COVID PROVOCÓ DOCE AÑOS DE RETROCESO EN LOS TRATAMIENTOS CONTRA LA TUBERCULOSIS

Visto: 382

La epidemia de COVID redujo el tratamiento de la tuberculosis en alrededor del 21% en 2020 y 1,4 millones menos de personas recibieron atención contra la TB, la malaria y las enfermedades desatendidas, según datos preliminares compilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de más de 80 países.

La OPS también advirtió que los diagnósticos de tuberculosis cayeron casi 20 por ciento el año pasado, a causa de la pandemia.

Los países más afectados son Indonesia (42%), Sudáfrica (41%), Filipinas (37%) e India (25%), y la OMS teme que más de medio millón de personas haya muerto de tuberculosis el último año simplemente porque no pudieron obtener un diagnóstico.

“Los efectos del COVID-19 van mucho más allá de la muerte y la enfermedad causadas por el propio virus. La interrupción de los servicios esenciales para las personas con TB es solo un ejemplo trágico de las formas en que la pandemia está afectando de manera desproporcionada a algunas de las personas más pobres del mundo, que ya tenían un mayor riesgo de contraer TB”, lamentó Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

El informe de la OMS se encadena al relevamiento publicado por la Alianza Alto a la Tuberculosis Stop TB Partnership que mostró que la caída de personas diagnosticadas y tratadas por TB en nueve países de alta carga había caído a los niveles de 2008, un retroceso de 12 años.

STOP TB Partnership compartió datos que muestran que nueve de los países con más casos de TB, que representan el 60% de la carga mundial de TB, experimentaron una disminución drástica en el diagnóstico y tratamiento de las infecciones de TB en 2020, que van de 16 a 41 % (con una media del 23%).

La caída llevó el número total de personas diagnosticadas y tratadas por TB en esos países a los niveles de 2008, es una de las conclusiones del relevamiento.

"Doce años de avances impresionantes en la lucha contra la tuberculosis, incluida la reducción del número de personas que faltaban a la atención de la tuberculosis, se han revertido trágicamente por otra infección respiratoria virulenta", lamentó la médica rumana y especialista en salud pública Lucica Ditiu, directora ejecutiva de Stop TB Partnership .

“Espero que en 2021 nos abrochemos el cinturón y abordemos inteligentemente, al mismo tiempo, la tuberculosis y el COVID-19 como dos enfermedades transmitidas por el aire con síntomas similares”, pidió la médica rumana.

Para mitigar el impacto de COVID-19 en la prestación de servicios, la OMS ha desarrollado una nueva guía de detección, incluido el uso de pruebas de diagnóstico rápido, detección asistida por computadora para interpretar la radiografía de tórax y el uso de una gama más amplia de enfoques para la detección de TB en personas que viven con VIH.

La OMS recomienda que los contactos de los pacientes con tuberculosis, las personas que viven con el VIH, las personas expuestas a la sílice, los presos y otras poblaciones clave sean priorizados para la detección de la tuberculosis.

“Durante siglos, las personas con tuberculosis han estado entre las más marginadas y vulnerables. COVID-19 ha intensificado las disparidades en las condiciones de vida y la capacidad de acceder a los servicios tanto dentro como entre países”, advirtió Tereza Kasaeva, Directora del Programa Mundial de TB de la OMS.

"Ahora debemos hacer un esfuerzo renovado para trabajar juntos para garantizar que los programas de tuberculosis sean lo suficientemente sólidos como para funcionar durante cualquier emergencia futura, y buscar formas innovadoras de hacerlo", propuso.

La OMS comparó que las muertes por COVID-19 están disminuyendo en todo el mundo, mientras que las muertes relacionadas con la tuberculosis se mantienen estables en 4000 casos por día, un hecho que los expertos atribuyen en parte al acceso limitado a los servicios de tratamiento de la tuberculosis durante los períodos de bloqueo de COVID y los fondos para la tuberculosis que se desvían para combatir el virus.

