LA ASAMBLEA MUNDIAL DE LA SALUD APROBÓ RESOLUCIÓN QUE RECLAMA TRANSPARENCIA EN EL PRECIO DE LOS MEDICAMENTOS PARA LA DIABETES Y PROPONE DESARMAR LA CONCENTRACIÓN MONOPÓLICA DE LA INSULINA

Visto: 848

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó una resolución que apunta a la transparencia del precio de los medicamentos para la diabetes y en especial de la insulina, que constituye un mercado monopolizado por tres multinacionales.

La resolución fue aprobada después de que varios países europeos y Estados Unidos eliminaron su oposición al texto que obliga a la Organización Mundial de la Salud a desarrollar objetivos para expandir tratamiento de la diabetes, así como medidas que fomenten una mayor transparencia de precios en el mercado de la insulina.

"Es importante destacar que la resolución pide el establecimiento de una base de datos para mejorar la transparencia en torno al precio de los medicamentos para la diabetes, incluida la insulina”, destacó Tonje Borch, asesora principal del Departamento de Salud Pública del Ministerio de Salud de Noruega.

Noruega, precisamente, fue uno de los países que con mayor énfasis impulsó la resolución e incluso intentó intercalar párrafos mas contundentes sobre la transparencia del mercado.

“Los precios de muchos medicamentos nuevos son altos y secretos. La falta de transparencia está socavando la confianza pública en nuestros sistemas de salud. En el caso de las vacunas Covid-19, hemos visto que una mayor transparencia es posible y positiva. La pandemia nos anima a reflexionar sobre los modelos de negocio y las colaboraciones que han surgido durante la pandemia. Para lograr el objetivo de una mayor transparencia, debemos colaborar, tanto con las autoridades sanitarias nacionales, las organizaciones internacionales y la industria. Tenemos un impulso. Ahora es el momento”, afirmó Borch durante su intervención (virtual) en la Asamblea Mundial de la Salud.

La resolución también reconoce "la importancia de la cooperación internacional en apoyo de los planes nacionales, regionales y globales ... incluso para aumentar el acceso a tratamientos como la insulina".

Noruega presionó por un lenguaje aún más fuerte, pero apoyó el “compromiso” adoptado en el marco de la reciente 74 Asamblea Mundial de la Salud y al mismo tiempo la sociedad civil hizo un fuerte impulso para la aprobación de la resolución.

La doctora Helen Bygrave, asesora de enfermedades crónicas de la Campaña de Acceso de Médicos Sin Fronteras (MSF), dijo que estaba “encantada” de ver a países como Canadá, Brasil y Chile unirse a otros 19 para apoyar la resolución, que fue liderada por la Federación de Rusia y Noruega.

Helen Bygrave explicó que tres empresas, Novo Nordisk, Sanofi y Eli Lilly, controlan más del 90% del mercado mundial de insulina, “un monopolio que genera precios inasequibles para los diabéticos en muchos países, incluidos algunos en países de ingresos altos”. La parte restante del mercado mundial de insulina se divide entre aproximadamente otros siete fabricantes de insulina.

La resolución pide al Director General de la OMS que evalúe “la viabilidad y el valor potencial de establecer una herramienta basada en la web para compartir información relevante para la transparencia de los mercados de medicamentos para la diabetes, incluida la insulina, los agentes hipoglucemiantes orales y productos de salud relacionados, incluyendo información sobre inversiones, incentivos y subsidios”.

MSF denunció que la insulina a menudo no está disponible en las instalaciones de salud pública o farmacias privadas en muchos de los 70 países del mundo en los que la organización está activa.

"Es importante destacar que la resolución pide el establecimiento de una base de datos para mejorar la transparencia en torno al precio de los medicamentos para la diabetes, incluida la insulina", explicó Bygrave.

"La insulina es uno de los productos más caros en el cuidado de la diabetes, y existe una necesidad urgente de ampliar el acceso a la insulina asequible a través de la transparencia de los precios, además de apoyar la armonización de los requisitos reglamentarios para las insulinas de calidad garantizada, incluidos los biosimilares", subrayó la representante de MSF.

Los objetivos generales del proyecto de resolución incluyen la promoción del “acceso a diagnósticos y medicamentos de calidad, seguros, eficaces, asequibles y esenciales, incluida la insulina, los agentes hipoglucemiantes orales y otros medicamentos y tecnologías de la salud relacionados con la diabetes para todas las personas que viven con diabetes, de acuerdo con el contexto nacional y prioridades ".

Durante su intervención (virtual) en la sesión de apertura de la Asamblea Mundial de la Salud, la noruega Tonje Borch apoyó la resolución, pero sugirió que a su gobierno le hubiese gustado avanzar aún más lejos: “también apoyamos firmemente un mecanismo de información de precios globales para la insulina. Existe una clara necesidad de mayor transparencia y los precios más bajos salvarán vidas”.

