ACT-A, OTRA BELLA IDEA QUE QUEDÓ A MITAD DE CAMINO EN SU PROMESA DE REPARTIR LAS VACUNAS CON EQUIDAD

Visto: 606

Por Ann Danaiya Usher

Una revisión en curso del Acelerador de Herramientas de Acceso a COVID-19 (ACT-A), una coalición ad hoc de agencias globales y fundaciones privadas como la Fundación Gates, que se unieron para luchar contra la pandemia de COVID-19 en abril de 2020, está bajo fuego por no analizar lo suficientemente a fondo las causas de la inequidad global en el acceso a las herramientas de COVID-19.

Se espera que la revisión entregue un informe final a principios de octubre de 2021, a tiempo para la cumbre del G20 a finales de ese mes.

El mandato establece que documentará las lecciones aprendidas del ACT-A, y examinará los resultados logrados, sus puntos fuertes y débiles, y las cuestiones de financiación.

Las recomendaciones de los consultores guiarán la toma de decisiones sobre el funcionamiento actual de ACT-A y su papel potencial más allá del primer trimestre de 2022.

Sin embargo, los términos dicen que "no será una evaluación completa del trabajo y el desempeño de ACT Accelerator; este esfuerzo está en curso, y es demasiado pronto para tratar de cuantificar el impacto".

El Enviado Especial de la OMS para ACT-A, el ex primer ministro sueco Carl Bildt, quiere limitar el mandato de la revisión a una "corrección de mitad de curso". Dijo que las "preguntas filosóficas a largo plazo" sobre cómo lidiar con la próxima pandemia deberían dejarse para más adelante.

Observadores como Olusoji Adeyi, ex asesor principal para desarrollo humano del Banco Mundial y ahora presidente de la firma de análisis y asesoría de políticas Resilient Health Systems, desafían esta perspectiva.

"Creo que el enfoque de Carl Bildt es inapropiado y totalmente equivocado", dijo Adeyi. "Creo que [una revisión tan limitada] es políticamente sorda y es un flaco favor a aquellos en el Sur Global que actualmente están siendo mal atendidos".

ACT-A se estableció con el propósito de garantizar que los países de ingresos bajos y medianos (PMIC) no se quedaran atrás en la lucha por las vacunas y otras intervenciones de salud necesarias para combatir el COVID-19.

Sin embargo, a medida que aumenta la variante Delta del SARS-CoV-2, persiste la inequidad. Ocho meses después de que el Reino Unido se convirtiera en el primer país en comenzar a usar las vacunas contra la COVID-19, África ha recibido menos del 2% de las 4·6 mil millones de dosis de vacunas administradas en todo el mundo.

La distribución global de las pruebas diagnósticas y terapéuticas de COVID-19 está igualmente sesgada a favor de los países de altos ingresos.

Los donantes han proporcionado US$ 18 mil millones a ACT-A durante el año pasado, con un 80% destinado a vacunas. ACT-A aún carece de 15 mil millones de dólares para el presupuesto de este año para pagar otras herramientas de COVID-19 como pruebas, oxígeno médico y equipos de protección personal para el personal de salud. Se necesitarán miles de millones más para 2022.

En la Cumbre Mundial de la Salud del G20 en mayo de 2021, los países más ricos del mundo pidieron "una revisión estratégica integral [de ACT-A] como base para una posible adaptación y extensión de su mandato hasta finales de 2022".

Con estas instrucciones generales, se dejó a Bildt, formalmente uno de los tres patrocinadores de la revisión (los otros dos son Sir Andrew Witty y Ngozi Okonjo-Iweala (presidenta del Banco Mundial), quienes sirvieron como enviados de COVID-19 durante el primer año de la pandemia), establecer sus términos precisos. Bildt insiste en que se deben hacer los ajustes necesarios, pero el enfoque principal debe estar en poner fin a la pandemia.

"Estamos en medio de una guerra con un enemigo vivo. La prioridad es hacer el trabajo que ACT-A fue creado para hacer", dijo Bildt. "Lo que hacemos después de la pandemia para evitar que se repita esto, si habrá un ACT-A o no, es una cuestión totalmente distinta. Vamos a tener una discusión sobre la próxima guerra cuando más o menos creemos que hemos ganado esta. Estamos más lejos de eso de lo que creo que la mayoría de la gente es consciente".

ACT-A consta de diez organizaciones: OMS; UNICEF; la Coalición para las Innovaciones en preparación para epidemias; Gavi, la Alianza para las Vacunas; El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria; la Fundación para nuevos diagnósticos innovadores; Unitaid; el Banco Mundial; Wellcome Trust; y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Dos informes importantes sobre la respuesta mundial a la pandemia —del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante Pandemias, publicado en mayo de 2021, y el informe del Panel Independiente de Alto Nivel del G20, publicado en junio de 2021— ya han concluido que ACT-a es visto por los países y la sociedad civil como "impulsado por la oferta y no lo suficientemente inclusivo".

"No sé lo que eso significa", dijo Bildt. "[ACT-A] está, por supuesto, impulsado por la necesidad de tener las herramientas disponibles lo antes posible. En ese sentido, está impulsado por la oferta. Y es inclusivo en el sentido de que trata de incluir a todos los actores relevantes. Coordina a los actores operacionalmente relevantes. No podemos reinventar el mundo. Estos son los actores que están ahí".

Bruce Aylward, asesor principal de la OMS, describió ACT-A como "una coalición de los dispuestos", un grupo de organizaciones que han sido reutilizadas temporalmente para centrarse en detener una pandemia mundial.

No tienen un mandato oficial y sólo rinden cuentas a sus propias juntas. La revisión no profundizará en las acciones de las agencias individuales, sino que se centrará en su trabajo colectivo”, dijo.

Bildt admite que ACT-A es una construcción inusual. "Tengo una buena cantidad de experiencia de la comunidad internacional... pero aquí tenemos algo que no tiene ninguna estructura formal en absoluto. Al principio me pareció bastante extraño. ACT-A no es una organización. Es una red informal. Este es hasta cierto punto el secreto de todo".

Al comentar a The Lancet sobre la revisión de ACT-A, Adeyi dijo: "cuando se trata de una pandemia y este nivel de grandes desigualdades en el acceso a diagnósticos, vacunas, etc., y el virus está evolucionando, es lógico que una revisión tome una perspectiva amplia con miras a permitir una respuesta mucho más robusta. Si uno opta por tener un examen muy restringido, surge la pregunta: ¿qué está optando por no aprender? ¿Y qué errores estás optando por seguir cometiendo en el proceso?"

Adeyi participó en consultas en el Banco Mundial sobre la creación de ACT-A hasta su jubilación en junio de 2020. Dijo que no cuestiona la intención de los diseñadores del mecanismo.

"Sin embargo, en retrospectiva, ahora está eminentemente claro que las estructuras de poder han favorecido al Norte Global sobre el Sur Global. Estas estructuras de poder paralizaron las funciones de [ACT-A], incluyendo [COVAX]".

En un artículo reciente en Development Today, la directora del Centro africano de investigación de población y salud con sede en Nairobi, Catherine Kyobutungi, ha argumentado que el momento requiere un cuestionamiento más profundo del modelo fundamental de COVAX y ACT-A. "Creo que sería un gran error si [esta revisión] solo retoque los bordes", advirtió.

Ann Danaiya Usher es columnista de The Lancet y autora de “Una bella idea: cómo COVAX se ha quedado corto”. Fue periodista de The Nation de Bangkok, su ciudad natal, y desde la década del 90 colaboradora en temas de salud y medio ambiente del periódico independiente Development Today de Oslo.