LÍDERES MUNDIALES ALIENTAN UN NUEVO TRATADO PARA PREVENIR FUTURAS PANDEMIAS Y PIDEN MAS COOPERACIÓN EN VACUNAS Y DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL

Visto: 566

Líderes mundiales impulsan la propuesta de un nuevo tratado pandémico que podría fortalecer la capacidad del mundo para contener la pandemia actual y prepararse para las futuras, una iniciativa que ha sido recibida con expectativa por decenas de países, pero con recelo por las multinacionales farmacéuticas ante el temor de perder el monopolio de las patentes.

La propuesta de reforzar la respuesta global y urgente a futuras pandemias fue la clave en el lanzamiento de una carta abierta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 25 líderes mundiales pidiendo al mundo que negocie dicho tratado.

La carta abierta fue encabezada por Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, junto con Boris Johnson, Premier del Reino Unido, la canciller Angela Merkel de Alemania, y los presidentes Emmanuel Macron de Francia y Cyril Ramaphosa de Sudáfrica.

El tratado “estaría enraizado en la constitución de la Organización Mundial de la Salud, atrayendo a otras organizaciones relevantes clave para este esfuerzo”, se sostiene en la carta que también ha sido firmada por los jefes de Gobierno de Albania, Chile, Costa Rica, Grecia, Corea, Trinidad y Tobago, Holanda, Senegal, España, Noruega, Serbia, Ruanda, Indonesia y Ucrania, entre otros.

Pero China, Estados Unidos y Rusia aún tienen que firmar la convocatoria.

"Hoy, estamos pidiendo un tratado internacional sobre pandemias [para] fomentar un enfoque integral para predecir, prevenir y responder mejor a las pandemias", afirmó Michel, quien ha defendido el tratado desde fines del año pasado con el argumento -entre otros- que respaldará el principio de “salud para todos”.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se hizo eco de los sentimientos de Michel y dijo: “El momento de actuar es ahora”.

“El mundo no puede darse el lujo de esperar hasta que termine la pandemia para comenzar a planificar la próxima. No podemos hacer las cosas como las hemos hecho antes y esperar un resultado diferente. Sin una respuesta coordinada internacionalmente… seguimos siendo vulnerables”, advirtió Tedros.

"Los instrumentos de salud mundial existentes, especialmente el Reglamento Sanitario Internacional, respaldarían ese tratado, asegurando una base firme y probada sobre la que podemos construir y mejorar", señala la declaración.

El tratado contra la pandemia fortalecerá el mandato de la OMS -según Michel- porque “Un tratado de este tipo [podría] desempeñar un papel interesante para asegurarnos de que tengamos más transparencia en las cadenas de suministro, en el nivel de producción de vacunas y de pruebas; y significará más y una mejor cooperación".

Michel sugirió que el tratado también podría usarse para expandir la producción de vacunas facilitando la transferencia de tecnología en países de ingresos bajos y medianos, refiriéndose a la "tercera vía" propuesta inicialmente por el nuevo jefe de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala.

“Ciertamente hay un debate en la comunidad internacional sobre cómo mejorar nuestras capacidades de producción de vacunas para mejorar la cobertura de vacunas, particularmente en el continente africano”, reconoció Michel, y agregó que “estamos siguiendo de cerca el debate en la OMC para la 'tercera vía´expresado por Ngozi”.

Aunque China y Estados Unidos no adhirieron al tratado aún, Tedros aseguró que ambos países habían expresado comentarios "positivos" durante las discusiones informales de los Estados miembros, y que no era necesariamente un problema que solo se hubiera firmado hasta ahora por dos docenas de países.

“No es necesario que sean los 194 países. No quiero que se vea como un problema, ni siquiera fue un problema. Cuando comience el debate sobre el tratado de pandemia mundial, todos los Estados miembros estarán representados”, afirmó Tedros.

Mientras tanto, Mike Ryan, Director de Programas de Emergencia de la OMS, enfatizó que el tratado “de ninguna manera” socavaría el marco global existente que rige el comportamiento de los países de la OMS durante las emergencias de salud.

“El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) es jurídicamente vinculante. Estas regulaciones establecen los mandatos bajo los cuales los países están obligados a informar sobre los riesgos de brotes de enfermedades y compartir información sobre epidemias con la OMS y otros estados miembros”, explicó.

“Más bien, el tratado pandémico generará el compromiso político necesario para asegurar que se implementen los RSI; y reforzar la preparación y la respuesta ante una pandemia mundial al cubrir un conjunto más amplio de cuestiones que las cubiertas por el RSI, como el intercambio de datos cruciales”, explicó Mike Ryan.

