PHRMA REPARTIÓ CHEQUES ENTRE LOS DOS TERCIOS DEL CONGRESO ESTADOUNIDENSE Y PFIZER, POLÍTICAMENTE EL MÁS ACTIVO, CONTRIBUYÓ CON LAS CAMPAÑAS DE MÁS DE UN MILLAR DE CANDIDATOS

Visto: 1138

Setenta y dos senadores y 302 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos cobraron al menos un cheque de la industria farmacéutica antes de las elecciones de 2020, lo que representa más de dos tercios del Congreso, según un análisis del sitio especializado STAT, basado en los registros oficiales de las contribuciones a las campañas electorales del año pasado.

Solo el Comité de Acción Política (PAC) de Pfizer contribuyó con 228 legisladores del Congreso Nacional. El PAC de Amgen donó a 218, lo que significa que cada empresa ayudó a financiar las campañas de casi la mitad de los legisladores del Capitolio.

“Pfizer, que posiblemente jugó el papel más importante en la carrera de vacunas de 2020, también tuvo un año frenético políticamente. Además de dar aproximadamente 1 millón de dólares a los miembros del Congreso, Pfizer también emitió cheques a 1.048 candidatos en las elecciones legislativas de 43 Estados”, detalló STAT.

La poderosa cámara de los laboratorios multinacionales PhRMA financió 2.400 campañas de legisladores estatales y en total, la industria farmacéutica estadounidense contribuyó con 14 millones de dólares a las campañas electorales del año pasado, investigó STAT.

“La amplitud del gasto destaca la continua influencia de la industria farmacéutica en Washington. Incluso después de años de críticas del Congreso y la Casa Blanca por los altos precios, sigue siendo una rutina que los funcionarios electos que regulan la industria del cuidado de la salud acepten sumas de seis cifras”, afirmó STAT.

El informe de STAT de las millonarias donaciones de la industria farmacéutica, subrayó que “se producen inmediatamente después de un año extraordinario para la industria farmacéutica”.

“En 2020, el gobierno federal se apoyó en gran medida en los fabricantes de medicamentos para desarrollar vacunas COVID-19 a la velocidad del rayo, lo que ayudó a rehabilitar la reputación y la credibilidad política de la industria en el proceso”, escribió el sitio.

El análisis de STAT incluye un mapa interactivo que permite a los lectores visualizar las contribuciones entre los PAC individuales de la industria farmacéutica y los estados, legisladores y distritos del Congreso. Los miembros del Congreso en funciones que no aparecen en el mapa no aceptaron ningún cheque de los 25 grupos de PAC de la industria farmacéutica. El análisis de STAT: https://www.statnews.com/feature/prescription-politics/state-full-data-set/

Si bien la industria farmacéutica repartió dinero entre una amplia gama de candidatos, se concentró en los integrantes de los comités del Congreso que supervisan la legislación sobre atención médica, regulaciones de precios y leyes de propiedad intelectual.

El principal receptor de dinero en efectivo de la industria farmacéutica fue el representante Richard Hudson, republicano de Carolina del Norte. Los principales grupos de la industria farmacéutica donaron 139.500 dólares a su campaña más reciente, una suma notable en gran parte porque Hudson no es un legislador particularmente poderoso, ni un recaudador de fondos conocido. Pero ocupa un asiento en el subcomité de Salud, Energía y Comercio, un panel influyente que supervisa una gran parte de la legislación sobre atención médica desde el Congreso.

Otros miembros del comité también se ubicaron cerca de los primeros lugares en donaciones de compañías farmacéuticas, incluidos varios demócratas: los representantes Kurt Schrader (Oregón), Robin Kelly (Illinois) y Anna Eshoo (California), la presidenta del subcomité.

Los aliados de la industria farmacéutica como los senadores Thom Tillis (republicano) y Chris Coons (demócrata) también figuran entre los principales receptores de los aportes. Ambos ocupan puestos en el Comité Judicial del Senado, que supervisa la ley de propiedad intelectual. En 2019, la pareja redactó un proyecto de ley que ampliaba los derechos de patentes para los medicamentos.

