PUBLICAN MÁS EVIDENCIAS DE LA FINANCIACIÓN ESTADOUNIDENSE DE INVESTIGACIONES SOBRE LOS CORONAVIRUS EN WUHAN PREVIAS AL ESTALLIDO DE LA PANDEMIA

Visto: 1388

The Intercept de Estados Unidos publicó nuevas evidencias de las subvenciones con fondos federales y a través de una organización sin fines de lucro de investigaciones sobre los coronavirus de los murciélagos junto con el Instituto de Virología de Wuhan y el Centro de Experimentación Animal de la Universidad de Wuhan, algo que el influyente asesor presidencial Anthony Fauci había negado ante el Senado de su país.

“El experimento financiado por Estados Unidos en China planteó riesgos de bioseguridad, pero no causó la pandemia de Covid-19”, aseguraron algunos científicos estadounidenses en defensa del ahora cuestionado Fauci, quien pudo haber cometido un grave delito federal si ocultó información a los senadores.

Nuevos documentos publicados por The Intercept contienen más evidencias de que el Instituto de Virología de Wuhan y el cercano Centro de Experimentación Animal de la Universidad de Wuhan, junto con la organización sin fines de lucro EcoHealth Alliance, con sede en los Estados Unidos, se han involucrado en lo que el gobierno de los Estados Unidos define como "investigación preocupante de ganancia de función",  haciendo intencionalmente que los virus sean más patógenos o transmisibles para estudiarlos, a pesar de las estipulaciones de una agencia de financiación de los Estados Unidos de que el dinero no se usara para ese propósito.

El dinero de la subvención para el controvertido experimento provino del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas que está dirigido por Anthony Fauci e integra los NIH.

El proyecto fue presentado por EcoHealth Alliance, una organización de investigación que estudia la propagación de virus de animales a humanos, e incluyó subvenciones al Instituto de Virología de Wuhan y la Universidad Normal del Este de China. El investigador principal de la subvención es el presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, quien ha sido una voz clave en la búsqueda de los orígenes de Covid-19.

Ninguno de los virus enumerados en los escritos del experimento está relacionado con el virus que causa Covid-19, el SARS-CoV-2, lo suficientemente cerca como para haber evolucionado en él. Sin embargo, varios científicos acordaron que  la nueva información -que los Institutos Nacionales de Salud (NIH) publicaron después de que fue demandada por The Intercept- “apunta a preocupaciones de bioseguridad, destacando una falta general de supervisión para la investigación de patógenos y planteando preguntas sobre qué otra información no se ha divulgado públicamente”.

"Como virólogo, personalmente creo que crear quimeras de coronavirus de murciélagos relacionados con el SARS que se cree que representan un alto riesgo para los humanos conlleva riesgos inaceptables", dijo Jesse Bloom, quien estudia la evolución de los virus en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson.

El experimento también plantea preguntas sobre las afirmaciones de Fauci y el director de los NIH, Francis Collins, de que los proyectos financiados por los NIH en el Instituto de Virología de Wuhan no involucraron la investigación de ganancia de función.

En mayo, Fauci testificó ante el Congreso: "El NIH nunca ha financiado ni financia ahora la investigación de ganancia de función en el Instituto de Virología de Wuhan". Los documentos no establecen si Fauci estaba directamente al tanto de la investigación compartida por chinos y estadounidenses.

Los científicos que trabajaron financiados por una subvención de los NIH desde 2014 con la Alianza EcoHealth para estudiar los coronavirus de murciélagos combinaron el material genético de un coronavirus "padre" conocido como WIV1 con otros virus. Dos veces presentaron resúmenes de su trabajo que mostraban que, cuando estaban en los pulmones de ratones genéticamente modificados, tres coronavirus de murciélago alterados a veces se reproducían mucho más rápido que el virus original en el que se basaban. Los virus alterados también eran algo más patógenos, con uno que hacía que los ratones perdieran peso significativo. Los investigadores informaron: "Estos resultados demuestran una patogenicidad variable de los SARSr-CoV con diferentes proteínas espiga en ratones humanizados".

Pero los términos de la subvención estipulaban claramente que la financiación no podía utilizarse para experimentos de ganancia de función. Las condiciones de la subvención también requerían que los investigadores informaran de inmediato los resultados potencialmente peligrosos y detuvieran sus experimentos en espera de una revisión adicional de los NIH.

Según EcoHealth Alliance y NIH, los resultados se informaron a la agencia, pero los NIH determinaron que las reglas diseñadas para restringir la investigación de ganancia de función no se aplicaban.

The Intercept consultó a 11 científicos que son virólogos o trabajan en campos adyacentes y tienen una variedad de puntos de vista tanto sobre la ética de la investigación de ganancia de función como sobre la búsqueda de orígenes de Covid-19. Siete opinaron que el trabajo parece cumplir con los criterios de los NIH para la investigación de ganancia de función.

