LA OMS NO APRUEBA EL PASAPORTE SANITARIO PERO VARIOS PAÍSES YA LO APLICAN

Visto: 421

Islandia, Polonia, Israel y Grecia, entre otros países, han comenzado a aplicar el denominado “Pasaporte Sanitario” o “Pasaporte Verde” exigido a los viajeros con la certificación de que ya están vacunados contra el COVID, aunque la OMS desaconseja su implementación y también en Francia y Alemania los consideran una restricción a las libertades individuales.

Michael Ryan, director ejecutivo del Comité de Emergencias de la OMS, afirmó que la organización “no aconseja el uso de la certificación de inmunidad como requisito previo para viajar” en esta etapa de la pandemia.

Ryan se opuso porque "la vacuna no está ampliamente disponible y (el pasaporte) en realidad tendería a restringir los viajes más que a los permisos de viaje".

El Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional de la OMS aconsejó a mediados de enero a los países miembros que no introdujeran requisitos de prueba de vacunación como condición para los viajes internacionales y la entrada a los países.

Ryan reiteró que la postura oficial de la OMS es que "la vacuna no está ampliamente disponible y en realidad tendería a restringir los viajes más que a los permisos de viaje".

“Una vez que la vacuna esté ampliamente disponible y haya claridad sobre la dinámica de transmisión, los pasaportes de vacunación contra enfermedades pueden formar parte de una estrategia a largo plazo para el control de enfermedades y para la prevención de la enfermedad que potencialmente se traslada de un lugar a otro, como hemos visto con los requisitos de vacunación contra la fiebre amarilla, que han estado vigentes durante una gran cantidad de décadas”, comparó Ryan.

Por el contrario, otro funcionario de la OMS, aportó un diagnóstico contradictorio y hasta opuesto sobre los pasaportes.

David Nabarro, enviado especial de la OMS para COVID-19 en una entrevista con Sky News admitió que los pasaportes sanitarios podrían ser una parte importante de las futuras regulaciones de los viajes internacionales para detener la propagación del COVID-19.

"Estoy absolutamente seguro de que en los próximos meses tendremos mucho movimiento y cuáles son las condiciones en las que las personas pueden moverse fácilmente de un lugar a otro, por lo que sin duda será importante algún tipo de certificado de vacuna", explicó el inglés Nabarro, ex candidato a director General de la OMS.

Un número creciente de países de todo el mundo ya están avanzando para crear sistemas de pasaportes de vacunas, acompañados de algunos acuerdos de viaje bilaterales como el celebrado en los últimos días entre Israel, Grecia y Chipre.

Islandia, una isla con volcanes y glaciares con poco más de 360 mil habitantes y a cuatro horas de vuelo desde Londres, se convirtió en el primer país del mundo en exigir un pasaporte sanitario, solicitud con la que también coquetean Polonia y Dinamarca.

Tales programas de pasaportes crearían una "burbuja" para ayudar a reiniciar los viajes internacionales, especuló Nabarro, particularmente a la luz de los nuevos riesgos que plantean las variantes en evolución del SARS-CoV2.

“Tenemos que estar bastante atentos de ahora en adelante, tanto dentro de nuestros países, porque pueden aparecer variantes dentro de nuestras propias fronteras, como también [fuera] porque a veces las variantes pueden ser traídas por personas de otros lugares”, dijo Nabarro.

Nabarro agregó que “no me sorprenderá que surja algún sistema para COVID, pero requerirá mucho trabajo duro. En primer lugar, los gobiernos deben ponerse de acuerdo sobre lo que van a hacer, y también debemos tener en cuenta que debe haber una certificación similar para las personas que han tenido la enfermedad y pueden demostrar que tienen anticuerpos contra el virus”.

“Sí, creo que es una realidad, aquellos de nosotros que aún no hemos estado en condiciones de vacunarnos quizás no podamos viajar tanto como los que sí, por un tiempo”, vislumbró.