“El RSI solo funciona si tenemos confianza, si tenemos transparencia, si tenemos responsabilidad. Un tratado de este tipo proporcionaría ese marco político en el que nosotros, en el ámbito de la salud pública, podemos hacer nuestro trabajo de manera mucho más eficaz ", reforzó.

“El tratado propuesto definitivamente traerá un fuerte compromiso político y apoyo para la implementación del RSI”, agregó Jaouad Mahjour, Director Regional de la OMS para la región del Mediterráneo Oriental, quien también habló en la conferencia de prensa del martes.

En una respuesta inicial a la iniciativa, la Federación Internacional de Asociaciones y Fabricantes de Productos Farmacéuticos (IFPMA) opinó que los laboratorios farmacéuticos deberían desempeñar un papel en la configuración de dicho tratado.

La declaración reflejó las preocupaciones de la IFPMA sobre la preservación de lo que describió como el “sistema de incentivos” de patentes para el desarrollo de nuevas vacunas y medicamentos.

Las discusiones en torno a un posible Tratado Internacional contra una Pandemia deben tener en cuenta el importante papel que juega la innovadora industria biofarmacéutica y su cadena de suministro en la lucha contra el virus”, afirmó el comunicado de la IFPMA. 

“Será importante reconocer el papel fundamental que juega el sistema de incentivos en el desarrollo de pruebas, terapias y vacunas para contener y derrotar al coronavirus. Esperamos que las discusiones sobre un tratado internacional contra una pandemia aborden los facilitadores de la preparación para una futura pandemia: la importancia de los incentivos para la innovación futura, el acceso inmediato y sin restricciones a los patógenos y la importancia del libre flujo de bienes y mano de obra durante la pandemia”, agregó la federación internacional de las multinacionales farmacéuticas.

Los observadores con sede en Ginebra creen que el Director General Tedros y el Consejo Europeo son los "principales impulsores que están firmemente a favor de un tratado pandémico”, escribió el sitio especializado Geneva Health Files.

“La idea del tratado avanza rápidamente, pero su contenido es preocupantemente vago. Suena como una iniciativa de arriba hacia abajo del Consejo de la UE para impulsar a presidentes y primeros ministros detrás de un concepto pegadizo pero sin mucha claridad en el propósito y el contenido. En otras palabras, vamos a por ello, y los detalles seguirán”, dijo un experto en salud mundial con sede en Ginebra al sitio especializado.

"El impulso del Consejo Europeo para esto es una mezcla de autoengrandecimiento y colocar rápidamente a la UE en el centro del discurso político mientras China sigue a la defensiva y Estados Unidos se lame las heridas posteriores a Trump", agregó el experto.

Por ahora, el proyecto de resolución sobre el fortalecimiento de la preparación y la respuesta de la OMS a las emergencias de salud que se espera sea considerado en la 74a sesión de la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de este año, está dejando espacio para articular la necesidad de tal tratado. Los debates sobre la resolución estarán a cargo de la UE.

Según un borrador de esta resolución en discusión entre países, una de las sugerencias de Chile incluye iniciar estudios sobre los “mecanismos necesarios para la implementación de esas recomendaciones, incluyendo la consideración de un tratado internacional o un instrumento jurídico sobre pandemias ". También se ha sugerido que se presente un informe a la 75ª Asamblea Mundial de la Salud sobre la viabilidad de elaborar un instrumento internacional sobre pandemias. Este borrador de la resolución ha sido visto por Geneva Health Files.

Un diplomático de un país en desarrollo con sede en Ginebra expresó Geneva Health Files su preocupación por la falta de transparencia en estas discusiones. "No sabemos cómo se desarrollará este proceso, porque hay mucho secreto", dijo el diplomático a Geneva Health Files en una conversación no oficial.

“Nos acaban de decir que es necesario por la pandemia y porque hay impulso, pero nadie nos ha dicho lo suficiente sobre los objetivos”, dijo el diplomático.

“Hay indicios de que tal vez podría ser un acuerdo marco que, por ejemplo, absorbería el Reglamento Sanitario Internacional en este marco y también abordaría otros temas, incluido el intercambio de patógenos, el acceso a medicamentos, entre otros. El tratado transmitiría mensajes políticos de alto nivel sobre la preparación y la capacidad de respuesta, agregó el diplomático.

