LA OMS SALPICADA POR ESCÁNDALOS SEXUALES Y DENUNCIAS DE ABUSO DE PODER

Visto: 939

La reciente Asamblea Mundial de la Salud estuvo salpicada de denuncias contra la OMS por presuntos escándalos sexuales protagonizados por su personal en varios países en vías de desarrollo y por la opacidad de los métodos administrativos utilizados para conducirse con los funcionarios y empleados del organismo.

La alta dirección de la OMS, incluido el Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, el Subdirector General de Respuesta a Emergencias, Ibrahima Soce Fall, y Gaya Gamhewage, Jefa de Aprendizaje y Desarrollo de Capacidades, admitieron fallas en los esfuerzos de la organización contra la explotación y el abuso sexuales.

Ryan dijo que los escándalos sexuales habían obligado a la OMS a realizar una autoevaluación: “a veces ves algo en el espejo que no quieres ver. Es poder mirarse en ese espejo y aceptar que lo que ves no está realmente a la altura ... y luego prometer mejorar”.

La intervención se origina en el escándalo de intercambio de sexo por empleo en la República Democrática del Congo, donde decenas de trabajadoras denunciaron abusos por parte de empleados de la OMS durante el brote de ébola de 2018-2020. Al menos otros siete países han pedido que se investiguen denuncias similares contra el personal de la organización durante misiones realizadas en sus territorios.

En República Democrática del Congo, enfermeras han denunciado que personal de la OMS ofreció un salario doble a cambio de sexo, uno de los múltiples casos de mala conducta que supuestamente la OMS conocía pero no sancionó o incluso intentó silenciar.

Una reunión estratégica especial en el marco de la 74 Asamblea Mundial de la Salud discutió cómo la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe ampliar los poderes para investigar las denuncias de explotación, el abuso y el acoso sexuales en situaciones de emergencia.

Los funcionarios de la OMS dijeron que este esfuerzo involucra una "masa de inspectores" para priorizar las investigaciones en al menos ocho países.

Durante la Asamblea Mundial de la Salud y al dirigirse a los donantes y los estados miembros, Mike Ryan admitió que "en muchos sentidos, todos tenemos la culpa de lo que sucede en estas situaciones, y todos debemos comprometernos a mejorarlo".

Ryan dijo que el presunto escándalo de la República Democrática del Congo “afectó profundamente” al personal, aunque la investigación no ha finalizado.

La OMS, sus estados miembros y socios deberían "comprometerse cada vez más ferozmente con el mandato latino de Primum non nocere (no hacer daño)”, propuso.

El doctor Ibrahima Soce Fall, Subdirector General de respuesta de emergencia de la OMS, reconoció que es necesario realizar mucho trabajo en la lucha contra la explotación y el abuso sexuales.

Fall anunció que “estamos analizando lo que se debe hacer [lidiar con la explotación y el abuso sexuales]. Este es un trabajo colosal que requiere mucho trabajo de nuestra parte, pero también de nuestros socios”.

La República Democrática del Congo, Etiopía, Afganistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Venezuela y Yemen son los primeros países objetivo donde se desplegarán inspectores de la OMS.

Fall anticipó que este servicio cubrirá eventualmente los 30 países con operaciones en curso de la OMS: “El objetivo es proteger a las poblaciones vulnerables y salvar vidas. Obviamente, no podemos tolerar de ninguna manera, nunca, ningún tipo de abuso, incluido el abuso sexual”.

Además de la inspección, la OMS también estableció un grupo de trabajo para identificar las políticas prioritarias, incluido el fortalecimiento de los módulos de capacitación para el personal, las “personas sobre el terreno” y la administración. El nuevo módulo contendrá una sección completa sobre abuso y explotación sexual, anticipó Fall.

Gaya Gamhewage, nacida en Sri Lanka y Jefa de Aprendizaje y Desarrollo de Capacidades de la OMS, agregó que el personal de la OMS está "indignado" por el último escándalo sexual que sacude a la organización.

“La prevención debe ser la base sobre la que construimos cualquier sistema de protección decente. La prevención significa evitar el abuso, mantener la confianza y la dignidad y mejorar las vidas a través de una mejor salud, enfatizó Catharina Boehme, Jefa de Gabinete de la OMS.

Gamhewage coincidió que el personal de la OMS estaba "indignado" por las últimas acusaciones, por lo que la sesión en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud se celebró para centrarse en las acciones prácticas que se están tomando para abordar el complejo tema.

Stella Chungong, Directora de Preparación para Emergencias Sanitarias de la OMS, aseguró que la OMS está trabajando en un enfoque holístico para lograr una agenda de género transformada trabajando en las inequidades que contribuyen al abuso.

“Pero también estamos mirando hacia adentro, identificando formas en las que nuestra cultura y sistemas internos pueden promover la igualdad de género, el respeto y un entorno en el que no se tolere el abuso en cualquier forma”, anunció.

