PAMI Y LA INDUSTRIA ACORDARON UNO POR CIENTO DE AUMENTO

Visto: 571

El PAMI y la industria acordaron el incremento del uno por ciento en el precio de venta de los medicamentos a los afiliados a la obra social a partir del cinco de febrero, tal como contemplaba la prórroga del Convenio que rubricaron el 31 de diciembre.

El incremento se suma al 7,2 por ciento autorizado a partir del primero de enero y se inscribe en el acuerdo firmado en diciembre entre PAMI y los prestadores.

El uno por ciento es una actualización del PVP (precios venta PAMI) calculado sobre los precios al 31 de diciembre.

Ambas partes acordaron al prorrogar el Convenio contemplar un aumento adicional si la inflación superaba el porcentaje previsto al momento de rubricarse el acuerdo.

El aumento, entonces, compensa la inflación de diciembre que fue un punto y medio por encima de lo que se había previsto.

En consecuencia, la actualización del 7,2 por ciento a partir del primero de enero, se transformó en el 8,2 por ciento con la sumatoria de un punto adicional desde el 5 de febrero.

El punto de aumento compensa el desfase entre la inflación prevista y la que finalmente oficializó el INDEC.

Es decir, que los precios de venta PAMI a partir de ahora son los del 31 de diciembre mas el 8,2 por ciento.

La próxima actualización será en marzo tal como estaba previsto, calculando la inflación acumulada de enero y febrero.

El convenio entre la obra social de los jubilados y los prestadores fue prorrogado horas antes de que finalizara el año introduciendo la actualización del denominado PVP (precio de venta PAMI).

Las partes deben sentarse a discutir el nuevo Convenio y está previsto que las primera reuniones comiencen luego del feriado largo de Carnaval.

El PAMI y los prestadores no pudieron superar durante las discusiones de diciembre pasado sus diferencias y se dispuso una nueva prórroga.

El término correcto que utilizan las partes es adenda que equivale a la prórroga vigente desde el primero de enero y que se extenderá hasta el 31 de marzo.

Pero, en algún momento hay que comenzar a discutir el nuevo Convenio y será después del feriado largo de Carnaval.

La discusión de diciembre terminó empantanada y de persistir ambas partes en la confrontación de dos modelos divergentes, es imposible pronosticar que esta vez se avance mucho más en las negociaciones.

Como en una partida de ajedrez, con los mismos jugadores y las mismas aperturas….todo indica de nuevo tablas.

Durante las rondas de negociación de diciembre – que fueron escasas a causa de los feriados- la prioridad fue la continuidad sin ruptura. Pese a las disidencias, nadie se acercó peligrosamente a los bordes del acantilado.

PAMI presentó un modelo ambicioso que hubiese requerido de más tiempo de análisis técnicos y fue evidente desde el primer día que nadie podía aspirar a su aprobación inmediata.

La industria presentó su modelo de Convenio y los farmacéuticos introdujeron su propia propuesta. Todo un abanico extendido entre Navidad y Fin de Año y con poco tiempo de elaboración.

Se supone que PAMI insistirá con ese modelo aunque a sabiendas que la industria y los demás prestadores lo consideraron inaceptable en diciembre.

La diferencia ahora para los actores es que hay margen de tiempo para que se acerquen propuestas y formulas y las partidas en tablas dejen paso a un nuevo Convenio.