LA UNIÓN EUROPEA TENDRÁ SU PASAPORTE VERDE PARA EL VERANO, PESE A LAS ADVERTENCIAS SOBRE LAS INEQUIDADES Y LAS RESTRICCIONES ÉTICAS

Visto: 575

Los gobiernos de los 27 Estados Miembros de la Unión Europea avanzan hacia la implementación del denominado “Pase Verde Digital”, que será requerido a los viajeros para que certifiquen que están vacunados. España ha sido el último en anunciar que implementará el pasaporte, pese a que los expertos dudan de su eficacia y advierten que puede agravar las inequidades.

Pero no solo los países europeos se aprestan a pedir el “Pasaporte Verde”, pues Líbano, Bahrein, Israel y algunas naciones africanas también están adoptando medidas de control aduanero vinculadas a la vacunación.

Los líderes de los 27 países comunitarios estimaron que el “Pase Verde Digital” será introducido en la Unión Europea en el término de tres meses, según acordaron durante la reciente cumbre virtual del Consejo Europeo.

Varios Estados miembros de la UE que dependen en gran medida del turismo creen que un sistema de pasaportes o certificados de vacunas digitales podría revitalizar los viajes aéreos y aliviar la presión sobre las economías. Muchos, entre ellos Grecia, España e Italia, están instando a otros países a apoyar un enfoque europeo común.

"Por supuesto, es necesario trabajar más en la digitalización y en la cooperación con la Organización Mundial de la Salud, pero sentimos cada vez más convergencia entre nosotros sobre este importante proyecto y el Consejo Europeo resolverá este asunto”, afirmó Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, en una conferencia de prensa virtual.

La OMS se ha mostrado reacia a avanzar en la creación de un marco internacional para los pasaportes sanitarios, hasta que las vacunas estén más disponibles en todo el mundo, más allá de los países de ingresos altos que actualmente dominan en el número de dosis administradas.

Los funcionarios de la OMS han dejado claro que exigir pruebas de vacunación podría ser una buena idea en el futuro y basarse en una cláusula existente que permite a los países exigir pruebas de vacunación contra la fiebre amarilla, integrada en el Reglamento Sanitario Internacional de la OMS.

Sin embargo, los líderes de Francia, Alemania y Bélgica han expresado su preocupación por el hecho de que es necesario acumular más pruebas sobre las vacunas que inhiben la transmisión sars-cov2 antes de que se ponga en marcha un sistema de este tipo.

“Todos estamos de acuerdo en que necesitamos (un certificado de vacunación digital), pero en primer lugar debe resolverse claramente que las personas vacunadas ya no son infecciosas", afirmó Angela Merkel, canciller de Alemania, al Frankfurter Allgemeine Zeitung, al término de la cumbre europea.

Los pases con el certificado de vacunación “hará posible los viajes dentro de la Unión Europea al tener más información y podría abrir la oportunidad de que los nacionales de terceros países entren en la UE”, dijo Merkel.

“Tanto las cuestiones políticas como las científicas están por responder”, afirmó Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en una conferencia de prensa al término de la cumbre.

La cuestión de para qué se utilizarán los certificados se decidirá en última instancia a nivel nacional, pero a nivel de la UE, creo que deberíamos utilizarlos para garantizar el funcionamiento del mercado único", estimó Von der Leyen.

El contenido de los certificados será uniforme y contendrá información médica mínima. Más allá de proporcionar pruebas de vacunación y especificar qué vacuna se administró, el sistema también permitiría la certificación de la inmunidad de una infección previa por COVID-19, o una prueba de PCR negativa.

Los certificados proporcionarán a las personas un identificador único, similar a un código IBAN.

Cada país tendrá que integrarlo en sus sistemas de salud y la Comisión Europea proporcionará una "puerta de entrada a la interoperabilidad" entre las naciones, propuso Von der Leyen.

"Los Estados miembros tendrán que avanzar rápidamente con la aplicación si queremos que ese certificado verde esté en vigor antes del verano", apuró Von der Leyen. "Más allá de incorporar los principios y la tecnología, tendrán que garantizar un despliegue rápido y completo en sus sistemas nacionales de salud y en sus sistemas fronterizos."

Algunos países de la UE ya han creado o avanzan raudamente en implementar sistemas digitales que documenten la vacunación de sus ciudadanos, tanto con fines de viaje como para facilitar la entrada a lugares concurridos o la asistencia a grandes eventos presenciales. Es probable que muchos otros avancen incluso sin un sistema a escala de la UE, como Dinamarca, Grecia, Islandia, Hungría y Polonia.

Estos sistemas son similares al "Green Pass" que Israel ya puso en marcha y tiene como objetivo proporcionar acceso a gimnasios, teatros, hoteles, conciertos y sinagogas. Israel también ha firmado acuerdos bilaterales con Grecia y Chipre y está en conversaciones con Seychelles y Rumanía, para establecer acuerdos similares para permitir el libre flujo de viajeros vacunados de ida y vuelta.

