SANOFI CONDENADO A PAGAR UNA MULTA DE 40 MILLONES DE EUROS EN FRANCIA

Visto: 2064

La multinacional francesa Sanofi deberá abonar una multa de 40,6 millones de euros en su país por la campaña de desprestigio que lanzó contra la competencia genérica de su medicamento Plavix.

La sanción económica le fue aplicada por la Autoridad de la Competencia de Francia y la demanda original contra Sanofi fue presentada por Teva Sante, la unidad francesa del laboratorio israelí Teva Pharmaceutical Industries, en 2010.

Teva es el mayor fabricante mundial de medicamentos genéricos y denunció que los representantes de Sanofi instalaron una campaña de desprestigio contra las versiones genéricas del Pavix, a través de las visitas de sus representantes médicos a los profesionales franceses de la salud.

En ese momento, Sanofi les preocupaba que una versión genérica de Plavix se convirtierse en un medicamento “popular” entre los médicos y las farmacias de Francia.

   Así, de acuerdo con la Autoridad de la Competencia, la empresa buscó activamente “poner en duda la seguridad y eficacia de las formas genéricas de la droga”.

   La resolución de la Autoridad de Competencia “estuvo acompañada por los comentarios de los médicos y los farmacéuticos que al parecer se sintieron obligados a seguir prescribiendo Plavix entre 2009 y 2010.

  También se reveló que la fuerza de ventas de Sanofi incluso llegó al extremo de amenazar a estos profesionales que serían responsables de la salud de sus pacientes si éstos sufrian complicaciones por el uso de copias de Plavix en vez de la marca original de su droga.

  “Este comportamiento impropio ocurrió hace varios años” aseveró la resolución oficial y constituye “una verguenza para la empresa farmacéutica en momentos en que la credibilidad y la liquidez en la empresa es muy necesaria”, comentaron analistas farmacéuticos.

   Desde 2010, Plavix ha facturado  más de 2 mil millones de euros al año, pero la empresa ha sido duramente golpeada por las medidas de austeridad y expiraciones de patentes, no sólo en el mercado europeo, sino también con pérdidas de ventas de cientos de millones en Estados Unidos. A principios de este mes, Sanofi que reportó ventas globales cayeron un 3 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado.

   Las ventas en Estados Unidos  y Europa se redujeron en un 10 por ciento en cada región, respectivamente, debido a la la competencia genérica para los productos líderes que han perdido su exclusividad.

   Sin embargo, en esta misma investigación realizada por la Autoridad de la Competencia francés, se comprobó que Sanofi “ha utilizado métodos similares nefastos con los farmacéuticos franceses que insistían en transitar el camino genérico”.

   La compañía con sede en París presionó a los médicos y los farmacéuticos para que recetaran la propia versión de Sanofi genérico, llamado Winthrop Clopidogre en lugar de los genéricos de la competencia. 

  No es la primera vez que las tácticas de Sanofi han atraído el escrutinio de las autoridades. En 2011, en un intento de defenderse de la competencia de Lovenox, la empresa pagó a dos grupos médicos y a un investigador para retrasar la aprobación de alternativas genéricas para su producto estrella.

  Más recientemente, la farmacéutica francesa acordó pagar 109 millones de dólares por las acusaciones de las autoridades estadounidenses a los representantes de ventas de la multinacional,  por distribución incorrecta de muestra de su medicament Hyalgan para la artritis y por pagar almuerzos en lugares exclusivos para médicos, con el fin de promover las ventas del producto.

 Sanofi podrá impugnar esta última decisión de la Autoridad de la Competencia como anunció al periodismo a través de sus portavoces.

 "Sanofi no está de acuerdo con la decisión de la Autoridad de la Competencia, y en la actualidad está revisando todos los puntos de preparar una apelación ante el Tribunal de Apelaciones de París," afirmó la compañía.