Una lista cada vez mayor de países de Europa, así como algunas naciones de Asia, África y Medio Oriente, ya están avanzando con planes para pasaportes de vacunas digitales y vacunas obligatorias para los viajeros que ingresan por sus aduanas.

Islandia se convirtió a finales de enero en el primer país europeo en proporcionar a los ciudadanos certificados de vacunación y actualizar su guía sobre restricciones de entrada a la isla nórdica.

Las personas con certificado de vacunación contra COVID-19 con una vacuna autorizada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) o la OMS están exentas de los requisitos de prueba y cuarentena a su llegada a la capital Reikiavik.

Polonia lanzó un pasaporte de vacuna digital el mes pasado, que “confirmará que la persona ha sido vacunada y puede hacer uso de los derechos a los que tienen derecho las personas vacunadas”, dijo Anna Golawska, viceministra de Salud a los periodistas.

Dinamarca y Suecia también han anunciado que tienen sistemas de pasaportes digitales en proceso, que se utilizarán no solo para viajar, sino también para grandes eventos deportivos o culturales que se realicen en sus respectivos países.

 Suecia planea establecer el programa para junio, mientras que Dinamarca se propuso un objetivo ambicioso de implementar el proyecto a fines de febrero.

"Esto es fundamental porque si queremos comenzar a exportar nuevamente y a comerciar nuevamente, ver gente de negocios reunirse nuevamente, cosas como el pasaporte corona son fundamentales para que eso suceda", explicó Jeppe Kofod, el ministro de Relaciones Exteriores danés a la CNN.

Si el pasaporte danés o pasaporte corona “empieza cuando COVID-19 ha dejado la sociedad, será demasiado tarde. Con este proyecto estamos muy seguros de que tendremos un verano de alegría, fútbol, ​​música. Así que es mejor empezar ahora a planificar”, agregó Lars Ramme Nielsen, director de turismo de la Cámara de Comercio de Dinamarca, también en una entrevista con CNN.

En Filipinas, un proyecto de ley que crea un sistema de pasaporte de vacunas está para su tratamiento en el Senado. Y en África, el insular Mauricio puede convertirse en el primer país del continente en exigir un comprobante de vacunación COVID para que los turistas ingresen a sus paradisiacas playas, casi la exclusiva fuente de divisas.

Nabarro recordó que los países de la UE piden un acuerdo internacional, basado en los requisitos de vacunación contra la fiebre amarilla, en las normas sanitarias internacionales de la OMS.

El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la OMS tiene un precedente para los pasaportes de la vacuna COVID. Los requisitos existentes del RSI permiten que los países donde la fiebre amarilla es endémica exijan una prueba de vacunación contra la fiebre amarilla a los viajeros que ingresan, y casi todos los países se adhieren estrictamente a ese principio.

Estados Unidos está investigando la viabilidad de incluir la vacuna COVID-19 en la documentación de los Certificados Internacionales de Vacunación o Profilaxis (ICVP), el sistema RSI establecido para documentar el estado de vacunación contra la fiebre amarilla.

España, Grecia y Chipre también han expresado recientemente su apoyo a un pasaporte de inmunidad reconocido internacionalmente, en particular para garantizar que los estados miembros de la UE tengan un enfoque unificado y un entendimiento común de los certificados de vacunación.

“España apoyará cualquier herramienta que facilite la recuperación de la movilidad y los viajes seguros”, adelantó a los periodistas Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo de España.

En una carta a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, propuso un sistema coordinado y un certificado europeo común para "facilitar el transporte y, por lo tanto, un regreso gradual a la normalidad".

Von der Leyen parece haber acogido con satisfacción el concepto de un certificado de la UE mutuamente reconocido para aquellos que han recibido el curso completo de vacunas, y lo calificó como un "requisito médico" para tener un certificado.

“Lo que se decida, ya sea que se dé prioridad o acceso a ciertos bienes, es una decisión política y legal que debería ser discutida a nivel europeo”, dijo la presidenta de la CE durante una visita a Portugal en enero.

