VON DER LEYEN ADMITE QUE EUROPA HA SIDO “DEMASIADO OPTIMISTA” CON LAS VACUNAS

Visto: 645

La presidenta de la Comisión Europea, la médica alemana Ursula Von Der Leyen, reconoció que han sido "demasiado optimistas" con la cantidad de vacunas que ya deberían estar disponibles para los países comunitarios y adjudicó a la industria haber sobrevalorado o inflado su capacidad de producción.

"Hemos sido demasiado optimistas con la capacidad de producción y quizás estábamos demasiado seguros de que lo que habíamos encargado y pagado se nos iba a entregar a tiempo", reconoció Von der Leyen durante un debate en el Parlamento Europeo (PE) sobre la estrategia de vacunación en la UE.

"Globalmente hemos subestimado las dificultades que lleva la producción en masa", admitió y añadió que "todavía no estamos en el lugar en el que hubiéramos deseado".

Sus declaraciones fueron realizadas después del anuncio de AstraZeneca de que sólo distribuirá 40 millones de dosis en el primer trimestre -la mitad de lo anunciado- y tras contratiempos por problemas logísticos con el número de vacunas comprometidas por Pfizer-BioNTech, aunque ya subsanados.

La opacidad de los contratos firmados por la Unión Europea con las multinacionales fabricantes de vacunas COVID han originado críticas y pedidos de informes en el Parlamento Europeo.

La CE publicó en enero el contrato con la farmacéutica AstraZeneca censurando precios, cantidades y fechas de entrega.

Sin embargo, los marcadores de Acrobat Reader permitieron conocer que el precio pactado por la vacuna alcanzaba los 870 millones de euros.

Bruselas ha seguido el mismo patrón al publicar el contrato con Sanofi-GSK. La CE afirmó en un comunicado que "la transparencia y la rendición de cuentas son importantes para construir confianza de los ciudadanos europeos", sin embargo, ha justificado esta opacidad alegando que algunas partes del contrato son consideradas "información confidencial".

Según Von der Leyen, desde el principio del año se han distribuido en la Unión Europea 26 millones de dosis y más de 17 millones de personas se han vacunado, aunque aseguró que "todavía tenemos mucho por trabajar para alcanzar nuestro objetivo" de vacunar al 70% de la población a final del verano.

No obstante, la presidenta de la CE defendió la estrategia de haber concretado una negociación única con las empresas farmacéuticas en nombre de los países de la UE: "Fue lo correcto (...) que nosotros, como europeos y europeas, hayamos encargado conjuntamente las vacunas y que hayamos hecho gala de la solidaridad", afirmó.

La médica alemana y presidenta de la CE aseguró que "hubiera sido el final de nuestra comunidad" que "los Estados miembros más grandes hubieran garantizado su distribución de las vacunas y hubieran dejado a los demás en la cuneta".

Von der Leyen reconoció también que "se han cometido errores" en la elaboración del mecanismo de autorización previa a la exportación de las vacunas fuera de la UE, que puso en peligro el Acuerdo de Viernes Santo al haber previsto, en un primer momento, la posibilidad de establecer controles entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. "Lo lamento profundamente", dijo Von der Leyen.

Tras la intervención de Von der Leyen, el líder del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, apoyó la estrategia de vacunación de Bruselas pues "las decisiones clave fueron las correctas", pese a que "la UE también ha cometido errores".

Desde la bancada socialdemócrata, su líder, Iratxe García, pidió calma ante el retraso en la distribución de las vacunas: "Veamos la situación sin agitación", analizó, aunque exigió "saber lo que ha pasado", por los retrasos que han generado "desilusión y desconfianza".

La líder de los Verdes, Ska Keller, también incidió en esta idea, pidiendo "plena transparencia" con los contratos, ya que los que se han publicado -Curevac, AstraZeneca, Sanofi y GSK- no incluyen datos como el precio que ha pagado la CE y el calendario de distribución de las dosis.

Más crítica fue la eurodiputada de la Izquierda Europea, Manon Aubry, quien le reprochó a Von der Leyen que percibe la "sensación de que los dirigentes de las farmacéuticas han hecho la ley, en vez de usted".

Von der Leyen sigue manteniendo que el objetivo es vacunar al 70% de la población adulta para finales del verano europeo.

Pero, diplomáticos y fuentes comunitarias cuestionan que la Comisión no tenga un plan sólido para conseguir ese objetivo y superar las barreras actuales.

Según recordó Von der Leyen, la Comisión ha creado un grupo de trabajo, liderado por el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, para abordar estos problemas de producción con la industria.

La funcionaria alemana puso como ejemplo que dos moléculas sintéticas son responsables de uno de los principales cuellos de botella y explicó que con 250 gramos de esas moléculas, se podrían fabricar un millón de vacunas.