MONTEVIDEO Y CHICAGO, DOS CIUDADES MODELOS EN EL COMBATE CONTRA LA PANDEMIA

Visto: 666

Las ciudades de Chicago y Montevideo, fueron elegidas como modelos de equidad en salud pública y por sus medidas sanitarias destinadas a las comunidades más vulnerables durante la pandemia, por la Alianza para Ciudades Saludables.

Los ejemplos de Montevideo y Chicago fueron analizados durante el seminario VitalTalks organizado por la Alianza para Ciudades Saludables y auspiciado por Bloomberg Philanthropies, la OMS y Vital Strategies, una organización especializada en salud pública global.

Chicago en Estados Unidos y Montevideo en Uruguay desarrollaron e implementaron varios sistemas para priorizar la equidad en sus planes de recuperación de COVID-19”, fue una de las conclusiones del seminario.

En la apertura del seminario, el director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que el virus “ha explotado y exacerbado las desigualdades subyacentes y las ciudades han soportado la peor parte de la pandemia”.

"Pero muchas ciudades también han demostrado cómo se puede controlar el virus", elogió Tedros, y agregó que con "el uso personalizado y consistente de medidas de salud pública probadas, algunas ciudades pudieron mitigar el impacto devastador de COVID-19 y las desigualdades que puso en primer plano”.

Tedros pidió a los alcaldes de todo el mundo que implementen políticas para garantizar el acceso equitativo a las vacunas, dando prioridad a los trabajadores de la salud, los ancianos y aquellos con condiciones de salud que los ponen en mayor riesgo.

“La salud no es un lujo”, enfatizó Tedros, sino un "derecho humano fundamental y la base de la estabilidad social, económica y política".

“A medida que reconstruyen, debemos abordar las desigualdades subyacentes que han dejado a tantas comunidades vulnerables”, reclamó el director General de la OMS.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, y la intendenta Carolina Cosse de Montevideo, compartieron durante el seminario información sobre cómo organizaron campañas sanitarias para apoyar a las poblaciones de alto riesgo, proteger las vidas de los más vulnerables al COVID-19 y las campañas innovadoras que lanzaron para comunicar y educar a los residentes.

La intendenta Carolina Cosse explicó que reforzaron las políticas y la legislación existentes para ayudar con la lucha contra la pandemia y desarrollaron un plan de emergencia ABC.

El plan ABC promovió la igualdad de género y ayuda con la distribución de alimentos y acceso a la vivienda.

Para Cosse, se trataba de que Montevideo “tuviese respuestas integrales a la prestación de servicios de salud” y encontraron “una solución funcional entre la ciencia, la educación y la economía”.

La ciudad de Montevideo tuvo extensas campañas de comunicación pública, incluidas líneas telefónicas dedicadas para ayudar a sus residentes con cualquier consulta o asesoramiento relacionado con COVID-19.

Los ancianos, en especial, “que no tenían acceso a Internet, utilizaban las líneas telefónicas para preguntar sobre medidas preventivas, vacunas y centros de pruebas”, recordó.

Cosse explicó que si bien su administración no fue responsable de la distribución de vacunas que fue facultad del gobierno uruguayo, “ayudamos a 23 policlínicos en Montevideo con personal y equipo móvil”.

Al comienzo de la pandemia, el gobierno comunal de Chicago percibió que sus residentes negros morían a una tasa siete veces superior a la de cualquier otro grupo de población, lo que obligó a las autoridades a priorizar el suministro de insumos hospitalarios y sanitarios para protegerse a estos residentes.

“El progreso del que ahora nos beneficiamos es el resultado de ese arduo trabajo que comenzó hace más de un año. Veo esto como una oportunidad para que podamos construir una infraestructura fundamental realmente permanente para trabajar en los problemas de salud de la comunidad en las disparidades que todos conocemos. Pero ahora tenemos una oportunidad debido a COVID, para hacer un progreso significativo y revertir las tendencias”, propuso Lightfoot.