La OMS también identificó obstáculos potenciales para la igualdad de puestos femeninos de liderazgo y toma de decisiones dentro de los programas, aseguró la funcionaria.

"Todo esto a mediano y largo plazo ayudará a que la OMS sea más responsable de implementar acciones concretas y basadas en evidencia para la prevención del abuso y la explotación sexuales", vislumbró Stella Chungong.

La delegación del Reino Unido en la OMS pidió un seguimiento transparente y la notificación del número de casos de las denuncias e investigaciones.

Esto demostrará a los sobrevivientes que si son lo suficientemente valientes como para denunciar los incidentes, existe una muy buena posibilidad de que los escuchen y se tomen medidas”, confió la delegación británica.

En respuesta a las acusaciones de la lenta respuesta de la OMS al escándalo de la República Democrática del Congo, la delegación británica opinó que “[Esta] es la razón por la que es tan importante que la OMS y los estados miembros tengan claro que tenemos tolerancia cero, que escuchamos a los sobrevivientes y que actuemos con prontitud y transparencia para responder a sus acusaciones”.

Si las denuncias de escándalos sexuales ya circulaban en la sede central de la OMS en Ginebra, los funcionarios de la organización parecieron recibir desprevenidos una conferencia de prensa en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud que cuestionó con dureza los procedimientos internos utilizados con el personal.

La directora de la Asociación de Personal de la OMS, Catherine Kororei Corsini, fue la vocera que expuso “las deficiencias y fallas en el sistema de justicia interno” de la Organización Mundial de la Salud.

“Las revelaciones de abuso y explotación sexuales en la República Democrática del Congo, requieren una reforma más sistemática para hacer que el sistema sea transparente, justo y equitativo”, propuso la directora de la Asociación de Personal de la OMS al Consejo Ejecutivo de la OMS.

“Los retrasos en la respuesta a las acusaciones de irregularidades siguen afectando el entorno de trabajo de demasiados miembros del personal de la OMS”, agregó Catherine Kororei Corsini, en declaraciones orales y una declaración escrita al CE.

“Si bien los casos de la República Democrática del Congo han recibido una amplia atención de los medios, es necesario resolver problemas más amplios” señaló.

Entre otros, mencionó que la Organización aún tenía que "revisar y compartir su política de investigación, y establecer objetivos e indicadores de tiempo para monitorear las investigaciones".

“Necesitamos un sistema de justicia interna que sea bien funcional y capaz de cumplir de manera oportuna. Necesitamos un sistema en el que todo el personal tenga confianza. En varias ocasiones hemos dicho que la justicia demorada es de hecho justicia denegada”, se quejó.

En una declaración escrita que fue más allá, la Asociación de Personal agregó que los miembros del personal que sienten que han sido acusados ​​injustamente permanecen en una "base desigual" con la organización, cuando se ven obligados a aceptar costosas apelaciones de sus casos más allá de los canales internos de la OMS, para acceder al tribunal más amplio de la ONU, de la Organización Internacional del Trabajo (ILOTA). 

“Hoy en día, muchos miembros del personal no pueden ejercer su derecho a un proceso de apelación porque no pueden pagar los honorarios legales”, declaró la asociación del personal que representan a unas 9.000 personas empleadas en la organización mundial de la OMS y en UNAID.

“Los funcionarios que se sienten víctimas de irregularidades cometidas por la Organización se encuentran en una situación de desventaja frente a la Organización en términos de medios para la defensa de su caso. En particular, los miembros del personal deben gastar personalmente cantidades considerables de dinero de sus salarios o ahorros para pagar un abogado”, se afirma en la declaración.

Coincidiendo con esos debates, 54 estados miembros y la Unión Europea firmaron una declaración conjunta en la que expresaron su preocupación por las denuncias de explotación y abuso sexuales, y lo que es más crítico, la posibilidad de que "la dirección de la OMS lo supiera", pero no informó sobre algunas acusaciones o incluso actuó para "suprimir los casos"

Expresamos nuestra alarma por las sugerencias en los medios de comunicación de que la dirección de la OMS sabía de casos denunciados de explotación y abuso sexuales y acoso sexual y no los había informado, como lo exige el protocolo de la ONU y la OMS, así como por las denuncias de que el personal de la OMS actuó para suprimir los casos”, acusó el comunicado conjunto.

Catherine Kororei Corsini coincidió con el comunicado sobre “la consternación del personal de la OMS por los informes y la forma en que los medios de comunicación los publicitaron por primera vez”, pero también señaló las brechas y deficiencias más amplias que esto había revelado en la justicia interna. sistema.   

Cuando la mala conducta por parte de los miembros de la fuerza laboral de la OMS no se aborda y esto no se trata de manera transparente y rápida, la reputación de la organización está dañada”, señaló en su presentación y reclamó “la implementación de un sistema de revisión del desempeño de 360 grados” retrasado durante mucho tiempo, para abordar las deficiencias actuales.