La ministra de Industria de España, Reyes Maroto, ha anunciado que el Gobierno creó una comisión destinada a agilizar el desarrollo del llamado “certificado digital de movilidad”, destinado a garantizar la seguridad de los desplazamientos entre países de la Unión Europea.

Dicha comisión, que será presidida por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, iniciará una prueba piloto para “testar la idoneidad” de este certificado en cuanto la pandemia “lo permita”.

“Para el Gobierno es clave tener todo tipo de herramientas para iniciar la movilidad y hacer que España y Europa sean destinos de viajes seguros”, ha apuntado la ministra. En este sentido, ha destacado que este tipo de iniciativas ofrecen “un horizonte de esperanza e insuflan optimismo”.

La Unión Africana, en asociación con los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), está desarrollando una herramienta "My COVID Pass" para verificar certificados de vacunas, registros de pruebas COVID y otros documentos, para facilitar los viajes a través de África.

Líbano está permitiendo que aquellos viajeros que han recibido la vacuna COVID-19 estén exentos de cuarentena si también toman una prueba de PCR a su llegada.

Bahrein incorporó certificados de vacunación a su aplicación de seguimiento de contactos "BeAware", lo que permitió a las autoridades escanear un código QR vinculado al registro nacional de vacunas.

El “Pasaporte Verde” avanza pese a las dudas que genera en científicos y expertos, especialmente después de experiencias traumáticas como las vividas en el Aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv donde fueron denunciados casos de favoritismo hacia los judíos ortodoxos que se negaron a vacunarse y sin embargo no se les impidió el ingreso o egreso, entre otros casos de irregularidades apuntados por el periodismo israelí.

Otros incluyen preguntas como: ¿Serán necesarias dos dosis de la vacuna? ¿Durante cuánto tiempo se reconocerá la inmunidad y, por lo tanto, el pasaporte? ¿Y qué vacunas calificarían? Por ejemplo, ¿tendrían de viaje las personas que han sido vacunadas por las vacunas Sinofarm y Sinovac de China o la vacuna rusa Sputnik V, que no han sido aprobadas (hasta ahora) por la EMA europea o por la OMS?.

"Si todavía podemos infectarnos pero permanecer asintomáticos, un pasaporte vacunal puede empeorar la situación si no se apoya con pruebas y distanciamiento social, por lo que puede que no sea una salida real", declaró Gian Luca Burci, profesor de Derecho Internacional en el Instituto Europeo de Posgrado de Estudios Internacionales y de Desarrollo, a Health Policy Watch.

"La ciencia no apoya que las vacunas covid passports b/c no puedan garantizar la inmunidad", escribió Lawrence Gostin, profesor de Derecho Mundial de la Salud en la Universidad de Georgetown, en Twitter. "Las vacunas son muy buenas, pero los pasaportes son prematuros."

Más allá de las consideraciones científicas, también hay preocupaciones sobre la validación de los certificados, la prevención de la falsificación y la piratería informática, la protección de la privacidad médica y la garantía de la seguridad de los datos digitales.

"La capacidad de identificar a un individuo y validar el estado de vacunación requiere cooperación internacional, orquestación en sistemas complejos y adopción generalizada de normas de interoperabilidad abiertas para apoyar el acceso o el intercambio seguro de datos", dijo un comunicado de la OMS publicado a principios de febrero.

Si bien existe una norma de la OMS para proporcionar pruebas de vacunación a los viajeros internacionales, con el requisito de vacunarse contra la fiebre amarilla para entrar en países donde la fiebre amarilla es endémica, la aplicación de ese sistema para el SRAS-CoV2 traería innumerables consideraciones más.

La fiebre amarilla es la única enfermedad del Reglamento Sanitario Internacional (2005) para la que puede ser exigida la vacunación para la entrada en un país.

"Los pasaportes de la enfermedad rara vez se han probado. El único paralelismo son los certificados de fiebre amarilla de @WHO. Ese programa es pequeño y no enfrenta cerca de los mismos obstáculos logísticos, científicos, legales y éticos de #COVIDVaccine Pasaportes", tuiteó Gostin. "Los pasaportes COVID son tentadores, pero demasiados problemas difíciles".

"Estar certificado para ser vacunado no es un problema nuevo o reciente. Si quieres viajar internacionalmente, se espera que hayas sido vacunado contra algunas de las principales enfermedades", explicó a Health Policy Watch, el doctor Sridhar Venkatapuram, Profesor Principal de Salud Global y Filosofía en el King's College de Londres. "Esto parece ser así para los viajes internacionales durante esta pandemia."