Chicago se basó en gran medida en las estadísticas diarias para garantizar que la ciudad priorizara la vacunación de los trabajadores de la salud y los ciudadanos con comorbilidades.

La cifra mortal de COVID en Chicago ha afectado más a los negros y latinos, representando el 71% de todas las muertes, mientras que esos grupos representan el 66% de la población de la ciudad, según datos estadísticos de la ciudad.

La campaña de vacunación lanzada en Chicago se centró en los vecindarios que fueron más afectados por la pandemia, muchos predominantemente negros y latinos.

La clave para las intervenciones de la ciudad fue "escuchar a nuestros residentes y formar relaciones auténticas, incluida la formación de un equipo de respuesta rápida de equidad racial”, recordó Lightfoot.

Los residentes de Chicago se dividen en partes iguales entre personas blancas, negras y latinas, pero en algunos casos, la brecha de esperanza de vida entre negros y blancos es de 12 años o más, comparó Lightfoot.

Uno de los desafíos que enfrentó la ciudad, recordó Lightfoot, fue que muchas comunidades afroamericanas no tenían acceso adecuado a la atención médica y las infecciones por COVID-19 estaban afectando de manera desproporcionada a los residentes negros.

“Le dije a mi equipo en ese momento, tenemos que profundizar en esto. No podemos apartar la mirada, pero tampoco podemos hacer soluciones temporales de curitas”, explicó Lightfoot.

La formación del equipo de respuesta rápida de equidad racial hizo que la ciudad se asociara con una organización comunitaria de atención médica que ya había estado trabajando en este tema.

Chicago también dependió en gran medida de un panel de datos que se actualizaba diariamente para seguir y comprender la pandemia en tiempo real.

El tablero rastreaba las tasas positivas de COVID-19 diarias, las muertes, las hospitalizaciones, las admisiones a las unidades de terapias intensivas y la cantidad de personas con respiradores en toda la ciudad. Toda esta información se compartía con el público.

Otra intervención llamada "el médico está" involucró a un médico que respondía preguntas sobre el COVID-19 de los residentes en Facebook Live. Al principio se ofrecía solo en inglés, pero ahora el servicio está disponible también en español.

Sabemos que la única forma de calmar los miedos de la gente y educarlos sobre las cosas que pueden hacer para protegerse es siendo 100% transparentes, pero encontrándolos donde están en el momento, utilizando una comunidad de confianza y eso nos ha servido bien aquí en Chicago", resaltó.

Lightfoot dijo que la ciudad ha sentado las bases para abordar "las inequidades sistémicas más grandes en el cuidado de la salud en el futuro".

También afirmó que no había un "libro de jugadas" sobre cómo administrar las ciudades durante una pandemia.

“Las asociaciones y colaboraciones con varias partes interesadas fueron vitales para combatir la pandemia en varios niveles”, agregó.

Creo que los alcaldes tienen que ser el centro de gravedad de lo que está sucediendo, pero traer a otras personas a la mesa que son necesarias para abordar las dudas sobre las vacunas. Por ejemplo, hemos hecho de todo, desde celebridades hablando de vacunas, ya sabes, atletas, animadores ".

Lightfoot aseguró que, además, su ciudad pudo brindar una respuesta sólida porque el Departamento de Salud Pública tenía los sistemas adecuados en su lugar.

“¿Recuerda los primeros días de esta pandemia, donde la gente volaba con maletas llenas de dinero para encontrar un equipo de protección personal y ventiladores masivos? No tuvimos esa lucha en Chicago, porque tenemos una estructura sólida de salud pública”, elogió Lightfoot.

“Pero lo más importante -reiteró- era seguir los datos y la transparencia sobre la toma de decisiones”.

La solución es compleja, pero la solución no está en la oficina principal. Sal y habla con la gente ", concluyó.