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19 en países de alta carga, la experiencia y los recursos del programa de tuberculosis se utilizaron para responder al virus, pero como resultado de los bloqueos, los servicios de diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis se volvieron inaccesibles, lo que tuvo un gran impacto en la cantidad de personas atendidas y tratadas.

Además de la caída mundial en el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis, los datos que surgen de India y Sudáfrica muestran que las personas coinfectadas con tuberculosis y COVID-19 tienen una mortalidad tres veces mayor que las infectadas con tuberculosis sola. Esto hace que el rastreo de contactos, la búsqueda de casos y las pruebas bidireccionales de TB y COVID-19 sean esenciales.

"¿Por qué la tuberculosis, que no fue hace mucho tiempo, es una pandemia mundial que está matando a personas en todo el mundo en grandes cantidades?" preguntó Peter Sands, Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, durante una conferencia de prensa.

COVID-19 se cobró 1.8 millones de vidas en 2020 y Sands señaló que la cantidad de personas que murieron de tuberculosis en 2020 puede haber sido de alrededor de 1.7 millones, el 90% de la cantidad de muertes por COVID.

Pero el 2% de lo que se gasta en COVID-19 es la cantidad invertida en TB comparó Sands, quien calificó de "drásticamente diferente en términos de compromiso de recursos".

“¿Por qué hemos dejado atrás a la gente? No hemos terminado la lucha contra la tuberculosis, como una pandemia más antigua. ¿No deberíamos utilizar el replanteamiento forzoso de nuestros enfoques de la salud global que ha catalizado COVID?”, pidió Sands.

Los programas de TB de varios países con alta carga de TB han hecho esfuerzos para recuperarse. Algunos han tenido más éxito que otros, como India.

India fue uno de los primeros países con una alta carga de TB que ha realizado grandes esfuerzos para recuperarse, desarrollando un plan de respuesta rápida para agosto de 2020, después de que el sistema de notificación de TB del gobierno nacional, "Nikshay", informara una caída del 70% en el término de 15 semanas de 2020.

“La tuberculosis no desapareció cuando se produjo la pandemia de COVID-19”, afirmó Harsh Vardhan, Ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India.

“La gente simplemente se distrajo, los trabajadores de la salud fueron redirigidos y los sistemas de salud se abrumaron. Los esfuerzos de recuperación tienen éxito con liderazgo político y recursos sustanciales, junto con la insistencia en que los esfuerzos de extensión y prevención de COVID-19 incluyan el trabajo de la tuberculosis, en lugar de reemplazarlo”, explicó el ministro indio.

Harsh Vardhan recordó que objetivo principal del plan de respuesta fue integrar la tuberculosis en toda la programación de COVID-19, aprovechando cómo ambas infecciones atacan los sistemas respiratorios de las personas.

Impulsados por el compromiso público del Primer Ministro de la India, Narendra Modi, se intensificaron los esfuerzos para localizar casos de tuberculosis y COVID-19 en todos los centros de salud y se expandieron las pruebas moleculares rápidas para la tuberculosis.

También se realizaron pruebas de detección bidireccionales de TB y COVID-19 para personas que presentaban enfermedades similares a la influenza e infecciones respiratorias agudas graves. Se establecieron sistemas de rastreo de contactos y pruebas de TB vinculados al rastreo de contactos de COVID-19, y se abrieron centros de atención específicamente para TB.

La respuesta de la India a la carga simultánea de TB y COVID-19 ha demostrado que es posible integrar enfoques para abordar las pandemias transmitidas por el aire.

“Si una nación como India puede soñar con esto, el resto del mundo tiene que pensar más allá de esto. Tenemos que admitir que la pandemia actual ha demostrado la vulnerabilidad de la humanidad a las exigencias, reconociendo que tenemos que esforzarnos por agregar velocidad y previsibilidad”, vislumbró Vardhan.

