CASI NOVENTA ORGANIZACIONES EXIGIERON QUE MODERNA COMPARTA SU VACUNA CON LOS PAÍSES DE BAJOS INGRESOS Y ACUSARON DE CONVERTIR UNA VACUNA “DEL PUEBLO” SUBSIDIADA POR EL GOBIERNO, EN UNA VACUNA “PARA RICOS”

Visto: 624

Alrededor de noventa organizaciones de la sociedad civil exigieron a Moderna que comparta su vacuna COVID con los países de escasos recursos y con el programa COVAX de la OMS, en virtud de haber recibido 10 mil millones de dólares en subsidios federales durante la etapa de investigación.

Pero la empresa estadounidense con sede central en Massachusetts, niega que tenga algún compromiso ético o legal con los Institutos Nacional de Salud (NIH) de Estados Unidos, aunque reconoce haber recibido los subsidios.

“Moderna ha convertido la vacuna de este pueblo en una vacuna de los ricos”, acusó Peter Maybarduk, director del programa de Access to Medicines de Public Citizen, una de las organizaciones que demanda de Moderna que comparta su vacuna en virtud de los subsidios recibidos de los NIH y que lanzó una campaña pública para que los estadounidenses compartan el reclamo.

“Moderna debe revelar de inmediato si tiene un exceso de capacidad de producción para ayudar a satisfacer la escasez masiva de vacunas en los países de ingresos bajos y medianos”, reclamaron 87 grupos de la sociedad civil que luchan para poner fin “al apartheid de las vacunas” en una carta al director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel.

Public Citizen, Archewell Foundation, ONUSIDA, Oxfam y Médicos Sin Fronteras,  entre otras organizaciones coordinadas por People's Vaccine Alliance, pidieron a Bancel que confirme si Moderna transferirá la tecnología de su vacuna a fabricantes calificados a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acelerar la producción.

También le pidieron a Moderna que revele si venderá dosis de vacunas a países de ingresos bajos y medianos a un precio sin fines de lucro, incluso a través de COVAX, el programa global que distribuye vacunas COVID.

“Moderna va a la zaga incluso de sus contrapartes recalcitrantes de las grandes farmacéuticas cuando se trata de ofrecer una dosis de compasión al mundo en este momento de necesidad”, lamentó Peter Maybarduk.

“La administración Biden y la OMS han pedido la ayuda de Moderna, y hasta ahora Moderna los ha rechazado en gran medida, a pesar del papel esencial del gobierno de Estados Unidos en el desarrollo de la vacuna NIH-Moderna y las contribuciones significativas para convertir a los ejecutivos de Moderna en multimillonarios. Ya es hora de compartir la vacuna NIH-Moderna con el mundo”, enfatizó el director del programa Access to Medicines de Public Citizen.

Las organizaciones de la sociedad civil insistieron que “la vacuna NIH-Moderna se desarrolló con importantes recursos públicos. Científicos federales de Estados Unidos ayudaron a inventarla, realizar los ensayos clínicos y fabricar a escala. Casi 10 mil millones en fondos públicos pagaron la investigación y el desarrollo y la compra de dosis, incluido un pedido anticipado de 1,5 mil millones de dólares que garantizó un mercado para un producto no probado”.

“Miles mueren cada día por COVID-19 mientras Moderna mantiene su vacuna fuera de su alcance”, lamentó Max Lawson, copresidente de People's Vaccine Alliance.

“Toda la capacidad disponible de la empresa debería utilizarse para incrementar la fabricación de vacunas. Pero hay otro enorme grupo de capacidad de fabricación global sin explotar que el CEO de Moderna, Stéphane Bancel, puede liberar, si comparte de inmediato la tecnología y los conocimientos necesarios para fabricar el jab de Moderna, especialmente con el (flamante) centro de ARNm de la OMS en Sudáfrica”, propuso Max Lawson.

“Se invirtieron sumas increíbles de dinero público en el desarrollo de esta vacuna. Los científicos públicos son responsables de su éxito”, reforzó Christian Urrutia, cofundador y director de PrEP4All, una organización de profesionales de la salud, abogados y académicos, dedicados a aumentar el acceso a medicamentos contra el VIH.

Los derechos de propiedad intelectual de la vacuna de Moderna deberían “pertenecer a la gente, no a una sola empresa”, afirmó Urrutia y enfatizó que “no puede ser correcto que Moderna haga una matanza a costa de los contribuyentes estadounidenses, mientras miles de millones de personas no pueden acceder o pagar su vacuna ".

Moderna respondió a las afirmaciones de los Institutos Nacionales de Salud de que sus científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAD) ayudaron a inventar el componente crucial de la vacuna COVID-19 de la compañía farmacéutica, afirmando que el ARNm fue “seleccionada exclusivamente” por científicos de Moderna.

"No estamos de acuerdo en que los científicos del NIAD hayan co-inventado las afirmaciones de la secuencia de ARNm de nuestra vacuna COVID-19", replicó a través de un hilo de tweet sobre la propiedad intelectual de la vacuna COVID.