Las donaciones se produjeron inmediatamente después del agresivo impulso de los demócratas a los precios de los medicamentos en 2019. Liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, los demócratas de la Cámara aprobaron la HR 3, la Ley de reducción de costos de medicamentos. El proyecto de ley podría haberle costado a la industria hasta 500 mil millones de dólares en facturación, pero nunca fue aceptado por el Senado controlado por el Partido Republicano.

Los cabilderos de la industria de las drogas vieron el control republicano del Senado como fundamental para los intereses de la industria. Pero después de un par de elecciones de desempate en enero en Georgia, los demócratas controlan la cámara: sus 50 escaños, más el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris, le dan al partido una mayoría muy reducida.

A pesar del aparente interés de la industria farmacéutica en evitar que los demócratas controlen tanto el Congreso como la Casa Blanca, las contribuciones se dividieron casi por igual entre los principales partidos políticos: 7.1 millones fueron para los republicanos y 6.6 millones para los demócratas.

Pero varios republicanos importantes, como el senador Mitch McConnell (Kentucky) y el representante Kevin McCarthy (California), los líderes republicanos del Senado y la Cámara, respectivamente, también se ubicaron entre los 15 primeros de todos los destinatarios.

En el caso en las legislaturas estatales, la industria farmacéutica fue notablemente eficaz cuando se trataba de gastar dinero en candidatos ganadores. Muy pocos candidatos que aceptaron dinero en efectivo de la industria farmacéutica terminaron perdiendo la reelección. Muchas donaciones se dirigieron a senadores republicanos en riesgo de perder sus escaños, como Thom Tillis. Otros de los principales beneficiarios fueron los senadores republicanos Joni Ernst (Iowa), John Cornyn (Texas) y Steve Daines (Montana).

En términos generales, el gasto de la industria farmacéutica estuvo en línea con el de otras industrias importantes. Según un recuento ligeramente más amplio de donaciones de la industria, los sectores poderosos, como bufetes de abogados, empresas de petróleo y gas y bancos comerciales, dieron un poco más que la industria farmacéutica en 2020. Otros, como las aerolíneas y el tabaco, dieron dramáticamente menos.

El examen de STAT se basó en datos del Center for Responsive Politics, que detalló las donaciones de los 23 fabricantes de medicamentos más grandes y las cámaras empresarias PhRMA y BIO a los miembros del Congreso en 2019 y 2020.

Las leyes estatales de financiamiento de campañas varían y, en algunos casos, las corporaciones pueden hacer contribuciones directas a los legisladores. En Washington, sin embargo, es ilegal que las corporaciones realicen donaciones a candidatos. Como solución alternativa, las empresas forman comités de acción política o PAC. Estos grupos externos a menudo se financian en gran parte con las contribuciones de los ejecutivos, y las personas que deciden cómo gastar el dinero suelen ser miembros del liderazgo empresarial.

Los legisladores estatales de Oregón han intentado reducir los altos precios de los medicamentos desde casi todos los ángulos: han buscado limitar cuánto pueden pagar las personas por insulina, instalar un panel que pueda determinar cuánto deben pagar las agencias estatales por los medicamentos e incluso importar medicamentos a granel desde Canadá. Casi todas las propuestas han fracasado.

Una razón, al menos según los partidarios del esfuerzo: dos tercios de la legislatura estatal aceptaron al menos un cheque de campaña de la industria farmacéutica durante el ciclo electoral de 2020. PhRMA, por sí solo, emitió cheques a 43 de los 90 legisladores de la Legislatura de Oregón.

Fue aún más dramático en Louisiana, donde el 84% de los legisladores aceptaron fondos de compañías farmacéuticas. En California, fue del 82%, y en Illinois, el 76% de los legisladores cobraron un cheque.

