ALIFAR: LA INDUSTRIA LATINOAMERICANA PIDIÓ GESTIONAR LA COMPRA DE VACUNAS COVID

Visto: 681

Los laboratorios latinoamericanos de capital nacional requirieron la facultad de gestionar los procesos de adquisición, importación y distribución de vacunas COVID en el actual contexto de pandemia.

La solicitud es una de las conclusiones de la XLII Asamblea Anual de ALIFAR que por segundo año consecutivo se realizó a través de un zoom compartido por las doce asociaciones integrantes.

ALIFAR en su declaración resaltó “la imperiosa necesidad de que los gobiernos de la región permitan la intervención del sector privado en la gestión de adquisición de las vacunas para el COVID-19”.

“En particular, requerimos que esas facultades se otorguen prioritariamente a las industrias farmacéuticas nacionales que por conocimiento e incumbencias estarían en mejores condiciones de gestionar eficazmente los procesos de adquisición, importación y distribución de las vacunas”, remarcó.

Así también destacó “el rol esencial de las industrias farmacéuticas nacionales latinoamericanas y su rol estratégico en la gestión de la pandemia del COVID-19, garantizando a sus ciudadanos, pese a las dificultades de abastecimiento de materias primas e insumos, la disponibilidad de sus medicamentos en farmacias y hospitales”.

Entre los desarrollos tecnológicos alcanzados en tiempos de pandemia, ALIFAR mencionó la producción del “suero equino y la puesta en marcha de la producción de materias primas biofarmacéuticas para la fabricación de vacunas para el COVID-19, como así también la generación de infraestructura para completar procesos de fill and finish del envasado de vacunas”.

Texto completo de la DECLARACIÓN de la Asamblea Anual de ALIFAR:

La industria farmacéutica latinoamericana, en el marco de su XLII Asamblea Anual de ALIFAR realizada el 29 de junio de 2021, declara y pone de manifiesto:

El rol esencial de las industrias farmacéuticas nacionales latinoamericanas y su rol estratégico en la gestión de la pandemia del COVID-19, garantizando a sus ciudadanos, pese a las dificultades de abastecimiento de materias primas e insumos, la disponibilidad de sus medicamentos en farmacias y hospitales;

El valor de contar en cada país de la región con un ecosistema de producción, distribución mayorista y minorista que puso a disposición de la sociedad sus capacidades logísticas y operativas con rangos de eficacia y eficiencia destacados, aún a pesar de las restricciones de las cuarentenas y aislamiento social dispuestas por los gobiernos para mitigar los efectos de la pandemia;

El aporte científico, tecnológico y de inversión llevado a cabo por las industrias farmacéuticas nacionales en toda la región y que se plasmó en diferentes investigaciones y ensayos clínicos sobre moléculas existentes, desarrollo de productos innovadores como el suero equino y la puesta en marcha de la producción de materias primas biofarmacéuticas para la fabricación de vacunas para el COVID-19, como así también la generación de infraestructura para completar procesos de fill and finish del envasado de vacunas;

El esfuerzo invalorable e incansable durante la pandemia de los trabajadores de la industria farmacéutica en todos sus niveles que han permitido con su determinación demostrar la importancia para los países de la región y sus políticas públicas en salud, contar con una plataforma productiva, científica y tecnológica que permitió evitar la dependencia externa en materia de provisión de medicamentos;

El reconocimiento de la industria farmacéutica nacional de la región a los farmacéuticos, médicos y personal de la salud que han estado trabajando con responsabilidad y compromiso en la asistencia de los pacientes afectados por el COVID-19, mereciendo nuestro respeto y admiración;

La memoria permanente hacia aquellos miembros de nuestra industria y de su ecosistema que en el desempeño de sus tareas fueron afectados por el COVID-19 y ya no están entre nosotros. Nuestra recordación a ellos y sus familias es el homenaje que les brindamos, asumiendo el compromiso de continuar sus legados de trabajo en pos de alcanzar la meta de más y mejores medicamentos;

La imperiosa necesidad de que los gobiernos de la región permitan la intervención del sector privado en la gestión de adquisición de las vacunas para el COVID-19. En particular, requerimos que esas facultades se otorguen prioritariamente a las industrias farmacéuticas nacionales que por conocimiento e incumbencias estarían en mejores condiciones de gestionar eficazmente los procesos de adquisición, importación y distribución de las vacunas;

La oportunidad de generar desde los gobiernos de la región marcos regulatorios adecuados que permitan a las industrias farmacéuticas nacionales consolidar procesos de inversión en el desarrollo de la industria biofarmacéutica y de producción de vacunas en el país, como así también la fabricación de materias primas farmacéuticas;

La importancia hacia el futuro de fortalecer a las instituciones sanitarias y regulatorias nacionales, regionales e internacionales, capitalizando la experiencia de campo acumulada por las instituciones de representación de la industria farmacéutica nacional, de manera de que estén mejor preparadas para afrontar los requerimientos de los estados miembros;

Una alerta sobre el impacto negativo de una inadecuada digitalización de actividades sobre la operación de la cadena de valor farmacéutica y sobre la sensibilidad de los pacientes, la comunidad médica y farmacéutica, por cuanto se dejan de lado valores tales como la consulta personal y el seguimiento asistencial requerido por las diferentes terapias y tratamientos.

 

ALIFAR agrupa a 12 cámaras de la industria farmacéutica nacional de la región latinoamericana: Grupo FarmaBrasil (Brasil), CILFA (Argentina), CIFARMA (Paraguay), ASILFA (Chile), CIFABOL (Bolivia), ALAFAL (Perú), INFADOMI (República Dominicana), INQUIFAR (El Salvador), ALN (Uruguay), ALAFAR (Ecuador); ASINFAR (Colombia), ASINFARGUA (Guatemala).

ALIFAR representa “a un sector estratégico y esencial con un mercado anual de 45 mil millones de dólares, que genera exportaciones anuales por más de 6 mil millones de dólares y que genera más de 200 mil puestos de trabajo directos”.