LOS “BARONES DE LAS VACUNAS” DE INDIA ACUMULAN FORTUNAS CON LA PANDEMIA

Visto: 745

Dos laboratorios de India se han beneficiado con la pandemia y están obteniendo “super ganancias” a semejanza de las Big Pharma de Occidente, reveló el sitio digital The Intercept de Estados Unidos.

Casi todo el suministro de vacunas desde India proviene de los dos mayores productores de vacunas del país y del mundo: Serum Institute, dirigido por el director ejecutivo Adar Poonawalla, y Bharat Biotech, dirigido por el fundador Krishna Ella, detalla la investigación periodística.

“Si bien ambas compañías han anunciado repetidamente sus vacunas como las más baratas del mundo, rara vez mencionan que esas vacunas también son las más rentables del mundo. Por cada dosis vendida a hospitales privados, Serum obtiene ganancias de hasta el 2.000 por ciento, lo que Poonawalla podría considerar “súper ganancias”, y Bharat Biotech de hasta el 4.000 por ciento. En comparación, los márgenes de ganancia de Pfizer y Moderna son del 650 por ciento y 500 por ciento, respectivamente”, escribió la periodista de origen indio Aparna Gopalan, habitual colaboradora de The Nation, Current Affairs y Jacobin.

“El mercado de vacunas de la India está sujeto a un duopolio de vacunas”,"¿Qué más llamaríais a este duopolio sino barones de las vacunas?", se preguntó la periodista. en The Intercept.

“Poonawalla es uno de los principales beneficiarios de la pandemia de la India. Es el hijo de 40 años del octavo hombre más rico de India, de quien heredó el mayor laboratorio fabricante de vacunas del mundo. Entre los progresistas occidentales, los genéricos a menudo se discuten como una solución de salud pública para las grandes empresas farmacéuticas. Los fabricantes de genéricos como Poonawalla, sin embargo, siguen siendo empresarios que trabajan con fines de lucro, no humanitarios motivados por el bien público”, cuestionó Aparna Gopalan.

Serum produce 1.500 millones de dosis de varias vacunas cada año y las vende en 170 países. Poonawalla ve a Serum, con su considerable capacidad de producción, como "casi diseñado para [una pandemia]", y la compañía ha aprovechado su "oportunidad única en la vida ".

“La cobertura de los medios ha facilitado el uso emprendedor de Poonawalla de la zona gris entre el humanitarismo y el comercio durante la pandemia”, criticó la periodista.

Si bien Serum siempre ha enfatizado su “filosofía filantrópica”, la familia fundadora de la compañía “ha sido conocida principalmente por su ostentosa riqueza, ya sea su majestuosa casa de campo donde recibieron a Camilla, duquesa de Cornwall; su colección de autos de lujo que incluye un Batimóvil único en su tipo; o el avión reacondicionado que alberga la oficina de Poonawalla”, enumeró la investigación.

Serum se asoció con la empresa británico-sueca AstraZeneca a través de la cual Serum podría producir la vacuna de la Universidad de Oxford a cambio de regalías. Con la vacuna resultante, conocida en India como Covishield, Serum capturó el 90 por ciento de la cuota de mercado de vacunas del país. La compañía también comprometió hasta 200 millones de dosis para exportar a la iniciativa mundial COVAX.

A pesar del lucrativo acuerdo de licencia de Serum con AstraZeneca, Poonawalla ha sido una de las voces más fuertes en denunciar la desigualdad mundial de vacunas.

“La aceptación de los medios de comunicación de cómo se presenta Poonawalla explica con qué facilidad se le ha citado como un defensor de la salud pública mundial en lugar de como un CEO multimillonario que promueve los intereses comerciales de su empresa”, observó la periodista.

“La simpatía periodística por Poonawalla oculta el hecho de que Serum está cobrando a los países más pobres hasta 7 dólares por la misma dosis de vacuna que la Unión Europea recibe de AstraZeneca a 2 dólares”, denunció The Intercept.

El objetivo principal de Serum no es vacunar equitativamente al mundo o acabar con los monopolios; es arrinconar nuevos mercados mientras se mantiene el dominio dentro de la India. Sin restricciones al poder de Serum, la eliminación de las patentes globales no daría como resultado la “liberación” de la vacuna, solo liberaría flujos de ganancias”, vislumbró la periodista india.

Serum no es la única empresa india que se dedica a la especulación de vacunas. Bharat Biotech, que desarrolló Covaxin con fondos públicos, ha estado cobrando a los indios tarifas exorbitantes por cada inyección, hasta aproximadamente 5,40 dólares para los Estados y aproximadamente 16 para los hospitales privados.