"Lo difícil y lo nuevo es que la vacunación no es sólo para viajar, sino para continuar con actividades diarias como el trabajo, la socialización y el deporte", dijo Venkatapuram. "No se pueden crear beneficios para vacunarse si no se puede asegurar que todos los que quieren una vacuna tengan acceso", reforzó.

Derechos humanos y cuestiones éticas

En consonancia con esos desafíos, las perspectivas de que un sistema de certificados de vacunas pueda crear nuevas formas de discriminación, exacerbar la desigualdad existente e incluso amplificar las dudas en las vacunas, son otra fuente de preocupación de los expertos.

El uso de pasaportes para vacunados podría "crear una sociedad de dos velocidades con potencial de marginación y demonización de los no vacunados", alertó Gian Luca Burci.

"Otra crítica es que haría que la vacunación fuera prácticamente obligatoria, lo cual es un punto extremadamente sensible dada la vacilación generalizada en la vacuna e incluso podría generar un retroceso contra los programas de vacunación", agregó Burci.

La vacilación sobre la vacuna COVID está muy extendida en muchos países europeos, con Italia (53,7%), Polonia (56,3%) y Francia (58,9%), sociedades donde se perciben las tasas más bajas de aceptación de las vacunas, según detectó un estudio que analizó los resultados de 31 estudios revisados por pares sobre la aceptación de la vacuna COVID-19.

Ecuador, Malasia, Indonesia y China tuvieron las tasas más altas de aceptación de vacunas, según el estudio, mientras que la más baja fue en Kuwait, con sólo el 23,6%. Mientras tanto, en la República Democrática del Congo, otro estudio encontró que menos del 30% de los trabajadores de la salud aceptarían fácilmente una vacuna COVID.

Estas bajas tasas de aceptación de vacunas también podrían suponer un desafío para la aplicación generalizada de los programas de certificados de vacunación.

"Hay desconfianza hacia las empresas farmacéuticas y de vacunas. Así que las certificaciones harán que las personas elijan entre sus creencias y la desconfianza frente a los beneficios de recibir vacunas", opinó Venkatapuram.

Además, los certificados de vacunación podrían conducir a la recopilación de "datos que pongan en riesgo a las personas marginadas y estigmatizadas, y podrían crear un sistema de dos niveles que ponga en peligro todo nuestro derecho humano al trabajo y a la libertad de movimiento", dijo a Health Policy Watch la doctora Sara Meg Davis, Investigadora Principal del Centro De Salud Global del Instituto Europeo de Posgrado de Estudios Internacionales y de Desarrollo.

Equidad nacional y mundial en vacunas

Uno de los mayores obstáculos a la implantación internacional de un pasaporte sanitario puede ser el pequeño y desproporcionado número de personas que se vacunarán hasta ahora. Sólo alrededor del 8% de la población adulta en Europa ha sido inmunizado.

"¿Queremos otorgar aún más privilegios a las personas que tienen tanto privilegio? ¿Queremos negar a las personas una vida normal si no pueden acceder a las vacunas?", escribió Lawrence Gostin.

"¿Impediríamos los viajes y otras alegrías de la vida principalmente a los residentes de los países ricos, cuando las naciones más pobres no pueden pagar las vacunas,    especialmente cuando los estados ricos acumulan vacunas escasas", tuiteó Gostin.

Bajo la presión de la industria de viajes

Los líderes de la UE también están bajo presión para actuar desde las aerolíneas y la industria de viajes. Antes de la reunión del Consejo Europeo, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), una asociación comercial que representa a 290 aerolíneas en todo el mundo, había instado a los líderes de la UE a aplicar una solución de viaje estandarizada.

La IATA ya ha emitido su propia propuesta de un pase de viaje digital para verificar y almacenar los detalles del estado de vacunación de los viajeros y las pruebas covid-19, compartiendo los resultados con las autoridades gubernamentales antes de la entrada en el país.

Venkatapuram calculó que "la industria de las aerolíneas y los viajes probablemente está ejerciendo mucha presión sobre los gobiernos y el verano es cuando la gente querrá viajar. Así que sí, se podría poner en marcha una política".

Según Venkatapuram, sería técnicamente factible que la UE estableciera un sistema de certificados de vacunación en un plazo de tres meses, según anunciaron los funcionarios de la UE.

Pero, “la política es fácil de redactar y promulgar. [Establecer] la infraestructura real es una historia diferente", agregó.

El llamado “Pase Verde Digital”, tal y como lo ha definido Bruselas, permitirá a las personas que se hayan inmunizado contra el coronavirus viajar con mayor “seguridad” por el territorio europeo durante el verano.

En dicho documento se especificará si la persona a quien pertenece está o no vacunada, y según las primeras informaciones también reflejará quién ha sido infectado por la enfermedad y si tiene anticuerpos.