"Es asqueroso", dijo Rachel Prusak, una legisladora estatal demócrata en Oregón que ha presentado una serie de proyectos legislativos para regular el precio de medicamentos. “Estoy seguro de que influye en otras personas que se llevan mucho dinero. Es por eso que no podemos aprobar proyectos de ley".

"La industria farmacéutica está luchando contra nosotros de todas las formas posibles: mediante contribuciones de campaña, cabildeando, cualquier ángulo que puedan tomar para afianzarse", denunció Maribeth Guarino, defensora de la atención médica del Grupo de Investigación de Interés Público del Estado de Oregón, una organización sin fines de lucro. “Oregón no tiene límites de contribución para las campañas. Las empresas farmacéuticas pueden gastar todo lo que crean necesario para ganar”.

Un legislador de Oregón, Tim Knopp, cobró la mayor contribución del ciclo de una compañía farmacéutica: un cheque de 25.000 dólares de PhRMA. Knopp es el vicepresidente del comité de atención médica del Senado de Oregón.

Incluso Prusak, la legisladora de Oregón que denuncia abiertamente los problemas de precios de los medicamentos, aceptó dos contribuciones de 1.000 dólares mientras hacía campaña por la reelección en 2020: una de Gilead Sciences y otra de Genentech.

Prusak, una enfermera practicante, no estaba al tanto de la contribución de Genentech, pero dijo que a menudo, los legisladores o sus ayudantes cobran cheques sin pensarlo mucho. En general, sus colegas en Oregón recibieron una parte descomunal de dinero en efectivo porque la industria farmacéutica dio más dinero a las contiendas legislativas estatales en Oregón que a las elecciones en cualquier Estado además de California e Illinois.

La misma dinámica se ha desarrollado en casi todos los Estados del país. En los últimos dos años, al menos 2.467 legisladores estatales, más de un tercio de todos los legisladores estatales en todo el país, utilizaron efectivo de la industria farmacéutica para financiar sus campañas, según el nuevo análisis STAT de los registros de financiamiento de campañas que abarca todo el ciclo electoral de 2020.

La industria farmacéutica emitió más de 10.000 cheques individuales por un total de más de 9 millones de dólares para las campañas estaduales. Los hallazgos de STAT brindan una mirada sin precedentes a la influencia de la industria farmacéutica en las legislaturas estatales.

“Es difícil comparar el gasto de la industria farmacéutica en las elecciones de 2020 con los ciclos electorales anteriores, ya que no existen análisis similares. Pero está claro que las compañías farmacéuticas se encontraron en un momento político sin precedentes: al comienzo del ciclo, la animosidad generalizada y cada vez más vocal sobre los altos precios de los medicamentos estimuló una serie de nuevas y agresivas propuestas de políticas”, analizó STAT.

Luego, la crisis de COVID-19 sumió a la industria farmacéutica en una carrera de vacunas que modificó tanto sus prioridades como su reputación. “Pero todavía hay mucha presión sobre los legisladores para ayudar a los consumidores a ahorrar dinero en medicamentos, insisten los defensores”, subrayó el sitio especializado con sede en Washington.

El análisis incluye contribuciones hechas directamente a los comités electorales de candidatos, así como a los PAC afiliados a candidatos individuales. Por ejemplo, las visualizaciones de datos incluyen contribuciones farmacéuticas al comité de campaña del senador republicano Mitt Romney (Utah) y al PAC Believe in America, un grupo de campaña independiente afiliado a Romney. Las contribuciones a ambas organizaciones se atribuyen a Romney.

Muchos legisladores recaudaron sumas mucho mayores. Chad Mayes, anteriormente el principal lider republicano de la Asamblea del Estado de California y ahora político independiente, aceptó 79.600 dólares de las compañías farmacéuticas. Tres demócratas estatales en la Asamblea de California estuvieron muy cerca, habiendo cobrado entre 65.000 y 75.000.

