PRINCIPALES CADENAS DE FARMACIAS DE ESTADOS UNIDOS FUERON CÓMPLICES DE LA CRISIS DE LOS OPIOIDES, DICTAMINÓ JURADO FEDERAL DE OHIO

Visto: 765

Las cadenas de farmacias CVS, Walgreens y Walmart ayudaron a expandir la crisis de opioides, dictaminó un jurado Federal del Estado de Ohio, en una sentencia que puede replicar en otros juicios similares iniciados por decenas de gobiernos comunales y estaduales por la venta descontrolada del mortífero OxyContin y otros analgésicos potencialmente adictivos.

La sentencia no ha fijado el monto de la indemnización en beneficio de los dos condados de Ohio que presentaron la demanda, pues será cuantificada por un juez Federal en las próximas semanas.

Las tres cadenas de farmacias minoristas “distribuyeron imprudentemente cantidades masivas de pastillas para el dolor”, sentenció el jurado Federal en Ohio.

La demanda presentada por los dos condados de Ohio culpó a las farmacias operadas por las cadenas CVS, Walgreens y Walmart por no detener la avalancha de píldoras que causó cientos de muertes por sobredosis y le costó a cada uno de los dos condados alrededor de 1 mil millones de dólares en gastos de atención médica.

Los condados de Lake y Trumbull pudieron convencer al jurado de que las farmacias desempeñaron un papel descomunal en la creación de una molestia pública en la forma en que dispensaron medicamentos para el dolor en sus comunidades.

Esta es la segunda vez que las cadenas de farmacias debieron defenderse en un tribunal e intentaron de despegarse de la crisis de los opioides que causó la muerte de medio millón de estadounidense en las últimas dos décadas, acusando a los fabricantes y a los médicos, en una supuesta connivencia de gratificaciones a cambio de prescripciones.

La agencia Associated Press indicó que el veredicto “podría establecer el tono para los gobiernos de ciudades y condados de Estados Unidos que quieren responsabilizar a las farmacias por su papel en la crisis de opioides”.

Los abogados de las tres cadenas de farmacias sostuvieron que tenían políticas para detener el flujo de píldoras cuando sus farmacéuticos tenían alguna preocupación y notificaban a las autoridades sobre órdenes sospechosas emitidas por los médicos.

También dijeron que eran los médicos quienes controlaban cuántas píldoras se recetaban para necesidades médicas legítimas.

Otras dos cadenas, Rite Aid y Giant Eagle, ya han resuelto demandas con los dos condados de Ohio en un acuerdo extrajudicial.

El abogado Mark Lanier, quien representó a los condados en la demanda, dijo durante el juicio que las cadenas de farmacias “estaban tratando de culpar a todos menos a ellos mismos”.

“La crisis de opioides ha abrumado a los tribunales, las agencias de servicios sociales y dejó atrás a familias con el corazón roto y bebés nacidos de madres adictas”, enfatizó Lanier durante el juicio.

Aproximadamente 80 millones de analgésicos recetados se dispensaron solo en el condado de Trumbull entre 2012 y 2016, lo que equivale a 400 por cada residente, precisó la agencia AP.

En el condado de Lake, se distribuyeron unos 61 millones de píldoras durante ese período, agregó la agencia internacional.

“El aumento de los médicos que recetaron medicamentos para el dolor como la oxicodona y la hidrocodona se produjo en un momento en que los grupos médicos comenzaron a reconocer que los pacientes tienen derecho a ser tratados por el dolor”, replicó Kaspar Stoffelmayr, abogado de Walgreens, en la apertura del juicio.

El problema, fue que "los fabricantes farmacéuticos engañaron a los médicos para que escribieron demasiadas píldoras", apuntó el abogado desligando la responsabilidad de sus defendidos.

Los condados demandantes dijeron que las farmacias deberían ser la última línea de defensa para evitar que las píldoras llegaran a las manos equivocadas.

No contrataron suficientes farmacéuticos y técnicos ni los capacitaron para evitar que eso sucediera y no implementaron sistemas que pudieran marcar pedidos sospechosos, replicó Lanier.

En Estados Unidos hay alrededor de tres mil juicios en proceso contra los fabricantes de los opioides y también contra las cadenas de farmacia que ayudaron a comercializarlos.

Los juicios contra los fabricantes de medicamentos en la ciudad de Nueva York y las compañías de distribución en el Estado de Washington, están en marcha en la actualidad.

Otro juicio contra las cadenas distribución en Virginia Occidental ha concluido, pero el juez aún no ha dado un veredicto.

Por el contrario, a principios de noviembre, un juez de California falló a favor de los principales fabricantes de medicamentos opioides en una demanda presentada por tres condados y la ciudad de Oakland.

El juez opinó que los gobiernos no habían demostrado que las compañías farmacéuticas habían usado marketing engañoso para aumentar las recetas innecesarias de opioides y crear una molestia pública.

También en noviembre, la Corte Suprema de Oklahoma revocó una sentencia de 2019 por 465 millones de dólares en una demanda presentada por el Estado contra la farmacéutica Johnson & Johnson.

Otras demandas han resultado en acuerdos indemnizatorios antes de que se completaran los juicios.