre el costo económico de la distribución desigual de vacunas y los vínculos comerciales: cuanto más abierta es una economía, más fuerte es el incentivo económico que debería tener para garantizar que los socios comerciales tengan acceso a las vacunas.

Ninguna economía es una isla”, concluyó el informe, parafraseando al poeta inglés John Donne (1572-1631): “Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”.

Las pérdidas económicas de la pandemia solo pueden mitigarse mediante una coordinación multilateral que garantice el acceso equitativo a vacunas, pruebas y tratamientos”, afirmó Ṣebnem Kalemli-Özcan, profesor de Economía y Finanzas en la Universidad de Maryland, College Park, y uno de los autores del estudio.

Ṣebnem Kalemli-Özcan agregó que “ninguna economía puede recuperarse por completo hasta que tengamos un acceso global equitativo a vacunas, terapias y diagnósticos. El camino en el que estamos nos lleva a un menor crecimiento, más muertes y una recuperación económica más prolongada".

John WH Denton, secretario General de la ICC, subrayó que “el nuevo año nos presenta la oportunidad de corregir el rumbo: dejar al pasado el nacionalismo de las vacunas y garantizar que los esfuerzos multilaterales cuenten con la financiación y el apoyo necesarios para tener éxito”.

“Como muestra este estudio, garantizar el acceso equitativo a las pruebas, tratamientos y vacunas de COVID-19 no solo es lo correcto; hacer lo contrario es económicamente irresponsable. Las empresas internacionales necesitan un ACT Accelerator totalmente financiado”, agregó.

“Este no es un acto de caridad. Esto es sentido común económico”, completó Denton.

Terry McGraw, el presidente de la Fundación de Investigación de la ICC, agregó que “este informe demuestra las interdependencias económicas de los países desarrollados y en desarrollo y el requisito esencial de que trabajemos juntos para coordinar multilateralmente la distribución de vacunas, pruebas y terapias”.

“Nosotros, en la comunidad empresarial, nos comprometemos a hacer nuestra parte para facilitar esta solución ética, humanitaria y económica a la pandemia lo más rápido posible", prometió.

Los investigadores del ICC realizaron un seguimiento de las redes de producción y comercio de 65 países en 35 sectores, modelando tres escenarios diferentes de acceso a vacunas y bloqueo.

Llegaron a la conclusión de que la pérdida global del PIB si las vacunas no están ampliamente disponibles “es mayor que el costo de fabricación y distribución de vacunas a nivel mundial”.

Nuestras estimaciones sugieren que hasta el 49 por ciento de los costos económicos globales de la pandemia en 2021 correrán a cargo de las economías avanzadas, incluso si logran la vacunación universal en sus propios países”, alertó el informe.

El estudio explica que las economías avanzadas están "estrechamente conectadas con socios comerciales no vacunados que consisten en un gran número de mercados emergentes y economías en desarrollo".

“Por lo tanto, las devastadoras condiciones económicas en estos países bajo la pandemia en curso también pueden causar un lastre no despreciable en las economías avanzadas”, advirtió el estudio.

En este escenario, la demanda de bienes disminuiría en los países más afectados y su capacidad de producción se debilitaría, lo que afectaría su capacidad para suministrar bienes y materiales que necesitan las economías avanzadas.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reforzó que "esta investigación muestra un fracaso económico potencialmente catastrófico".

En verdad, nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo", reclamó.

Informe completo: https://drive.google.com/file/d/14gEo1L1iWh5DINHEF6s_bkuRZ1BrmnhE/view?usp=sharing