PHRMA Y OTRAS CORPORACIONES PRESIONAN PARA EVITAR CAMBIOS EN LA LEGISLACIÓN SOBRE FRAUDE CORPORATIVO

Visto: 750

La cámara multinacional PHRMA y otras corporaciones están presionando en el Congreso de Washington para bloquear un proyecto de ley que facilitaría a los consumidores estadounidenses denunciar a las empresas por fraude corporativo.

“En medio de un entorno legislativo vertiginoso, los principales intereses corporativos están luchando contra una actualización de la Ley de Reclamaciones Falsas, una ley de la época de la Guerra Civil que recompensa a los denunciantes por presentar denuncias contra juicios por fraude contra contratistas en nombre del gobierno”, escribió el periodista Lee Fang de The Intercept de Estados Unidos.

“Históricamente, la ley ha devuelto 67.000 millones de dólares al gobierno, y los denunciantes han ayudado con éxito a descubrir irregularidades cometidas por contratistas militares, bancos y compañías farmacéuticas”, publicó el periodista.

La ley ha sido “particularmente espinosa para Pfizer”, pues en 2009, debió pagar “2.3 mil millones de dólares en multas penales y civiles para resolver las acusaciones de que la compañía comercializaba ilegalmente varios medicamentos con fines no aprobados que no fueron aprobados específicamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos”.

“La demanda, presentada bajo la Ley de Reclamaciones Falsas a través de las acciones de seis denunciantes, terminó en uno de los acuerdos de fraude de atención médica más grandes de la historia”, recordó Lee Fang.

Pero la ley presenta hoy “un riesgo mucho menor para las empresas involucradas en conductas delictivas. Esto se debe a que el estatuto antifraude se ha visto gravemente obstaculizado por una serie de decisiones de tribunales federales que ampliaron radicalmente el alcance de lo que se conoce como "materialidad".

En 2016, la Corte Suprema de Estados Unidos falló en el juicio Universal Health Services v. Estados Unidos que una demanda por fraude podría ser desestimada si el gobierno continuaba pagando al contratista.

El tribunal razonó que si el gobierno continúa pagando a una empresa a pesar de la actividad fraudulenta, entonces el fraude no es "material" para el contrato.

El fallo neutralizó funcionalmente la aplicación de la Ley de Reclamaciones Falsas contra “muchas empresas que son tan grandes que el gobierno no puede interrumpir abruptamente los pagos, especialmente contra los grandes contratistas de la defensa y los intereses de la atención médica”.

Las decisiones judiciales recientes, incluidos los casos que involucran a Honeywell y Halliburton, muestran que los contratistas ganan la desestimación de los casos de fraude simplemente citando "pagos continuos del gobierno".

El año pasado, un tribunal de distrito federal desestimó un caso de la Ley de Reclamaciones Falsas contra la empresa de ingeniería Aecom presentado por un denunciante que alegaba un fraude generalizado en la facturación por un contrato de 2 mil millones de dólares en Afganistán. Los abogados de Aecom también mencionaron los continuos pagos del gobierno a la empresa. La demanda está ahora en apelación.

Además, el gobierno federal ha asumido un papel activo para desalentar los casos. En 2018, el Departamento de Justicia de la administración Trump emitió el "Memorándum de Granston", que alentó la desestimación de más demandas iniciadas por denunciantes en virtud de la Ley de Reclamaciones Falsas.

En octubre, el Procurador General, Merrick Garland, rescindió oficialmente el memorando “demasiado restrictivo”, una medida que se considera ampliamente diseñada para promover una mayor aplicación de la Ley de Reclamaciones Falsas.

“La erosión del estatuto ha reunido un impulso bipartidista, liderado por el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, para actualizar la ley y brindar a los denunciantes una mayor protección contra posibles represalias de la industria y hacer más difícil que las empresas acusadas de fraude desestimen los casos en fundamentos procesales”, afirmó el periodista.

A principios de este año, cuando presentó la legislación, Grassley acudió al Senado para mostrar imágenes de contratos multimillonarios de la Guerra de Afganistán descartados y ejemplos de casos de fraude que han escapado a la rendición de cuentas debido a las restricciones judiciales impuestas a la Ley de Reclamaciones Falsas.

“Los acusados se salen con la suya de arrancar el cuero cabelludo a los contribuyentes porque algunos burócratas del gobierno no cumplieron con su trabajo”, tronó el senador.

“En mis muchos años de investigación del Departamento de Defensa, me ha enseñado que un burócrata del Pentágono rara vez está motivado para reconocer el fraude. Eso es porque el dinero no sale de su bolsillo ".

La legislación propuesta ahora para la Ley de Reclamaciones Falsas ajusta el estándar de materialidad para incluir instancias en las que el gobierno realizó pagos a pesar de tener conocimiento de fraude "si existen otras razones" para continuar el contrato.