La Asociación del Personal añadió en la declaración escrita que “con los recursos requeridos como financiamiento, seguimiento de recursos humanos y sistemas de rendición de cuentas, etc., incidentes como este se habrían investigado rápidamente y, lo que es más importante, se habría brindado apoyo de inmediato a las mujeres y los niños afectados”. 

La declaración incorporó un plan de seis puntos para “un enfoque más transparente y global” del sistema de justicia interna de la OMS que implemente:

Acceso justo y adecuado a los mecanismos de justicia”; gestión administrativa de apelaciones de la OMS más "orientada a las soluciones"; así como una “presentación de informes global más transparente” y una “revisión de las líneas jerárquicas” para revisar y juzgar los casos del personal.

Medidas de la OMS en materia de justicia interna

En sus declaraciones ante el Consejo Ejecutivo, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que había creado una política de puertas abiertas en la Oficina del Director General, en la que los problemas del personal y las quejas también podían transmitirse con él directamente durante las horas designadas. Aseguró que estaba alentando a los gerentes de otros niveles de la organización a hacer lo mismo.

“El diálogo frecuente ayuda a abordar los problemas”, se defendió de las críticas del personal.

Igualmente, agregó que la OMS está comenzando a poner a prueba un sistema de desempeño de 360 grados, que ha recibido un amplio respaldo de los estados miembros de la OMS en la reunión del Consejo Ejecutivo.

Aunque señaló que siguen existiendo desacuerdos con el personal acerca de dónde deberían comenzar esos pilotos (con la alta dirección) o con más personal de base, "continuaremos la discusión y finalizaremos lo antes posible". 

Tedros también dijo que el departamento de Servicios de Supervisión Interna (IOS) de la OMS, que gestiona los dos primeros pasos de la revisión de la justicia interna, está recibiendo fondos adicionales para despejar su acumulación de casos.

“Ahora han diseñado una propuesta para abordar los retrasos y centrarse en las nuevas investigaciones que necesitan hacer. Seguiremos apoyándolos. El apoyo que les dimos este año está basado en su propuesta, ni siquiera hemos reducido ni un centavo de lo que propusieron tener para cerrar los atrasos”, aseveró el Director General. "Como dijo la directora de la Asociación del Personal, la justicia retrasada es justicia denegada", coincidió.

Durante su intervención en la Asamblea Mundial de la Salud, así como en una reunión estratégica especial al margen de la Asamblea, Tedros también anunció una serie de nuevas iniciativas para abordar el acoso sexual en todos los niveles de la OMS.

Este esfuerzo implica la creación de una Comisión Independiente, con sede en Goma, República Democrática del Congo, apoyada por una “masa de inspectores” para priorizar las investigaciones en al menos ocho países.

“Hemos decidido adoptar nuevas formas de hacerlo mediante el nombramiento de una comisión independiente. Y también, permitiendo que la Comisión Independiente contrate una firma externa para investigar”, anunció Tedros.

“Hacer las cosas de la misma manera una y otra vez no nos dará un resultado diferente. Es por eso que lo estamos haciendo de manera diferente para que podamos obtener un resultado diferente con respecto a la identificación de los perpetradores y también a la identificación de los problemas sistémicos”, dijo Tedros.

Más de 50 Estados miembros expresan su preocupación por el abuso y la explotación sexuales en la OMS

Loyce Pace, directora de la Oficina de Asuntos Globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, durante su intervención en la Asamblea Mundial de la Salud afirmó que “los estados miembros deben mantener a la OMS con los más altos estándares de protección contra la explotación y el abuso sexuales”.

“Debemos trabajar juntos para asegurar que los perpetradores enfrenten la máxima responsabilidad por la explotación sexual, el acoso y el abuso de autoridad”, pidió la funcionaria estadounidense.

“La atención colaborativa regular a estos problemas, especialmente en términos de asegurar medidas de prevención y mitigación de riesgos apropiadas a nivel local, es necesaria para responder de manera decisiva a estos problemas. Esperamos lograr un progreso tangible en este tema para que puedan comenzar la rendición de cuentas y la curación”, concluyó.

El escándalo de sexo por empleo se ha centrado en la República Democrática del Congo (RDC), donde decenas de trabajadoras de la salud denunciaron abusos por parte de empleados de la OMS durante su trabajo como socorristas durante el brote de ébola de 2018-2021.

Pero, “el foco de futuras investigaciones no debería limitarse a la República Democrática del Congo”, señaló el delegado de Ghana ante la Asamblea Mundial de la Salud, Iddrisu Yakubu.

“Los intentos de grandilocuencia moral y táctica de asociar el problema con un país o región de la OMS en particular, al concentrarse en un informe de los medios de un país en particular e ignorar informes similares de otras regiones, no resolverán el problema de la explotación y el abuso sexuales, que como todos nosotros sabemos, es un peligro real en muchos países y organizaciones. La OMS necesita nuestro apoyo para abordar lo que es esencialmente un problema estructural que aflige a muchas de nuestras propias instituciones nacionales”, completó el delegado de Ghana.