Una de las expertas dijo que el experimento "absolutamente no cumple con el listón" para la investigación de ganancia de función. "No se puede predecir que estos virus serían más patógenos, o incluso patógenos en absoluto en las personas", afirmó Angela Rasmussen, viróloga de la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan. "Tampoco estudiaron la transmisibilidad en absoluto en estos experimentos", lo que significa que los científicos no analizaron si los virus podrían propagarse a través de una población.

Tres expertos dijeron que, si bien no tenían suficiente conocimiento de las políticas de Estados Unidos para comentar si la investigación cumplía con los criterios de los NIH, el experimento con ratones humanizados era innecesariamente arriesgado.

Un virólogo, Vincent Racaniello, profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Columbia, respondió que si bien consideraba que el experimento con ratones descrito en el documento claramente caía en la categoría de ganancia de función, no lo veía problemático. "Se pueden hacer algunos tipos de investigación de ganancia de función que luego tiene consecuencias imprevistas y puede ser un problema, pero ese no es el caso aquí", dijo Racaniello.

Robert Kessler, gerente de comunicaciones de EcoHealth Alliance, negó que el trabajo en los ratones humanizados cumpliera con la definición de investigación de ganancia de función. Kessler insistió en que los virus de murciélagos no son patógenos pandémicos potenciales porque, "no se sabe que un virus de murciélago pueda infectar a los humanos".

La investigación justificó el trabajo sobre WIV1 explicando que "no es un agente selecto", afirmó Kessler, refiriéndose a una lista de toxinas y agentes biológicos estrechamente monitoreados que tienen el potencial de representar una amenaza grave para la salud pública, y "no se ha demostrado que cause infecciones humanas, y no se ha demostrado que sea transmisible entre humanos".

Pero la investigación del grupo sobre el coronavirus en murciélagos se centró en la amenaza que los virus de murciélagos representan para las personas.

Kessler reconoció que, si bien el coronavirus de murciélago original en el experimento no se propagó entre los humanos, “la investigación fue diseñada para medir cómo los coronavirus de murciélago podrían evolucionar para infectar a los humanos”.

Todos menos dos de los científicos consultados estuvieron de acuerdo en que, cualquiera que sea el título que se le dé, “el nuevo experimento planteó serias preocupaciones sobre la seguridad y la supervisión de la investigación financiada con fondos federales”.

"Desde mi punto de vista, el debate sobre la definición de 'ganancia de función' se ha centrado demasiado en los aspectos técnicos", dijo Jacques van Helden, profesor de bioinformática en la Universidad de Aix-Marsella. "La verdadera pregunta es si la investigación tiene o no el potencial de crear o facilitar la selección de virus que podrían infectar a los humanos". Los experimentos descritos en la propuesta claramente tienen ese potencial, enfatizó.

La portavoz de los NIH, Elizabeth Deatrick, dijo que la agencia había considerado la investigación y decidió no restringirla bajo sus propias reglas. "En 2016, el NIAID determinó que el trabajo no estaba sujeto a la pausa de financiamiento de investigación de Ganancia de Función (GOF) y el posterior Marco P3CO del HHS", escribió Deatrick, refiriéndose a los criterios establecidos en 2017 para guiar las decisiones de financiamiento de la agencia sobre la investigación que involucra, o se anticipa razonablemente que involucrará, posibles patógenos pandémicos.

Los miembros republicanos del Congreso han alegado, sin pruebas suficientes, que la investigación de ganancia de función en Wuhan provocó la pandemia de coronavirus. Como parte de una investigación sobre los orígenes de la pandemia, han interrogado dos veces a Fauci en el Congreso sobre su papel como director del NIAID.

En un acalorado intercambio en julio, el senador republicano Rand Paul acusó a Fauci de mentir cuando afirmó que los NIH no financiaron la investigación de ganancia de función en el Instituto de Virología de Wuhan.

Los expertos ahora dicen que los documentos respaldan la afirmación de que los NIH financiaron el trabajo de ganancia de función, aunque no en el caso específico en que el senador Paul alegó.

"No hay duda", explicó Racaniello, de la Universidad de Columbia, quien señaló la disminución del peso de los ratones infectados con los virus quiméricos que se describió en los resúmenes de investigación enviados a los NIH. "De la pérdida de peso, es la ganancia de función. Fauci se equivoca diciendo que no lo es".

Pero los documentos no prueban la afirmación del senador Paul de que Fauci estaba mintiendo, ya que no aclaran si Fauci leyó los informes del proyecto compartido en Wuhan.

Tampoco apoyan de ninguna manera la acusación de Paul de que Fauci fue "responsable de que 4 millones de personas en todo el mundo murieran de una pandemia", o que alguien causó intencionalmente Covid-19.

Lo que está claro es que los oficiales del programa en NIAID, la agencia que Fauci supervisa, sí sabían sobre la investigación”, escribió The Intercept.

Un párrafo que describe la investigación, así como dos cifras que ilustran sus resultados, se incluyeron tanto en un informe de progreso de 2018 sobre la subvención para murciélagos coronavirus como en una solicitud para su renovación en 2019. Y los NIH confirmaron que los revisó.

