FABRICANTES DE VACUNAS CANALIZARON DINERO OCULTO A LAS CAMPAÑAS DE DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS EN 2020

Visto: 652

Biotechnology Innovation Organization (BIO), la cámara empresaria liderada por Pfizer y Moderna, “hizo grandes donaciones de dinero oscuro durante las elecciones de 2020” a demócratas y republicanos, publicó The Intercept de Estados Unidos.

Las donaciones se detallan en las últimas declaraciones de impuestos de BIO, “que presiona en nombre de Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson y otras compañías biotecnológicas líderes involucradas en el negocio del tratamiento del virus Covid-19”, escribió el periodista Lee Fang.

BIO ha servido durante mucho tiempo como una voz influyente para la industria de la biotecnología en el Capitolio y más recientemente se ha convertido en la cara pública de la industria de las vacunas durante la crisis de Covid-19.

“La decisión de aumentar las contribuciones directas de dinero oscuro en las elecciones de 2020 refleja una nueva estrategia para BIO, que en años anteriores solo dio a los líderes del Congreso a través de donaciones de PAC (Comités de Acción Política) relativamente bajas y transparentes”, publicó The Intercept.

La divulgación de impuestos muestra que BIO aportó 500,000 dólares a Majority Forward, una organización sin fines de lucro que trabaja para elegir a los demócratas del Senado.

BIO donó 250,000 dólares a American Bridge 21st Century, un sitio web demócrata de verificación de datos e investigación que patrocinó anuncios de campaña en apoyo de la campaña presidencial de Joe Biden y los demócratas durante las elecciones especiales de Georgia. Ninguno de los grupos divulgó información de los donantes.

Center Forward, que fue fundamental para respaldar a los demócratas conservadores que se oponen a las amplias políticas de negociación de precios de medicamentos propuestas este año como parte de la Ley Build Back Better, recibió 35,000 dólares de BIO.

Después de las elecciones, muchos demócratas prominentes, incluida la representante Stephanie Murphy de Florida y el representante Richard Neal de Massachusetts, se pusieron del lado de BIO contra las propuestas de compartir la propiedad intelectual de las vacunas con los países de bajos ingresos. Más recientemente, la Ley Build Back Better aprobada por la Cámara de Representantes contenía una versión diluida de la propuesta demócrata original para las negociaciones de precios de medicamentos de Medicare.

One Nation, la organización sin fines de lucro con vínculos con el senador Mitch McConnell, republicano de Kentucky, recibió 250.000 dólares de BIO durante las elecciones. El grupo transfirió gran parte de su dinero a los súper PAC que respaldan a los republicanos del Senado involucrados en carreras electorales muy disputadas.

El dinero de la campaña, no revelado durante las elecciones de 2020, solo se hizo público en el formulario de impuestos 990 más de un año después de que los votantes acudieron a las urnas. “Y la verdadera fuente del dinero todavía está oscurecida”, agregó el periodista.

BIO se financia a través de las contribuciones anuales de sus socios, empresas de biotecnología que utilizan la organización como un velo de anonimato para ocultar su compromiso político. El grupo recaudó más de 77 millones de dólares el año pasado.

Johnson & Johnson reveló voluntariamente que proporcionó al menos 500,000 dólares el año pasado a BIO y que aproximadamente un tercio de su apoyo a la organización se destinó al cabildeo o la defensa política directa de sus intereses empresarios. Moderna también reveló voluntariamente su apoyo a BIO. John Young, un ejecutivo de Pfizer, forma parte de la junta directiva de BIO.

En los últimos dos años, BIO ha liderado la defensa de políticas de vacunas favorables a las empresas. La organización opera COVIDVaccineFacts.org y “se ha opuesto ferozmente a las propuestas de políticas que podrían limitar el potencial de ganancias de las ventas de vacunas, como los límites a los precios de los medicamentos”.

El cambio agresivo en las donaciones de campaña se produce cuando BIO ha renovado su liderazgo. El verano pasado, el ex representante Jim Greenwood, republicano de Pensilvania, quien durante mucho tiempo se desempeñó como cabildero principal de BIO, ganando alrededor de 2.5 millones de dólares al año, se retiró del puesto. La organización ahora está dirigida por Michelle McMurry-Heath, una ex ejecutiva de Johnson & Johnson que ha prometido llevar “a la industria a la era moderna con un nuevo enfoque en la justicia social y la diversidad”.

A pesar del compromiso de BIO de "promover la equidad en salud", McMurray-Heath “ha atacado agresivamente la propuesta de que los fabricantes de vacunas compartan los conocimientos de fabricación y los secretos de propiedad intelectual necesarios para que se produzcan vacunas genéricas baratas para los países de bajos ingresos”.

La nueva CEO de BIO “se ha burlado de la propuesta de los activistas de salud pública como uno de los ‘gestos vacíos’ que no resolverán la pandemia y ha sido citada ampliamente sobre el impulso centrado en la industria para mantener las reglas de la Organización Mundial del Comercio que restringen el uso abierto de la propiedad intelectual de la vacuna”.

“A principios de este año, los cabilderos de McMurray-Heath alentaron a la administración Biden a imponer sanciones comerciales a los países que impusieron restricciones de precios o participaron en la producción de vacunas genéricas sin el consentimiento de los fabricantes farmacéuticos estadounidenses”.

En comentarios recientes a los periodistas, después de una serie de reuniones con la administración Biden, el Congreso y los funcionarios de comercio internacional, McMurray-Heath dijo que cualquier esfuerzo para compartir la propiedad intelectual de la vacuna sería “casi imperdonable". Los cabilderos de BIO trabajaron cuidadosamente en cada etapa de la pandemia para garantizar resultados favorables para la industria, analizó la publicación.

Las revelaciones muestran que en los primeros meses de la propagación de Covid-19 en los Estados Unidos, los cabilderos de BIO se movieron para dar forma a una amplia gama de problemas relacionados con el desarrollo de vacunas, los precios, la responsabilidad legal y la transparencia. “El grupo cabildeó sobre todas las medidas de apropiación destinadas a financiar la investigación y producción de vacunas y terapias utilizadas para tratar el Covid-19”.

El Congreso de Estados Unidos aprobó más de 10.5 mil millones de dólares para la producción de vacunas, dinero que finalmente se destinó a miembros de BIO como Moderna y Johnson & Johnson.

“A pesar del fuerte apoyo de los contribuyentes a la ciencia básica, el personal de investigación, los fondos de desarrollo y el dinero de fabricación utilizado para producir las vacunas, la industria ha asegurado un entorno político que posiciona a las corporaciones privadas como los únicos propietarios de la tecnología de vacunas, con la última palabra sobre el precio y el nivel de producción”, señaló el sitio especializado.

El éxito de la vacuna ha sido una ganancia inesperada financiera sin precedentes para los fabricantes de vacunas. Un informe reciente de people's Vaccine Alliance, un grupo que favorece la creación de una vacuna genérica, estimó que Pfizer, BioNTech y Moderna están obteniendo ganancias combinadas de 65,000 dólares por minuto. Solo Pfizer facturará 33.500 millones de dólares de su vacuna este año, lo que la convierte en uno de los productos farmacéuticos más vendidos jamás producidos.

BIO no respondió a una solicitud de comentarios, precisó The Intercept.