El hilo continuó: "La secuencia de ARNm fue seleccionada exclusivamente por científicos de Moderna utilizando la tecnología de Moderna sin la participación de los científicos del NIAID, que ni siquiera estaban al tanto de la secuencia de ARNm hasta después de que ya se había presentado la solicitud de patente".

Sin embargo, la farmacéutica de Massachusetts reconoció el "papel sustancial que el NIAID ha desempeñado para ayudar a desarrollar la vacuna COVID-19 de Moderna”.

En una historia reportada por primera vez por el New York Times, Moderna había excluido a tres científicos de los NIH como co-inventores de una patente central para la vacuna COVID-19 de la compañía en su solicitud presentada en julio pasado.

Pero el NIH ha afirmado que tres de sus científicos del NIAD, los doctores John Mascola, Barney Graham y Kizzmekia Corbett, ayudaron a diseñar la secuencia genética utilizada en la vacuna de Moderna, y deberían incluirse en la solicitud de patente.

Si los investigadores federales hubieran sido nombrados co-inventores de la patente, el gobierno tendría el derecho casi exclusivo de licenciar la vacuna a otros fabricantes, abriendo el acceso a países de ingresos bajos y medianos que todavía están rezagados en las tasas de vacunación.

"El reconocimiento como el inventor conjunto de la vacuna puede ayudar al gobierno de Estados Unidos a administrar responsablemente el uso de la vacuna, incluso ayudando a asegurar el acceso para los miles de millones de personas que aún esperan un camino seguro para salir de la pandemia", predijo Public Citizen.

El director de los NIH, el doctor Francis Collins, reiteró que la agencia de investigación biomédica del gobierno, no retrocederá en su demanda de compartir los derechos de invención de la vacuna de Moderna.

"Creo que Moderna ha cometido un grave error aquí al no proporcionar el tipo de crédito de co-inventor a las personas que desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la vacuna con la que ahora están ganando una buena cantidad de dinero", declaró Francis Collins a la agencia Reuters.

El grupo de defensa Public Citizen reiteró que Moderna no nombró a los científicos de los NIH como inventores conjuntos y reclamó de los institutos federales que “garanticen que las contribuciones de los científicos federales sean plenamente reconocidas”, en una carta enviada al director Collins.

“Los NIH por fin están mostrando un mínimo de entusiasmo, lo que sugiere que no permitirá que se borre el papel de los científicos federales en la invención de la vacuna NIH-Moderna”, elogió Maybarduk de Public Citizen.

CAMPAÑA DE PUBLIC CITIZEN DE RECOLECCIÓN DE FIRMAS

Tres gigantes farmacéuticos, Johnson & Johnson, Pfizer y Moderna, reciben mucho crédito por desarrollar vacunas COVID-19 que están salvando innumerables millones de vidas en todo el mundo.

Pero el desarrollo de lo que se conoce como la vacuna "Moderna" se realizó en realidad en asociación con el gobierno federal, específicamente científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), y casi en su totalidad financiado por los contribuyentes estadounidenses.

(Johnson & Johnson también obtuvo más de mil millones de dólares en fondos federales para desarrollar "su" vacuna, y la vacuna "Pfizer" se desarrolló con una importante financiación del gobierno alemán).

Un exfuncionario describió la asociación entre los NIH y Moderna, para desarrollar, probar y fabricar la vacuna, así:

“Hicimos la parte delantera. Hicieron el medio. E hicimos el back-end ".

Pero ahora, como Public Citizen señala en una carta a los NIH y también publicada en The New York Times, Moderna ha solicitado patentes sin dar crédito a los científicos del gobierno como co-inventores de la vacuna.

• Al tratar sigilosamente de atribuirse el mérito exclusivo de la creación de la vacuna, lo que definitivamente * no * hizo por sí sola, Moderna está planeando bloquear los derechos de patente y las ganancias durante los próximos años.

• Mientras tanto, la pandemia de COVID-19 aún continúa.

• Necesitamos vacunar a millones de estadounidenses más, incluidos los niños, y debemos hacer nuestra parte, como el país más rico de la Tierra, para vacunar a todo el mundo.

• El dinero de nuestros contribuyentes financió el desarrollo de la vacuna NIH / Moderna, pero ahora la compañía está tratando de fingir que lo hicieron todo por su cuenta.

El egoísmo de Moderna bien podría extender la pandemia y costar más vidas, por lo que pedimos al presidente Biden que tome medidas.

Dígale al presidente Biden:

No permita que Moderna se salga con la suya fingiendo que desarrolló una vacuna COVID-19 sin la ayuda significativa de los científicos del gobierno y el apoyo de los contribuyentes estadounidenses. Utilice el poder de la presidencia para garantizar que los científicos de los NIH se incluyan como co-inventores en las solicitudes de patente de Moderna para que el gobierno de los EE. UU. Tenga voz en cómo se comparte la vacuna en todo el mundo.

https://publiccitizen.salsalabs.org/moderna-must-list-nih-as-co-inventor-in-covid-vaccine-patents/index.html?eType=EmailBlastContent&eId=ed93a80c-f0a9-41de-b121-32cc1f354388#2