 El proyecto de ley también amplía las protecciones contra las represalias de la ley, que actualmente solo cubren a los empleados denunciantes actuales de una empresa. El proyecto de ley busca evitar que una industria incluya en la lista negra a ex denunciantes que buscan empleo.

Ese impulso se ha topado con un zumbido de oposición corporativa, parte de ella divulgada y parte oculta de la vista del público”, analizó The Intercept.

En una votación de prueba inicial, el proyecto de ley fue bloqueado. En agosto, Grassley propuso su Ley de Enmiendas a Reclamos Falsos como una enmienda al acuerdo de infraestructura bipartidista en el Senado. Sin embargo, el proyecto de ley nunca llegó a la sala para su votación debido a una objeción presentada en nombre de los demócratas del Senado.

En octubre, la legislación volvió a ser sometida a una audiencia en el Comité Judicial del Senado. El senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, intentó borrar la mayor parte del proyecto de ley durante la audienca del Comité Judicial.

La legislación "potencialmente podría aumentar los costos de la atención médica", argumentó el senador, haciéndose eco de las afirmaciones de la industria de que los litigios de la Ley de Reclamaciones Falsas obligarían a los intereses de la atención médica a subir los precios.

Según los informes, la Asociación Estadounidense de Hospitales presionó para retrasar una votación, pero el proyecto de ley finalmente fue aprobado por 15-7 en el Comité Judicial del Senado, con el apoyo de Grassley y su principal copatrocinador, el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont y presidente Pro Témpore del Senado.

“Las enmiendas de los senadores Cotton y Thomas Tillis habrían inmunizado de responsabilidad a los contratistas gubernamentales que cultivan ‘amigos’ en el gobierno dispuestos a seguir pagando las reclamaciones una vez que los denunciantes denuncien el fraude. Habrían abierto la puerta a la connivencia, las comisiones ilícitas y el favoritismo. Las enmiendas de Cotton y Tillis recompensarían a los funcionarios gubernamentales y sus amigos contratistas que fueron cómplices de la mala conducta”, defenestró Stephen Kohn, un abogado denunciante del bufete de Kohn, Kohn & Colapinto, durante la audiencia del Comité Judicial del Senado que a fines de octubre aprobó un dictamen favorablle.

Muchas de las empresas involucradas en la lucha de los grupos de presión han optado por ocultar sus esfuerzos a través de grupos de terceros no revelados, como la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha convertido el proyecto de ley Grassley en uno de sus principales objetivos de derrota.

La cámara no revela su membresía o qué corporaciones dirigen su defensa, pero informes anteriores sugieren que compañías como Halliburton, Lockheed Martin y JPMorgan Chase, entre otras, se han enfrentado a violaciones de la Ley de Reclamaciones Falsas en el pasado.

“Otros grupos comerciales, incluidos la Asociación Estadounidense de Hospitales, el Consejo de Liderazgo en Salud, la Investigación y Fabricantes Farmacéuticos de Estados Unidos y la Asociación Estadounidense de Banqueros, han presionado contra el proyecto de ley sin revelar las empresas que dirigen sus acciones”, afirmó la investigación periodística.

“Los intereses corporativos conocidos que presionan sobre el proyecto de ley de Grassley incluyen a Pfizer, Amgen, AstraZeneca, Merck y Genentech. Los cinco han pagado acuerdos de nueve cifras por el fraude en la atención médica que salió a la luz a través de la Ley de Reclamaciones Falsas”, aseveró el periodista.

“Las compañías farmacéuticas son conocidas por pagar sobornos, dando beneficios a cambio de una ventaja competitiva. Las compañías farmacéuticas y las firmas de atención médica representan alrededor del 80 por ciento de las recuperaciones de la Ley de Reclamaciones Falsas por una razón”, dijo Kohn.

En el caso del acuerdo de antecedentes penales de Pfizer, los denunciantes acusaron que la empresa promocionaba su medicamento Bextra para usos que no estaban aprobados por la FDA, lo que colocaba a los pacientes en riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un derrame cerebral.

La iniciativa Grassley está respaldada por organizaciones como Contribuyentes contra el Fraude, el Centro Nacional de Denunciantes, el Proyecto de Supervisión Gubernamental y el Proyecto de Responsabilidad Gubernamental, que se encuentran entre los grupos que apoyan oficialmente la actualización de la ley antifraude.

Pero los defensores han expresado confusión sobre la participación de varias otras supuestas organizaciones de protección al contribuyente. Ciudadanos contra el despilfarro del gobierno y Estadounidenses por la Reforma Fiscal, dos grupos conservadores que no divulgan información sobre los donantes, presentaron una carta a los legisladores instándolos a rechazar los cambios de Grassley.