OMS RELATIVIZA PELIGROSIDAD A LA VARIANTE SUDAFRICANA QUE ES EL NUEVO “FANTASMA” QUE RECORRE EL MUNDO

Visto: 685

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que la nueva variante C.1.2 del SARS-CoV2 descubierta en Sudáfrica y que se ha convertido en el nuevo “terror mediático” agitado por los medios de comunicación, no es una “variante de interés o de preocupación” y que tampoco parece estar “aumentando en circulación”.

Maria Van Kerkhove, líder de la OMS sobre COVID-19, tuiteó que la variante sudafricana "no parece estar aumentando en circulación, pero necesitamos más secuenciación para ser conducida y compartida a nivel mundial. Delta parece dominante a partir de las secuencias disponibles".

La OMS define una "variante de preocupación" como aquella que permite "un aumento en la transmisibilidad o un cambio perjudicial en la epidemiología de COVID-19, o un aumento en la virulencia o un cambio en la presentación clínica de la enfermedad; o una disminución en la efectividad de las medidas sociales y de salud pública o de los diagnósticos, vacunas y terapias disponibles".

El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica (NICD), informó a comienzos de semana que la variante ha sido "detectada en todas las provincias de Sudáfrica a una frecuencia relativamente baja (hasta ~ 2% de los genomas)" desde mayo, cuando se detectó por primera vez, y hasta agosto. Mientras tanto, la mayoría de los casos de COVID-19 en el país se deben a la variante Delta.

"Mientras que el linaje C.1.2 comparte algunas mutaciones comunes con las variantes Beta y Delta, el nuevo linaje tiene una serie de mutaciones adicionales", según el NICD.

"Si bien algunas de las mutaciones en el linaje C.1.2 han surgido en otras variantes de preocupación o variantes de interés del SARS-CoV-2, estamos siendo cautelosos sobre las implicaciones, mientras recopilamos más datos para comprender el virus de este linaje", informó el NICD.

El informe preliminar del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica señala que la variante incluye "constelaciones de mutaciones preocupantes". Estos incluyen "múltiples sustituciones (R190S, D215G, E484K, N501Y, H655Y y T859N) y deleciones (Y144del, L242-A243del) dentro de la proteína espiga, que se han observado en otros COV y se asocian con una mayor transmisibilidad y una menor sensibilidad a la neutralización".

Sin embargo, el artículo señala: "De mayor preocupación es la acumulación de mutaciones adicionales (C136F, Y449H y N679K) que también es probable que afecten la sensibilidad a la neutralización o la escisión de furina y, por lo tanto, la aptitud replicativa".

El profesor Tulio de Oliveria de la KwaZulu-Natal Research Innovation and Sequencing Platform (KRISP), uno de los autores del estudio, dijo que los científicos habían decidido publicar la preimpresión del estudio ya que observaban "la persistencia de C.1.2 en Sudáfrica y ahora está en otros 10 países".

De Oliveria admitió que la publicación del estudio "es pronto ya que solo se han publicado 95 genomas", pero “hemos encontrado que en esta pandemia se comparte información más rápido que más tarde".

El profesor De Oliveria explicó que C.1.2 tiene 14 mutaciones en la proteína espiga "incluidas tres mutaciones en el motivo de unión al receptor, el Y449H, E484K y N501Y" y que dos de las mutaciones se han encontrado en variantes de preocupación Alfa, Beta y Gamma.

Desde entonces se ha encontrado en otros siete países que abarcan África, Europa, Asia y Oceanía.

"Según nuestra comprensión de las mutaciones en este linaje, el escape inmune parcial puede ser posible, pero a pesar de esto, las vacunas seguirán ofreciendo altos niveles de protección contra la hospitalización y la muerte", según el NICD.

"Esperamos que continúen surgiendo nuevas variantes dondequiera que el virus se esté propagando. La vacunación sigue siendo fundamental para proteger a las personas en nuestras comunidades con alto riesgo de hospitalización y muerte, para reducir la tensión en el sistema de salud y para ayudar a retrasar la transmisión", subrayó el instituto sudafricano.

Mientras tanto, una "variante de interés" de la OMS se caracteriza por "cambios genéticos que se predice o se sabe que afectan a las características del virus, como la transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad, el escape inmunológico, el escape diagnóstico o terapéutico; e identificados para causar una transmisión comunitaria significativa o múltiples grupos de COVID-19, en múltiples países con una prevalencia relativa creciente, junto con un número creciente de casos a lo largo del tiempo, u otros impactos epidemiológicos aparentes que sugieren un riesgo emergente para la salud pública mundial".

Hilo: https://twitter.com/mvankerkhove/status/1432403717018603529

Maria Van Kerkhove: @mvankerkhove