El cambio de los recursos de TB a COVID-19 ha impactado de manera desproporcionada a las personas en países de ingresos bajos y medianos, lo que significa que más recursos e inversiones hacia la TB pueden reducir en gran medida la doble carga de ambas enfermedades.

"Podemos controlar el COVID y podemos protegernos contra los nuevos riesgos transmitidos por el aire en las plataformas de servicios de respuesta a la tuberculosis para combatir las enfermedades transmitidas por el aire actuales y futuras, pero para tener éxito, tendremos que poner la equidad y los derechos humanos en el centro del enfoque”, propuso la médica estadounidense Joanna Carter, Directora Ejecutiva de RESULTS y vicepresidenta de Stop TB Partnership.

Carter agregó que “este tipo de nivel de inversión anual podría tener un impacto transformador en los esfuerzos de TB a nivel mundial y ayudar a construir la infraestructura que proteja a las comunidades en el mundo contra todo tipo de enfermedades transmitidas por el aire”.

“No podemos forzar una elección falsa entre luchar contra COVID o luchar contra la tuberculosis. Las comunidades, las personas y los sistemas de salud se enfrentan a ambos desafíos y deben tener los recursos financieros y humanos para responder", agregó.

Si actuamos con ambición ahora, podemos lograr un gran progreso contra la tuberculosis y la COVID, [creando] un sistema de defensa contra futuras amenazas de enfermedades respiratorias infecciosas, [protegiendo] a todos", concluyó.

El tema del Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebró el 24 de marzo, fue "El reloj no se detiene", que transmite la sensación de que el mundo se está quedando sin tiempo para actuar sobre los compromisos contraídos por los líderes mundiales para acabar con la tuberculosis. 

EN LAS AMÉRICAS EL DIAGNÓSTICO TAMBIÉN SE REDUJO HASTA 20 POR CIENTO

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que el diagnóstico de nuevos casos de la enfermedad en las Américas se redujo entre un 15 y 20% durante 2020 respecto del año anterior debido a la pandemia por COVID-19, situación que hace peligrar el progreso hacia el fin de la TB.

“La tuberculosis sigue teniendo un costo devastador en el mundo, y es inaceptable que la gente sufra y muera por algo prevenible y curable”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

“Los servicios de salud han sufrido durante la pandemia. Tenemos que hacerlo mejor. Tenemos que diagnosticar a más personas para que puedan ser tratadas y curadas. Tenemos que mantener nuestros compromisos para reducir la carga de la tuberculosis en nuestra región y en todo el mundo”, remarcó.

Los datos preliminares indican casos no diagnosticados por los servicios de salud el año pasado en la región y una continuidad en la trasmisión de la infección. Afortunadamente, para el último trimestre del 2020 en varios países la notificación de casos se ha venido recuperando gracias a los esfuerzos realizados por los programas nacionales de TB de reactivar las intervenciones de búsqueda de casos.

“Necesitamos garantizar el acceso a los servicios esenciales de diagnóstico y tratamiento oportuno de la TB para salvar vidas y evitar la tuberculosis multirresistente, que es más difícil de tratar”, manifestó Rafael López Olarte, asesor regional en tuberculosis de la OPS/OMS.

Las Américas (2,9%), junto con Europa (2,5%), son las regiones con la carga más baja de TB del mundo. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha hecho peligrar los logros alcanzados en la lucha para poner fin a la enfermedad para 2050. Perú y Brasil representan el 52% de todos los casos de tuberculosis multirresistente del continente americano.

“Nuestra Región está a la cabeza de la eliminación de la TB, pero debe hacerse un esfuerzo constante para mantener los logros, y esto exige la acción concertada de todos los sectores para proporcionar los servicios necesarios, personal de salud capacitado en la detección, una red de laboratorios donde se haga el diagnóstico, la disponibilidad de medicamentos recomendados y todo un sistema de apoyo para que la persona afectada pueda cumplir el tratamiento a cabalidad”, detalló López Olarte.