Los países seguían preocupados por la forma en que se está introduciendo el tratado en la OMS.

“Lo que más nos preocupa quizás no sea el tratado en sí, sino la forma en que la gente piensa hacerlo. La UE evoca constantemente el papel de la OMS para proponer convenios y tratados. Si es algo que la secretaría va a redactar y someter a nuestra consideración, va a ser muy complicado. Subvierte la lógica del multilateralismo… el liderazgo de los estados miembros”, dijo el diplomático a Geneva Health Files bajo condición de anonimato.

“El estado de ánimo actual dentro de la OMS, al menos para nosotros, es bastante hostil. Nos parece que principalmente los países desarrollados, algunos países en particular, están tratando de arrasar todo y hacer lo que quieren sin ningún tipo de preocupación. Argumentan que hay una necesidad urgente, pero no explican de dónde viene esa necesidad”, dijo el diplomático.

Las fuentes dijeron que algunos países quieren avanzar en una agenda que también incluya asuntos no relacionados directamente con emergencias de salud como la resistencia a los antimicrobianos y el medio ambiente. “Y esto es algo con lo que no nos sentiríamos cómodos”, agregó el informante.

Existe la percepción de que Tedros está impulsando mucho el tratado. “El Director General está tratando de seguir adelante con su agenda, porque también cuenta con el apoyo de algunos estados miembros poderosos, algunos de los cuales tienen una percepción desigual de la agenda de salud internacional”, opinó el diplomático.

Incluso en el caso de que la secretaría proponga un borrador para dicho tratado, los países crearán grupos de trabajo intergubernamentales para discutir los términos, los temas, tener subgrupos y comités de redacción y luego tener una conferencia para reunir todo, comentó el sitio con sede en Ginebra.

Obijiofor Aginam, profesor investigador adjunto de derecho en la Universidad de Carleton, Ottawa,  ha argumentado  que "la salud no siempre ha tenido respuestas políticas duras en la agenda de política exterior de las grandes potencias, excepto cuando un problema de salud en particular constituye una amenaza para la seguridad nacional o los intereses económicos de esos Poderes".

Aginam, quien también es invitado principal de la Universidad de las Naciones Unidas, ha trabajado en la revisión del Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005) y el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), dijo a Geneva Health Files:

“La OMS es una organización intergubernamental de 194 estados miembros diversos. Es extremadamente importante tomar en consideración las tradiciones legales divergentes de los estados miembros al negociar tratados y regulaciones de salud global. A menudo, la mayor parte del "Sur global" está marginado en estas negociaciones ... Existe una percepción de exclusión o marginación de la mayoría de los países en desarrollo en la idea de un tratado pandémico ".

Además, los intereses políticos y comerciales de los estados miembros a veces son respaldados por quienes poseen el capital del conocimiento en algún sentido. Al otorgar credibilidad a tales procesos, promueven intereses en virtud de su mera influencia.

“El discurso de 'descolonizar la salud global' interroga las voces de la salud global. ¿Dónde están las voces del 'Sur Global'? ¿Son estas voces al margen o al centro? ¿Quién habla por los países en desarrollo? ¿Quién posee y controla la economía del conocimiento de la salud global? ”.Aginam planteó estas preguntas.

Las fuentes sugirieron que las revistas occidentales influyentes han publicado estudios sobre los aspectos legales de la pandemia, pero ninguno que aborde cuestiones de acceso a los medicamentos, por ejemplo.

El sur global tiene muy buenos académicos. Pero quienes presentan una visión crítica del eurocentrismo no encuentran fácilmente un espacio en la mayoría de las revistas de renombre. Al menos en el campo del derecho internacional es así. Las opiniones de juristas distinguidos se consideran una fuente de normas jurídicas internacionales. Tradicionalmente, este espacio ha estado dominado por académicos occidentales”, dijo un experto legal en salud global, cuya reciente presentación fue rechazada por una publicación influyente.

Edward Hammond, un experto legal afiliado a Third World Network, quien en el pasado asistió a reuniones de la Convención sobre Armas Biológicas y participó en temas internacionales y nacionales sobre 'bioseguridad', agregó: “Los medicamentos se convierten en 'contramedidas', uno de los términos de seguridad nacional de Estados Unidos que se han infiltrado en el lenguaje de la OMS . Los beneficios para los países en desarrollo en una OMS titulizada son, en última instancia, una consideración secundaria cuando el objetivo principal que se está cumpliendo es la seguridad nacional de Estados unidos (u otro Norte)".