ELI LILLY, SANOFI Y NOVO NORDISK FUERON ACUSADOS DE CARTELIZAR EL MERCADO DE LA INSULINA EN ESTADOS UNIDOS, SEGÚN UNA INVESTIGACIÓN SOBRE EL AUMENTO DE PRECIOS DE LOS MEDICAMENTOS RECETADOS

Visto: 850

Una investigación encargada por el bloque demócrata en la Cámara de Representes acusó a Eli Lilly, Novo Nordisk y Sanofi -que juntos controlan aproximadamente el 90 por ciento del mercado de insulina a nivel mundial- de conjurarse para mantener los precios monopólicos y bloquear el ingreso de competidores.

"Las tres compañías de insulina se han involucrado en estrategias para mantener los precios de monopolio y defenderse contra la competencia de los biosimilares", escribieron los legisladores demócratas.

"Estas estrategias incluyen la manipulación del sistema de patentes y las exclusividades de comercialización otorgadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la búsqueda de tácticas para cambiar a los pacientes a nuevas formulaciones de sus productos antes de perder la exclusividad y la participación en 'precios en la sombra', aumentando los precios en sintonía con los competidores, lo que mantiene los precios altos", denunció el informe.

Los demócratas en el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes presentaron los resultados de una investigación de tres años sobre las prácticas comerciales de la industria farmacéutica que detalla en más de 270 páginas cómo los fabricantes apuntan al mercado estadounidense para los aumentos de precios, “juegan con el sistema de patentes para mantener los monopolios y repelen la competencia de los genéricos”.

El informe concluyó que “los fabricantes de medicamentos han apuntado a los Estados Unidos para aumentar los precios durante muchos años mientras mantienen o reducen los precios en el resto del mundo".

El informe admite que la prohibición de que el sistema de salud estatal Medicare negocie directamente los precios de los medicamentos, que fue aprobada por el Congreso de Washington en 2003, facilitó estas estrategias de concentración y acuerdos secretos de precios.

La presidenta de Supervisión de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney, desestimó los argumentos de la industria farmacéutica de que los controles de precios de los medicamentos que persiguen los demócratas limitarían los esfuerzos para desarrollar nuevas terapias.

"La investigación del comité encontró que los altísimos precios de los medicamentos no están justificados por la necesidad de innovar", escribió Maloney en un mensaje que acompaña al informe.

"Las compañías farmacéuticas más grandes gastan más en pagos para inversores y ejecutivos que en investigación y desarrollo. Y muchos medicamentos de gran éxito se basan en descubrimientos científicos de investigaciones financiadas por los contribuyentes, mientras que el gasto en I + D de las compañías farmacéuticas a menudo se centra en cambios menores para extender la protección de patentes y bloquear a los competidores de menor precio", aseveró la representante demócrata.

La cámara empresaria PhRMA respondió que el informe era “engañoso” y no abordaba el papel que desempeñan las aseguradoras y los intermediarios en la cadena de suministro de medicamentos en los precios.

"Esto no es más que un ejercicio partidista para justificar una propuesta extrema que restringirá el acceso de los pacientes a curas y tratamientos que salvan vidas", replicó la vicepresidenta de Asuntos Públicos de PhRMA, Debra DeShong.

Los republicanos del comité, encabezados por el veterano legislador James Comer, ofrecieron su propio informe, centrándose en el papel de los administradores de beneficios de farmacia que negocian los precios de los medicamentos para los planes de salud patrocinados por el empleador.

“Los demócratas hablan de un gran juego cuando se trata de reducir los precios de los medicamentos recetados, pero se niegan a llevar a cabo una supervisión sobre los intermediarios que están aumentando los costos para que los pacientes aumenten sus resultados", dijo Comer en un comunicado.

Los republicanos describieron en su propio documento de 19 páginas que “al tratar de presentar a las empresas [farmacéuticas de marca] como los únicos villanos en el debate sobre el costo de los medicamentos, [los Demócratas] ignoran los beneficios que brindan al público en forma de tratamientos y curas, como las vacunas contra el coronavirus”.

Los intermediarios “utilizan su influencia en el mercado para aumentar sus ganancias, no para reducir los costos para los consumidores”, sostiene el informe del Partido Republicano.

JC Scott, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Administración de Atención Farmacéutica, afirmó en un comunicado que sus prestadoras asociadas “son las únicas entidades en la cadena de suministro de medicamentos que realmente reducen los costos de los medicamentos recetados para los pacientes”.

"Está claro que se necesita una mayor transparencia y una reforma significativa", coincidió Jessica Collins, portavoz de los republicanos en el Comité de Supervisión.

En respuesta a las acusaciones, Eli Lilly dijo que el costo mensual promedio de su insulina ha caído un 27 por ciento a 28.05 dólares en los últimos cuatro años y que ha tomado medidas para que las personas que “luchan financieramente puedan calificar para obtenerla de forma gratuita”.

Novo Nordisk respondió que el contenido del informe del Comité de Supervisión "refleja una imagen limitada de los esfuerzos realizados por nuestra compañía y otras compañías para administrar el acceso al formulario".

Sanofi, en un comunicado, agregó que hay una "negociación sólida de medicamentos recetados", incluida su insulina más prescrita, Lantus. "Desde 2012, el precio neto de nuestras insulinas disminuyó en un 53 por ciento", afirmó la compañía.

Si bien el proyecto de ley de los demócratas limitaría los costos de bolsillo de la insulina a 35 dólares por mes, en realidad no reduciría el costo del medicamento, sino que trasladaría ese costo del paciente a las aseguradoras y al gobierno.

Aún así, millones de personas que actualmente pagan cientos por mes por la insulina, podrían ver grandes ahorros, estimaron los expertos.

INFORME COMPLETO