En la mayoría de los casos a nivel nacional, la industria farmacéutica donó a políticos que se postulaban para la reelección y evitó apoyar a candidatos que desafiaban a los titulares.

Aun así, las compañías farmacéuticas son expertas en elegir a los ganadores. De los más de 9 millones de dólares que la industria farmacéutica gastó en las elecciones legislativas estatales, menos de 500,000 se destinaron a candidatos que perdieron. La mayor parte del dinero ayudó a financiar las campañas de reelección ganadoras, aunque 1.8 millones se destinaron a candidatos que se retiraron en lugar de postularse nuevamente en 2019 o 2020.

El examen de STAT arroja luz adicional sobre la estrategia de donación de las empresas. La gran mayoría de los cheques se emitieron en poco tiempo inmediatamente antes del día de las elecciones. En los tres meses previos al 3 de noviembre, los 25 grupos de la industria incluidos en el análisis emitieron 3.688 cheques individuales para candidatos en todo el país, lo que representa más de un tercio de su total para el ciclo.

“Pfizer, el gigante farmacéutico con sede en Nueva York que lideró la carga sobre el desarrollo de la vacuna COVID 19, fue, con mucho, el contribuyente más prolífico a las campañas estatales. Sus gerentes y representantes del PAC emitieron cheques a 1.048 legisladores y candidatos individuales en 43 Estados diferentes”, apuntó STAT, recordando que “no es de extrañar: la compañía también ha sido durante mucho tiempo uno de los donantes políticos más generosos a nivel federal.

Las donaciones son "parte de nuestros esfuerzos generales para promover políticas públicas que apoyen las necesidades de salud de los pacientes a quienes atendemos", respondió Sharon Castillo, portavoz de Pfizer, en un comunicado. "Incluso durante nuestro importante trabajo para el desarrollo de una vacuna COVID-19 segura y eficaz, nos mantuvimos enfocados en abogar por leyes estatales que respalden la innovación científica y reduzcan los costos de bolsillo".

El portavoz de PhRMA, Brian Newell, respondió en un comunicado que la industria estaba monitoreando más de 200 propuestas legislativas estatales en 44 estados diferentes, así como otros 220 proyectos de ley en Washington, “todos los cuales afectarían a las compañías biofarmacéuticas en todo, desde la asequibilidad hasta el desarrollo de la fuerza laboral”.

No es de extrañar entonces que nos relacionemos con los legisladores de ambos lados del pasillo que tienen una amplia gama de opiniones y prioridades de atención médica”, justificó el vocero de PhRMA.

Algunos sectores conocidos por su influencia en Washington gastaron comparativamente poco: las empresas aeroespaciales de defensa, que se centran mucho menos en la política estatal que las farmacéuticas, gastaron 229.000 dólares y las tabacaleras solo 2.750 dólares. Las compañías de petróleo y gas, sin embargo, gastaron aproximadamente 12 millones.

Las empresas farmacéuticas “se han vuelto muy populares en el último año debido a sus esfuerzos para crear, desarrollar y distribuir vacunas”, admitió Maribeth Guarino, la defensora de políticas de salud con sede en Oregón. "Pero cuando se trata de costos, el público todavía está frustrado, sigue pagando de su bolsillo, todavía sufre".

El análisis de STAT no distingue entre contribuciones de corporaciones y PAC. Por ejemplo: los cheques del PAC de Eli Lilly a los legisladores de Michigan se consideran lo mismo que los cheques directos de Eli Lilly a los legisladores de Oregón.

Los límites de las contribuciones estatales varían ampliamente o, en algunos casos, no existen. Otros Estados tienen programas bien establecidos para financiar elecciones públicamente y, por lo tanto, niegan gran parte de la necesidad de recaudación de fondos de corporaciones o donantes adinerados.

STAT aclaró que “este proyecto está financiado por una subvención de la Fundación NIHCM (National Institute for Health Care Management Foundation). La fundación no jugó ningún papel en la elaboración de informes, la edición o la presentación del proyecto”.