CIENTÍFICOS PIDEN EXPLICACIONES A ECOHEALTH ALLIANCE SOBRE SUS EXPERIMENTOS CON CORONAVIRUS EN WUHAN Y CUESTIONAN A LOS NIH POR INOPERANCIA Y DESIDIA

Visto: 1034

Científicos estadounidenses han pedido a EcoHealth Alliance (EHA) que difunda públicamente sus investigaciones sobre los coronavirus de los murciélagos en Wuhan, la ciudad china donde comenzó a pandemia en el segundo semestre de 2019.

La organización especializada en salud ambiental y con sede en Estados Unidos, estuvo investigando los coronavirus de los murciélagos por lo menos desde 2016 y hasta fines de 2019, en asociación con el Instituto de Virología de Wuhan (WIV).

Como público Pharmabaires en notas anteriores, EcoHealth Alliance presentó dos proyectos de investigación sobre los coronavirus y los murciélagos en Wuhan que fueron subsidiados por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) con fondos federales.

Los NIH acusan ahora a EHA de no informar de inmediato los hallazgos que mostraban cómo un coronavirus de murciélago modificado enfermaba a los ratones más que una versión normal.

Al trascender los detalles riesgosos de los experimentos y cierta indolencia para controlar sus efectos, los NIH ordenaron hace pocos días a EcoHealth Alliance que entregue cualquier dato de investigación de los coronavirus no publicados que tuviera aún en sus archivos corporativos, una exigencia que muchos científicos consideran tardía.

Los NIH, que parece no haber supervisado correctamente las investigaciones que subsidiaba, “ahora acusa a EcoHealth Alliance que no haber informado esto de inmediato violaba los términos de financiamiento que le había dado a EHA”, publicó Newsweek.

Peter Daszak, presidente de EHA, negó cualquier irregularidad por parte de la organización y respondió que reportó los datos del ensayo en ratones humanizados a los NIH en 2018, como parte de su informe del cuarto año.

Daszak, en una carta enviada a The York Times, aseguró que los NIH no objetaron ni expresaron ninguna preocupación en ese momento por los experimentos en Wuhan.

También aseguró que EcoHealth Alliance ya ha proporcionado los datos de investigación de coronavirus no publicados a los NIH según lo solicitado, incluidos los datos de secuenciación del virus, así como "nuevos análisis". Prometió que estos estudios están en proceso de hacerse públicos después de la revisión por pares.

El directivo de EcoHealth Alliance aseguró a The Wall Street Journal que la organización tiene la intención de "hacer público todo el trabajo que hicimos en China, a través de artículos revisados por pares, tan pronto como sea humanamente posible".

Pero los científicos han criticado la decisión de EcoHealth Alliance de someter su análisis de investigación del coronavirus a una revisión por pares antes de hacerlo público y exigieron una mayor transparencia tanto de la organización como de los NIH.

Angela Rasmussen, viróloga de la Universidad de Saskatchewan en Canadá, tuiteó en respuesta a la carta: "'Tan pronto como sea humanamente posible' no es una línea de tiempo. No hay ninguna razón por la cual los datos de secuencia de coronavirus de murciélago obtenidos en colecciones de campo deban ser retenido hasta que se complete la revisión por pares”.

"Todo este desordenado espectáculo de mierda es el resultado de que la EHA y los NIH no se comunicaron con los datos generados (en Wuhan) con fondos de los contribuyentes", enfatizó.

Rasmussen también pidió a los NIH que respondan a las afirmaciones de EcoHealth Alliance de que los datos del estudio de ratones antes mencionados se publicaron en 2018.

Alina Chan, bióloga molecular del Instituto Broad del MIT y Harvard, pidió a todas las revistas científicas relevantes que publiquen de inmediato todos los datos que dispongan y enviados oportunamente por EcoHealth Alliance sobre sus investigaciones desde 2017, incluso si fueron rechazados o revisados.

Craig Kaplan, profesor asociado del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Pittsburgh, tuiteó : "¿Qué pasa con las críticas de buena fe? Es absolutamente necesario que compartan los datos".

Ian Jones, profesor de virología en la Universidad de Reading del Reino Unido, dijo a Newsweek que encontraba "razonable" la respuesta de Daszak, pero igualmente “era poco probable que el problema desapareciera”.

En medio del debate sobre cuándo se informaron los datos, tanto los NIH como EcoHealth Alliance han declarado que los experimentos no pudieron haber causado la aparición del SARS-CoV-2, el virus que desató la pandemia de COVID.

Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), emitió un comunicado refutando la "información errónea" sobre los orígenes de COVID.

Sin embargo, Jones analizó que “la disputa entre los NIH y EcoHealth Alliance ilustra un enigma real en la investigación actual sobre enfermedades infecciosas. Es necesario hacerlo para estar a la vanguardia en caso de un nuevo brote, pero la investigación en sí misma necesariamente se acerca al límite, en términos de modificar organismos para que se conviertan en el mismo agente temido”.

"El hecho de que los problemas aquí se relacionen con la modificación de los coronavirus y el laboratorio de Wuhan agrega la dimensión no deseada de que el trabajo podría haber respaldado la creación de un virus similar al SARS-CoV-2, aunque esto es muy discutido", opinó.

Para, Jones “siempre habrá quienes piensen que este tipo de trabajo no debe hacerse y se lanzarán a casos como este para respaldar su punto de vista".