Mientras tanto, algunos países no esperan una acción internacional: en los últimos días se firmó un acuerdo de viaje entre Chipre, Grecia e Israel, que permite a los ciudadanos vacunados viajar libremente entre los tres países.

Savvas Perdios, viceministro de Turismo de Chipre, lo consideró un "gran logro" porque "Israel es efectivamente uno de los mercados más importantes para nosotros en términos de turismo y este acuerdo sin duda impulsará nuestra economía".

La implementación de un esquema de pasaporte de vacunas se está considerando actualmente en el Reino Unido, sin embargo, varios funcionarios han dado diferentes versiones del alcance potencial y los detalles del programa.

“Inevitablemente, habrá un gran interés en ideas como, ¿puede demostrar que se ha vacunado contra el COVID, al igual que tiene que demostrar que se ha vacunado contra la fiebre amarilla u otras enfermedades, para viajar a algún lugar?”, se preguntó Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña, en una conferencia de prensa. "Creo que eso estará muy presente en el futuro", enfatizó.

Si bien Johnson descartó el uso de pasaportes de vacunas a nivel nacional, Dominic Raab, el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, sugirió que usar los pasaportes a nivel local también podría considerarse como parte de las discusiones sobre los mecanismos para reabrir el país.

"Ya sea a nivel internacional, nacional o local, debe saber que el documento que se presenta es algo en lo que se puede confiar y que es un reflejo exacto del estado de la persona", dijo Raab en una entrevista con la cadena árabe LBC.

"No estoy seguro de que haya una respuesta infalible en la forma en que a veces se presenta, pero, por supuesto, analizaremos todas las opciones", agregó.

Por el contrario, la semana pasada, Nadhim Zahawi, ministro de Gran Bretaña para el Despliegue de Vacunas COVID, insistió en que no había ningún plan para introducir un pasaporte de vacuna.

"Las vacunas no son obligatorias en este país ... no es así como hacemos las cosas en el Reino Unido", dijo Zahawi en una entrevista con la BBC. “Todavía no sabemos cuál es el impacto de las vacunas en la transmisión y sería discriminatorio”.

También las principales voces de Francia y Alemania han expresado su preocupación por los sistemas de pasaportes de vacunas que puedan resultar discriminatorios.

En ambos casos, señalan el hecho de que todavía no hay pruebas suficientes de que las vacunas obstaculicen la transmisión de enfermedades.

Pero, fundamentalmente, el tema enfrenta los valores de la libertad individual, contra los valores que enfatizan la importancia de la vacunación en la normalización de los viajes y las economías como parte de un enfoque más innovador de toda la sociedad.

El Consejo de Ética de Alemania desaconsejó otorgar libertades especiales a las personas vacunadas, ya que sería "inaceptable" levantar las restricciones de forma individual y podría alentar a otros a no cumplir con las medidas de salud pública.

“El levantamiento de las restricciones a las libertades civiles antes [de la reducción del número de casos] exclusivamente para las personas vacunadas, podría a lo sumo justificarse si estuviera lo suficientemente seguro de que ya no podrían propagar el virus”, analizó el Consejo, sin embargo, esa evidencia aún no existe.

Además, en Francia, que tiene tasas bastante altas de vacilación por las vacunas, la población puede percibir un programa de pasaporte de vacunas como un esfuerzo para hacer que la vacunación sea obligatoria. Los funcionarios también han señalado que hasta ahora solo una parte limitada de la población ha tenido acceso a una vacuna.

"Somos muy reacios", admitió Clément Beaune, ministro de Asuntos Europeos de Francia. "Sería impactante, mientras la campaña todavía está comenzando en toda Europa, que haya derechos más importantes para algunos que para otros", cuestionó.

"Hasta que no hayamos entrado en una fase de vacunación para el público en general, decirle a la gente que su actividad es limitada mientras el acceso a las vacunas no es generalizado no funciona", resumió Beaune al sitio Franceinfo.