En declaraciones a Health Policy Watch, la ministra de Desarrollo Internacional de Noruega, Dag-Inge Ulstein, agregó que “el alto precio de la insulina en la actualidad es una de las principales razones del alto número de muertes por diabetes. Apoyamos firmemente un mecanismo global de información de precios para la insulina, es evidente que se necesita más transparencia”.

En consecuencia, “esta resolución es importante ya que sabemos que los esfuerzos mundiales a gran escala para combatir la diabetes y otras ENT (enfermedades no transmisibles) podrían salvar millones de vidas, contribuyen a una población más sana y al crecimiento económico”, completó Ulstein.

“Es de esperar que un mecanismo contribuya a bajar los precios. Somos conscientes de que el precio de venta al público puede llegar a ser diez veces superior a los costes de producción ("precios netos"). En Noruega, las personas con diabetes pueden vivir bien con su enfermedad, ya que tienen acceso a insulina asequible. Este puede no ser el caso de una familia pobre en Malawi, que tiene un hijo con diabetes tipo 1 y no puede proporcionar insulina que le salve la vida. O tener que elegir entre insulina que salva la vida de un niño o alimentos para el otro”, subrayó la ministra noruega.

Actualmente 420 millones de personas viven con diabetes en todo el mundo. Se estima que este número aumentará a 578 millones a finales de esta década.

Se estima que nueve millones de personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina para sobrevivir y alrededor de 60 millones de personas con diabetes tipo 2 necesitan insulina para controlar su enfermedad. A nivel mundial, aproximadamente la mitad de las personas que necesitan insulina tienen un acceso irregular o no tienen acceso al tratamiento.

Los países desarrollados y en desarrollo difieren enormemente en los recursos diabéticos disponibles para sus poblaciones. Como cuatro de cada cinco adultos con diabetes viven en países de ingresos bajos y medianos, estas desigualdades tienen enormes repercusiones en la salud pública.

En África subsahariana, la esperanza de vida de un niño con diabetes tipo 1 puede ser tan baja como un año debido a la falta de acceso al medicamento.

Pero Incluso en países desarrollados como Estados Unidos, los altos costos de la insulina significan que muchos de los que necesitan el medicamento no lo obtienen o viajan hasta Canadá para comprar a menor precio.

Por eso, la senadora demócrata Elizabeth Warren, autora en diciembre de 2019 de una investigación sobre el precio “inaccesible” de la insulina en su país, celebró la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud en twitter.

Para empeorar las cosas, en abril de 2020, en el pico de la primera ola de la pandemia de COVID-19, varios países de Europa también prohibieron la exportación de insulina por temor a que los bloqueos condujeran a una mayor demanda y escasez de insulina, y también posiblemente a interrumpir el suministro cadenas en otras áreas.

La resolución también solicita al Director General que formule “recomendaciones para la prevención y el tratamiento de la obesidad a lo largo de la vida, incluida la consideración del posible desarrollo de metas a este respecto, y que presente estas recomendaciones a la 75ª Asamblea Mundial de la Salud para su consideración en 2022 ".

Las personas que viven con diabetes también tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente o morir a causa de COVID-19 y, por lo tanto, se encuentran entre las más afectadas por la pandemia.

Nina Renshaw, directora de Políticas y Promoción de NCD Alliance, también elogió la resolución como evidencia de un progreso significativo: “Ha pasado por largas negociaciones durante bastante tiempo”, comentó.

Sin embargo, expresó sus reparos: “el mandato de la resolución para que la OMS desarrolle objetivos para combatir la diabetes, no exige específicamente el desarrollo de un objetivo sobre el acceso a la insulina, espero que esto cambie”.

“Es un paso en el camino de la conversación. Esperamos que se desarrollen a tiempo objetivos ambiciosos en torno a la insulina”, reclamó.

Bygrave de MSF también criticó la falta de objetivos para el acceso a la insulina como tal, afirmando que a su organización “le gustaría ver objetivos más explícitos relacionados con los objetivos globales de diabetes”.

“Deberíamos avanzar hacia el enfoque 90-90-90 más viable para el diagnóstico, el tratamiento y el control, como se describe en el Pacto Mundial de la Diabetes de la OMS”, propuso.

El Pacto Mundial, lanzado por la OMS y el Gobierno de Canadá en una Cumbre Mundial sobre Diabetes en abril de 2021, estableció objetivos globales amplios para abordar el problema de la diabetes en todo el mundo, pero carecía del sello oficial que proporciona ahora la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud respaldada por los 194 estados miembros.

El lanzamiento del Pacto Mundial en Canadá en abril pasado coincidió con el centenario del descubrimiento de la insulina.