LA IVERMECTINA SE ESTÁ UTILIZANDO EN TRATAMIENTOS COVID EN VARIAS PROVINCIAS, AUNQUE PERSISTE EL DEBATE SOBRE SU EFICACIA CLÍNICA

Visto: 748

La ivermectina se está utilizando en tratamientos COVID en las provincias de Corrientes, La Pampa, Misiones y Salta, aunque con diferentes protocolos y con esquemas de tratamientos disímiles, en cuanto a dosis y formulaciones, fue una de las conclusiones del conversatorio sobre este fármaco organizado por el centro de profesionales farmacéuticos CEPROFAR.

El eje del zoom “IVERMECTINA: la evidencia disponible en prevención y los ensayos clínicos en curso” giró en torno al ensayo con el fármaco que se realiza en el Hospital El Cruce de Florencia Varela con 150 voluntarios.

Jorge Oscar Errecalde, miembro Honorario del Colegio Europeo de Farmacología y Toxicología Veterinaria y presidente de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria, explicó que la ivermectina “se está usando en humanos con diferentes protocolos, por ejemplo, entre las provincias de Corrientes, La Pampa, Misiones y Salta, los esquemas son muy diferentes en cuanto a dosis, aunque se está aplicándose simultáneamente”.

Los ministerios de Salud de cada provincia aprobaron el uso de ivermectina en humanos – aclaró en dos ocasiones- pero “las autoridades sanitarias deberían coordinar un protocolo inmediato y regional”, propuso Errecalde.

El expositor aclaró que en los ensayos del Hospital El Cruce se utiliza spray nasal “que diseñamos junto con el laboratorio Elea, con el que nos conectó la Fundación Mundo Sano”.

“A Elea le dimos las pautas y la cantidad de fármacos que necesitábamos y del tamaño de las partículas que debía tener ese spray y se aprobó en principio en cerdos”, detalló el expositor.

Errecalde precisó que el spray utilizado en los ensayos del hospital El Cruce es de uso experimental no está disponible comercialmente.

Durante el zoom coordinador por la farmacéutica Alejandra Urioste, Errecalde mencionó que la Universidad de Oxford está realizando ensayos clínicos con ivermectina que abarca a mil voluntarios.

“La ivermectina es una posibilidad interesante para tratamientos COVID aunque todavía sin evidencia científica, hay pruebas que dicen que funcionan y otras dicen que no funciona, pero lamentablemente el Ministerio de Salud de la Nación no tomó el toro por las astas y ordenó una prueba nacional, doble ciego y bien desarrollada”, completó Errecalde.

Los doctores Martín Zubieta y Martín Silberman, líderes del ensayo que se realiza en el Hospital El Cruce, explicaron detalles de cómo están avanzado en el estudio con ivermectina en 150 voluntarios reclutados desde el 28 de junio y que esperan duplicar hasta fines de septiembre.

“Al principio el ensayo incluyo sólo a voluntarios no vacunados y ahora tenemos dos grupos, vacunados y no vacunados, la condición es que no hayan sido COVID”, explicaron los responsables del ensayo.

Zubieta es bioquímico Coordinador del Área de Biología Molecular y Área de Citogenética del Hospital de Alta Complejidad en red El Cruce Dr. Néstor C. Kirchner y especialista en Economía y Gestión en Salud graduado de la Universidad Isalud.

Silberman es médico y magister en Salud pública por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, Doctor en Gestión y Políticas de salud por la UNAM, México, y profesor Asociado del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, de Florencio Varela.

Esperamos éxitos porque es un medicamento barato y accesible”, mencionaron como objetivo los investigadores. Al mismo tiempo aclararon que “no se usa ivermectina en el hospital El Cruce, salvo para esta investigación”.

Así también destacaron que el ensayo participa “un equipo muy grande del Hospital El Cruce, incluso con el apoyo de estudiantes de medicina y el estudio dura catorce días”.

El ensayo comenzó con personas que no tuvieron COVID pero que eran convivientes con alguien de su entorno que tuvo COVID, ya que, según las estadísticas, el 50 por ciento que conviven con un contagiado se termina contagiando”.

Al margen de los datos del presente, el ensayo es el resultado “de un año y medio de trabajo muy duro que fue como remar en dulce de leche”, concluyeron los expositores.