Krishna Ella, presidente y director gerente de Bharat Biotech, había asegurado desde el principio que su vacuna costaría menos que una botella de agua.

Bharat Biotech también ha estado expandiendo las exportaciones comerciales de Covaxin a pesar de las recientes restricciones de exportación de la India y a diferencia de Covishield de Serum, Covaxin no está restringida por ninguna patente de Big Pharma.

El gobierno indio controla parte de los derechos de propiedad intelectual de Covaxin, pero Bharat Biotech monopolizó inexplicablemente la producción hasta hace un mes, cuando el gobierno finalmente dio luz verde a la fabricación de la vacuna en sus propias instalaciones de producción.

A pesar de utilizar el dinero de los contribuyentes para brindar apoyo a los ensayos clínicos y avances considerables en la producción de Serum y Bharat Biotech, el gobierno indio no ha logrado garantizar vacunas asequibles para la población de la India. Hasta mayo, el gobierno central había adquirido todas las dosis de 2 dólares cada una - un precio al que las compañías de vacunas han notificado entre el 188 por ciento al 500 por ciento en sus ganancias.

“Los productores monopólicos de vacunas de India estaban profundamente descontentos con las 'ganancias normales' que obtenían a precios regulados”, comentó el economista R. Ramakumar, del Tata Institute of Social Sciences de Mumbai.  “Hicieron presión para obtener precios 'libres'. Como era de esperar, los precios de las vacunas se duplicaron con creces, incluso se triplicaron y cuadriplicaron en solo una semana”.

El gobierno indio permitió el aumento de precios con su política de distribución de vacunas " liberalizada ", fabricando deliberadamente un mercado de vendedores. A partir del 1 de mayo, el gobierno central dejó de adquirir y distribuir todas las vacunas del país como lo habían estado haciendo hasta ese momento y casi todos los demás gobiernos del mundo. En cambio, el gobierno central comenzó a comprar solo la mitad del suministro de vacunas, dejando que los 28 Estados y hospitales privados de la India compitieran por las dosis restantes en el mercado privado, a precios establecidos por las compañías de vacunas.

“Al distribuir vacunas a través del mercado abierto, el gobierno indio fracturó el poder colectivo de compra y negociación de sus ciudadanos, cediendo toda influencia a los capitalistas. Con una cuarta parte de las existencias de vacunas del país reservadas para hospitales privados y los productores de vacunas expresando su preferencia por vender a esos hospitales a precios más altos, la campaña de vacunación de la India se diseñó para favorecer la monopolización del sector privado”, cuestionó Aparna Gopalan.

“Imagínese si la vacuna se vende a 10 dólares a una familia de cuatro miembros y cada uno necesita dos dosis. ¿Cómo van a poder pagarlo?. La persona promedio en India gana aproximadamente 50 dólares al mes. Agregue a la mezcla las desastrosas políticas económicas del gobierno indio de años anteriores, y la vacunación se vuelve inalcanzable para la mayoría de los indios”, ejemplificó el periodista de salud Vidya Krishnan”.

“El plan de vacunación de India para casi una quinta parte de la población mundial ha sido tan alarmante que incluso el poder judicial del país y los propios aliados de (Primer Ministro, Narendra) Modi se  han unido a periodistas, políticos de la oposición y expertos médicos para preguntar: ¿Por qué no hay estandarización de precios o techo de precios? ¿Por qué no volver a adquirir vacunas de forma centralizada en lugar de hacer competir a los estados? ¿Por qué no, como pregunta Krishnan, utilizar el sistema público de vacunación de décadas que se utilizó para erradicar la poliomielitis? ¿Por qué no, como sugieren los expertos que entrevisté, renunciar a las patentes dentro de la India y emitir licencias obligatorias para que más de dos grandes empresas puedan fabricar vacunas?”.

El Premier Modi anunció una reversión parcial de su "experimento" de distribución de vacunas. A partir del 21 de junio, el gobierno central volvió a adquirir el 75 por ciento del stock total de vacunas del país directamente de las empresas, que entregará a los gobiernos estatales para que las distribuyan a sus residentes de forma gratuita.

Pero la periodista advirtió que “una cuarta parte de las existencias de vacunas de la India permanecerá reservada para los hospitales privados y, en consecuencia, para los ricos. Incluso con límites de precios en los hospitales privados, las tasas de beneficio de los fabricantes de vacunas superarán el 1.000 por ciento”.

Y, como escribió en Twitter, Yogesh Jain, fundador de la organización sin fines de lucro de atención médica rural Jan Swasthya Sahyog , las capacidades de vacunación de la India seguirán siendo "proporcionadas públicamente y consumidas en privado".