La Casa Blanca no respondió a las preguntas sobre la investigación, aseveró The Intercept.

El experimento humanizado con ratones encaja con el objetivo general de la subvención de 3.1 millones de dólares, que se tituló "Comprender el riesgo de emergencia del coronavirus en murciélagos" y tuvo como objetivo prevenir una pandemia al predecir las circunstancias en las que un coronavirus de murciélago podría evolucionar para infectar a los humanos.

Los investigadores adoptaron un ambicioso enfoque triple: detección de personas con alta exposición a la vida silvestre, modelos matemáticos y experimentos de laboratorio con virus. Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, ha trabajado en estrecha colaboración con científicos en China durante años, y aproximadamente 750,000 de la subvención se asignaron para el Instituto de Virología de Wuhan. Casi 300,000 adicionales se destinaron a la Universidad Normal del Este de China, donde los investigadores hicieron muestreo de campo.

En un artículo de 2005, el equipo de Daszak demostró que el primer virus del SARS se originó en murciélagos. El síndrome respiratorio de Oriente Medio, o MERS, es causado por un coronavirus que surgió en 2012 y también se cree que proviene de los murciélagos, que ahora son un objetivo principal para los virólogos que intentan comprender y combatir las enfermedades emergentes. Daszak ha sostenido durante mucho tiempo que su investigación es fundamental para prevenir brotes.

“Pero la investigación sobre los virus de murciélagos en Wuhan mostró que infectar animales vivos con virus alterados puede tener consecuencias impredecibles”.

 Un informe a los NIH sobre el progreso del proyecto en el año que terminó en mayo de 2018 describió a los científicos creando nuevos coronavirus cambiando partes de WIV1 y exponiendo ratones genéticamente modificados a los nuevos virus quiméricos.

La investigación publicada en 2017 en la revista PLOS Pathogen mostró que, en células de un laboratorio, virus quiméricos similares se reproducían de manera menos efectiva que el original.

Los NIH citaron esa investigación como una de las razones por las que la moratoria sobre la investigación de la ganancia de función preocupante no se aplicó a este experimento. "Fue una pérdida de función, no una ganancia de función", explicó el correo electrónico de los NIH. (Los NIH también señalaron que de los cambios en los virus quiméricos "no se anticiparía que aumenten la virulencia o la transmisibilidad en los seres humanos").

Sin embargo, dentro de los pulmones de los ratones humanizados, los nuevos virus parecen haberse reproducido mucho más rápido que el virus original que se utilizó para crearlos, según un gráfico de barras que se muestra en los documentos.

 La carga viral en el tejido pulmonar de los ratones fue, en ciertos puntos, hasta 10.000 veces mayor en los ratones infectados con los virus alterados que en los infectados con WIV1.

Según Deatrick, el portavoz de los NIH, la diferencia en las tasas de reproducción viral, que fueron particularmente pronunciadas dos y cuatro días después de que los ratones se infectaron con el virus, no equivalía a una ganancia de función porque, al final del experimento, la cantidad de virus producido por el padre y las cepas quiméricas se igualaron.

"Los títulos virales eran equivalentes al final del curso de tiempo experimental", escribió Deatrick. El correo electrónico a The Intercept también afirmó que "los NIH apoyan este tipo de investigación para comprender mejor las características de los virus animales que tienen el potencial de extenderse a los humanos y causar enfermedades generalizadas".

De hecho, la subvención para murciélagos contra el coronavirus se renovó por un período de cinco años en 2019, aunque la administración Trump suspendió la financiación en abril de 2020 en medio de la pandemia de Covid-19 y las crecientes preocupaciones sobre sus orígenes. (La financiación se restableció más tarde, pero bajo condiciones estrictas que Daszak dijo que eran imposibles de cumplir para su grupo).

Kessler, gerente de comunicaciones de EcoHealth Alliance, también señaló el hecho de que la subvención se renovó en 2019, después de que   presentara dos veces documentos que detallaban el experimento, como evidencia de que la organización no hizo nada malo. "Si hubiera habido alguna violación, no lo habrían hecho", aseveró.

Stuart Newman, profesor de biología celular que dirige el laboratorio de biología del desarrollo en el Colegio Médico de Nueva York, agregó que “hacer coronavirus quiméricos, mezclar y combinar RBD [una parte del virus que le permite unirse a los receptores] y espigas de proteínas es exactamente el escenario imaginado por muchos defensores del escenario de fugas de laboratorio".

"El hecho de que este fuera un paradigma de investigación establecido en el laboratorio de Wuhan ... definitivamente hace que el origen del laboratorio sea más plausible", agregó.

 “la nueva información en los documentos justifica una mayor investigación sobre si los investigadores pueden haber omitido información sobre otros experimentos relacionados, dijo. "La pregunta es: ¿Qué más hicieron en los últimos años que no conocemos?", remató Stuart Newman.

Nota completa:
https://theintercept.com/2021/09/09/covid-origins-gain-of-function-research/