LAS MUJERES SON LAS MÁS PERJUDICADAS POR LA PANDEMIA Y MILLONES DE NIÑAS PERDERÁN AVANCES EN SALUD Y EDUCACIÓN

Visto: 564

La pandemia está provocando una devastación económica en los países de medianos y bajos ingresos, que afecta en especial la educación y la salud de las mujeres y las niñas, que perderán los avances sociales conseguidos en la última década.

Si no se pone fin rápidamente a la pandemia, perderemos generaciones de progresos realizados para las mujeres y las niñas en todo el mundo”, advirtió Priti Krishtel, abogada especializada en salud global, fundadora y co-directora del sitio especializado I-MAK de Estados Unidos.

“La mayoría de los países de bajos ingresos tendrán que esperar hasta 2023 para tener un acceso generalizado a las vacunas. Todo ese tiempo, la devastación económica + educación + salud + social para las mujeres y las niñas empeorará más”, pronosticó Krishtel.

 “El impacto económico de COVID es obvio, pero las mujeres y las niñas de los países de ingresos más bajos lo sentirán de manera más aguda”, vislumbró la co-directora de I-MAK.

Las mujeres “están sobrerrepresentadas en industrias diezmadas por COVID y representan la mayoría de los trabajos de bajos salarios que desaparecieron debido a la pandemia”.

Un informe de la OIT (COVID-19 and the world of work. Fifth edition Updated estimates and analysis) advirtió que “la asombrosa cifra de 11 millones de niñas podría dejar la escuela debido a los efectos de la pandemia” y que “crisis anteriores sugieren que muchas de ellas no volverán”. https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/briefingnote/wcms_749399.pdf

Si no se pone fin rápidamente a la pandemia, perderemos generaciones de progresos realizados para las mujeres y las niñas en todo el mundo”, lamentó Krishtel.

 “Desafortunadamente, no hay escasez de malas noticias para las mujeres en estos días. En los Estados Unidos, la recesión de la pandemia no ha cedido para nosotros: si bien hicimos algunos progresos en el desempleo en julio, necesitaríamos ver esos mismos avances durante el resto del año para compensar la cantidad de empleos que perdimos por COVID-19”, detalló sobre Estados Unidos.

“La inacción tendrá resultados nefastos: podríamos perder generaciones de progreso para las mujeres y las niñas en todo el mundo. Debemos resolver la crisis de equidad de las vacunas para tener la oportunidad de resolver todo lo demás”, remarcó.

“Y no hay un final a la vista a menos que aquellos de nosotros en los países ricos exijamos, organicemos y luchemos para terminar con el apartheid de las vacunas y arreglar el sistema que nos trajo aquí”, exigió.

“Eso incluye reformar el sistema monopólico mundial de medicamentos, desde el desarrollo de medicamentos hasta la distribución, para erradicar las desigualdades estructurales que han llevado al apartheid de vacunas que estamos viendo hoy”, reclamó la abogada y experta en propiedad intelectual.

En tal sentido recordó que “fui testigo de los horrores de estas desigualdades de cerca como una joven abogada de asistencia legal en la India hace dos décadas”.

“Afortunadamente, hay muchos trabajando para combatir el apartheid de las vacunas que está exacerbando el sufrimiento que las mujeres de todo el mundo están soportando por la pandemia”, anunció la co-directora de I-MAK.

Entre esos grupos se encuentra la Coalición Feministas por una Vacuna Popular, compuesta por activistas y expertos de todo el mundo que llaman la atención sobre el hecho de que la lucha por la equidad de las vacunas es una lucha por la equidad de género. Como he escrito aquí antes, las peleas en torno al acceso a los medicamentos siempre lo son”, afirmó.

"La geografía, la riqueza, los ingresos, el género, la raza, la casta, el origen étnico, la discapacidad, la orientación sexual, la identidad de género y otros factores dan forma a quién tiene acceso y quién no, quién vivirá y quién morirá", afirma The Feminists for a People's Vaccine Campaign, a modo de presentación y ratificación objetivos.

Una crisis médica prolongada “también significa que las mujeres enfrentan riesgos de salud mucho mayores” y aseveró que “a nivel mundial, el 70 por ciento de los trabajadores de la salud y los socorristas son mujeres y en los países de bajos ingresos esa cifra suele ser aún mayor”.

“Todos estos retrocesos inducidos por la pandemia también aumentan el riesgo de violencia de género”, alertó The Feminists for a People's Vaccine Campaign.

La organización advirtió que “se ha informado de un aumento de hasta el triple de la incidencia de abuso doméstico y sexual durante la pandemia en todo el mundo”.

“Estados Unidos no es una excepción”, alertó Krishtel, citando que “un informe reciente de FreeFrom, un grupo que se centra en el nexo de la violencia de pareja y la seguridad económica, encontró que los sobrevivientes de abuso (abrumadoramente mujeres) tienen cuatro veces más probabilidades que el adulto promedio de haber enfrentado inseguridad alimentaria o de vivienda en el último año”.

“Los sobrevivientes también informan que la pandemia ha reducido sus ya escasas opciones, desde el estrés de tener menos recursos financieros hasta la desaceleración de los procedimientos judiciales que retrasan los ingresos críticos como la manutención de los hijos”, afirmó.

“Este es un momento único en la vida para cambiar el curso de la historia para finalmente poner fin a la pandemia y comenzar a centrarse en reparar lo que se ha perdido, especialmente para las mujeres. Las ramificaciones de lo que hacemos en este momento se sentirán durante generaciones. Es hora de que todos nosotros demos un paso adelante y exijamos que nuestros líderes luchen por las mujeres y las niñas tanto aquí como en todo el mundo”, completó Krishtel.